Punto de nostalgia: Despertar americano  

torres 1

 

 

Cuento

 

George B. Smith se levantó de la cama y sintió un leve dolor de cabeza, sin embargo, sonrió; al recordar que era la resaca producto de los tragos que la noche anterior había bebido en compañía de James y Samuel, sus viejos amigos del bar. Por cierto, ellos le apodaban, por su cuello largo, el Buchón Smith. Aquel día era muy importante para él, era la víspera de su jubilación. Durante treinta años había servido, cómo el mismo presumía decirlo, para una gran nación. Fue a la cocina y se preparó un café, tomó dos aspirinas, entró al baño y momentos después salió de su departamento. En su rostro se dibuja una sonrisa. Bajó del metro y en minutos subió al elevador de una de las famosas torres gemelas de Nueva York. Faltaban cinco minutos para las siete de la mañana, tiempo suficiente para llegar al piso 105, su punto de vigilancia. Al entrar al primer pasillo, se reportó a la base que estaba en el sótano, e inició su recorrido con mirada de vigilante acucioso. De cuando en cuando, disfrutaba del imponente panorama que desde aquella altura es impresionante. Su mente empezó a divagar. Con nostalgia recordó cuando su jefe, el comandante de policía, lo llamó a su despacho para asignarle el puesto, habían pasado ya tres años; sonriente le informó que desde ese momento ocuparía un puesto de altura; la ocurrencia le provocó hilaridad y su risa llamó la atención de dos peruanos que se encontraban cerca haciendo labor de limpieza; al darse cuenta, con un gesto duro impuso su autoridad policial; luego, a manera de saludo, se tocó el kepí con la punta de la antena de su walki-toki; se encaminó hacia el pasillo que daba hacia la bahía de Manhattan. Aquella vista le gustaba en particular, porque desde ahí, en una dimensión que le parecía adecuada, medía el poder de su país. Convencido estaba de que no había otro más poderoso, por tanto él, como representante de la ley de nación tan poderosa, no debía permitir ninguna falta de respeto, pues de acuerdo con la formación que había recibido desde el kindergarten, todo norteamericano, ante todo y por sobre todo, debe imponerse para seguir ocupando el primer lugar: ever for ever number one.

 

De cuando militante de la marina, recordó su participación en la guerra de Vietnam. Ante sus amigos fanfarroneaba aquellas viejas hazañas de los frentes del combate; de su férrea lucha ante los engendros del comunismo, decía: eran hijos del mal, representados por Ho-Chi-Minh. Muy en el fondo se guardaba, que por su condición de norteamericano de origen sajón, corpulencia y estatura de l.93 metros, pronto fue apartado del frente de batalla. La orden había venido del mismo general Robert S. Bush, comandante en jefe de la base militar, quien de inmediato le otorgó el grado de teniente, solo por ocuparse como su chofer y guardaespaldas. El Buchón Smith rápido aprendió a organizar bacanales en las que su jefe y un selecto grupo de amigos, militares de grado, por supuesto, se curaban el stress sin escatimar recursos. La marihuana, la cocaína, la cerveza y el güisqui, eran sus mejores relajantes; no podían faltar las vietnamitas, puestas a disposición por los sátrapas que suplantaron a los auténticos dirigentes del heroico pueblo asiático.

 

De aquellos recuerdos disfrutaba el Buchón Smith cuando torcía por el pasillo que daba vista hacia el Central Park, distraído, casi tropieza con un par de barbudos árabes ataviados de túnica y turbante; entonces sus recuerdos se trasladaron hacia Irán, allá fue comisionado el general Bush para dirigir las escaramuzas que lograron la expulsión del Rey Hossadegh, para imponer al tristemente célebre Sha de Irán, personaje que en su caída, cuando ya no sirvió a los intereses del imperio, se refugió en Cuernavaca.

 

El Buchón Smith miró el reloj, eran las siete y catorce, apresuró el paso para llegar un minuto después al bar donde tomaría un café y un sándwich. El grueso bigote de Tacho, el mexicano que atendía el bar, le trajo el recuerdo de Sadam Hussein, el líder iraquí que no pudieron derrotar, a pesar de las sangrientas matanzas en las que murieron poco más de 250 mil civiles.

 

“¡Pérame tantito pélao!” La expresión de Tacho, de nuevo lo hizo cambiar de rumbo en sus recuerdos, ahora eran las andanzas por Latinoamérica, siempre al lado del general Bush. Recordó regocijado, como su jefe se expresaba de los mexicanos. “¡Ah, los mexicán curios. Son una raza especial, se creen muy machos, pero los ablanda la adulación y los dólares; el general Obregón decía: no hay uno que aguante un cañonazo de cincuenta mil pesos. Por eso, con los mexicán curios no hay problemas, para dominarlos sólo necesitamos palabras y unos cuantos dólares”. La misma impresión tenía de los centroamericanos, de quienes además agregaba: “Son marrulleros y flojos, es un juego, un happy week-end invadirlos y pisotearles su endeble orgullo. Con esa idea el Buchón Smith paseó sus recuerdos por Guatemala, Honduras, El Salvador, Venezuela, Nicaragua; de pronto se detuvo. ¡Cuba! La mayor de las Antillas le trajo el recuerdo de aquel estribillo, lo recordó con un gesto amargo: “Tu mano gloriosa y fuerte, desde la historia dispara, cuando todo Santa Clara, se despierta para verte. Y aquí se queda la clara, la entrañable transparencia, de tu querida presencia, Comandante Che Guevara”. Frunció más el ceño cuando recordó aquellos panorámicos en el malecón de la Habana. “¡Yanquis, no les tenemos miedo!: Comandante Fidel Castro.

 

¡Chet!, expresó el Buchón Smith; gustaba ver su rostro en el gran espejo frente a la barra del bar, cambió la mueca por una sonrisa al invadir su memoria la lejana figura del doctor Salvador Allende en el Palacio de la Moneda. Lo recordaba disparando su metralleta desde una ventana contra los aviones del traidor Pinochet. “¡Iluso!”, gritó. Tacho lo miró extrañado, pero el guardia lo ignoró y sonrió despreocupado, alzó su taza de café para brindar consigo mismo, oportunidad que le daba el espejo. Recordó al general Bush cuando orgulloso le comentó que había tenido una junta con el mero Henry Kissinger, el de la sonrisa conquistadora, quien solía decir: “pa´ los coyotes, los perros”. Él sabía que para derrocar al luchador socialista, que había llegado al poder con el apoyo democrático del pueblo chileno, tenía que ser con una bestia de ahí mismo, ese, debía tener algunas características: sin escrúpulos, ambicioso; pero sobre todo, que odiara al socialismo, que amenazaba con apoderarse de la América Latina –“¡Nuestra América!”, afirmó para sí el Buchón Smith. “Fue eficiente”, ratificó con una sonrisa. “¿En qué año fue?”, se preguntó. “Me parece que fue el 73… sí, ¡sí! ¡Casualmente!, ¡fue un día como hoy! ¡11 de septiembre!”, gritó alegre.

Al estruendo, el Buchón Smith alcanzó a mirar en el espejo la increíble imagen del Boing 767 que en ese instante se estrellaba contra la torre. Después, todo fue horror, y al sueño americano lo envolvió la jindama.

 

leonidasalfarobedolla.com

 

 

 

 

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1100
GALERÍA
inician las campañas electorales rumbo a los comicios del 2 de junio en México.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.