julio 25, 2021 2:24 AM

El ‘Pechocho’, delfín silvestre domesticado

PECHOCHO 1

Convivir con delfines, una de las experiencias que la naturaleza marina ofrece, está al alcance de la mano en una ensenada conocida como Bichi.

En este cuerpo de agua se encuentra nada menos que el Pechocho, el delfín silvestre que amigablemente da la bienvenida a los turistas.

La Vox Populi portuaria asegura que el Pechocho es un animal joven, de 25 años de edad aproximadamente, se cree que nació en el estero el Bichi y que nunca ha salido de ahí.

Suponen que permanece en el estero, a la caza su propia alimentación, cuando su madre murió, luego de un año de estancia.

Se adaptó a los seres humanos, comentan, porque pescadores porteños acudían al estero a recolectar ostras. Y algunos de ellos narraban que el delfín se pasaba por entre sus piernas, sin dañarlos. Ellos nunca lo alimentaron.

Lo cierto es que este carismático ejemplar  llegó para quedarse y ha encontrado en el Bichi, ubicado a unas cinco millas náuticas (11 kilómetros) del malecón de Topolobampo, un paraíso donde nada, se alimenta y convive con los seres humanos.

La nobleza del Pechocho no sólo le permite juguetear con los locales y turistas, también permite que naden cerca de él.

El mamífero, nariz de botella, se desplaza de esta manera en su propio hábitat, aún virgen, sin contaminación.

Los nativos llaman al cetáceo el Pechocho, y dicen que tiene más de cinco lustros habitando la ensenada. Es uno de los más buscados atractivos turísticos de la bahía de Topolobampo.

Para llegar a la ensenada el Bichi, —nombre regional que nadie atina a saber cómo se le impuso al estero y porqué—, los turistas deben abordar una de las 30 pangas que fletan las cinco cooperativas turísticas que atracan en el malecón.

El horario de zarpar es de las 08:00 horas a las 20:00 horas todos los días, sin día de descanso. También hay paseo nocturno, pero este no es recomendable porque no hay visibilidad del delfín.

El viaje dura dos horas y tiene un costo de 800 pesos. Cada panga tiene cupo para ocho personas, sentadas a babor o estribor, excluyendo al timonel, que siempre va en popa.

pechocho 2

El tripulante tiene la obligación de utilizar el chaleco salvavidas y cumplir con las medidas de seguridad que el capitán indique. Cada embarcación cuenta con seguro del viajero y de daños a terceros.

Una vez a bordo, la travesía es amenizada con una explicación de los lugares característicos de la bahía o bien escuchar música. El tripulante puede llevar la bebida o comida de su preferencia. No hay restricción de ninguna clase.

Los marineros recomiendan utilizar prendas de manga larga y bloqueador solar, pues en ocasiones la radiación solar traspasa el toldo de las lanchas, la que puede generar quemaduras solares leves.

La travesía es tranquila pues la navegación se realiza en aguas mansas. Durante ésta, la panga puede ser acompañada de orcas o delfines, y dependiendo la hora y la temporada anual, pueden observar el vuelo de aves migratorias o regionales.

Una vez en el estero, el timonel da indicaciones a los tripulantes para atraer al Pechocho a la embarcación. A veces con golpes de botellas en el casco de la panga, y en ocasiones con el ronroneo del motor fuera de borda. Nunca se atrae al delfín con alimento, pues ello está prohibido. Además, el cetáceo no acepta ese alimento.

Atraído a babor o estribor de la embarcación, el tripulante puede extender su mano y tocar al delfín, en la aleta, nariz o cuerpo.

Si el viajero está preparado, es decir si lleva traje de baño y no ha ingerido alimentos, el timonel puede aprobar nadar en el estero, pues es este quien conoce el estado de ánimo del Pechocho.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 964
18 de julio del 2021
GALERÍA
Abanderados de México y apertura de juegos Olímpicos Tokio 2020 sin público
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.