mayo 16, 2021 10:13 PM

Antecedentes del desarrollo sustentable

desarrollo sustentable 1
Reynold Díaz Coutiño
El desarrollo sustentable es un concepto que comenzó a configurarse a fines de la década de los sesenta, primero con el libro de Rachel Carson (1962) La primera silenciosa, en el que advertía de las consecuencias destructivas sobre la biodiversidad por los usos extensivo e intensivo de los pesticidas en la agricultura. Después el Club de Roma, liderado por Aurelio Peccei, convocó en 1968 a científicos, académicos y políticos de treinta países para que analizaran un singular tema: “el presente y el futuro de la especie humana”.
Aunado a ello se examinaron las grandes alteraciones que le estaban ocurriendo al medio ambiente. Transformaciones que, a su vez, causaban significativos impactos a la sociedad mundial. El objetivo de aquella convocatoria consistió no sólo en descubrir métodos para estudiar las distintas expresiones de los cambios ambientales, sino también sensibilizar a los políticos de los países predominantes de la magnitud de la crisis ambiental global.
Tres años después (1971) se reunió en Founex, Suiza, un grupo de expertos sobre desarrollo y el medio ambiente, quienes redactaron un documento marco que serviría de base para la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano que se celebró en Estocolmo en 1972. El Informe Founex identificó y diferenció los problemas ambientales relativos a los países industrializados y los relativos a los países en vías de desarrollo que se derivan de la pobreza rural y urbana. El tema especial fue la pobreza y alrededor de éste se discutieron seis ejes muy sensibles: vivienda, agua, salud, higiene, nutrición y catástrofes naturales.
Al siguiente año (marzo de 1972) aparece la publicación del informe “Los límites del crecimiento” de Donella H. Meadows, Dennis L. Meadows, Jorgen Randers y William W. Behrems, quienes identifican cinco grandes tendencias: la industrialización acelerada, el rápido crecimiento de la población, el agotamiento de los recursos naturales, la expansión de la desnutrición y el deterioro del medio ambiente, que de no modificarse tales propensiones, los límites de planeta se alcanzarían dentro de los próximos 100 años.
Las tres obras sirvieron de sustento para la realización de la Conferencia de la Naciones Unidas sobre el Medio Humano (junio de 1972), al término de la cual se emitió la Declaración de Estocolmo, con siete proclamas y 26 principios. El principio número 1 expresa la convicción de que el “hombre tiene el derecho fundamental a la libertad, la igualdad y el disfrute de condiciones de vida adecuadas en un medio de calidad tal, que le permita llevar una vida digna y gozar de bienestar, y tiene la solemne obligación de proteger y mejorar el medio para las generaciones presentes y futuras.”
Sin la menor duda, tales fundamentos fueron incuestionables e inobjetables.
En el año 1975, M. Mesarovic y E. Pestel publican La humanidad en la encrucijada. Segundo Informe al Club de Roma, en donde, a diferencia de D. H. Meadows y sus colegas, son menos catastrofistas; estudian la problemática mundial en un contexto de diez regiones, que presentan niveles desiguales de desarrollo y crisis ambientales con signos y consecuencias disímiles, por lo que las catástrofes no ocurrirán simultáneamente en el globo. Aparte de precisar la localización probable de los problemas ambientales, la regionalización permite redefinir el crecimiento selectivo y para tal efecto proponen un modelo de “crecimiento orgánico”.
El 19 de diciembre de 1983, la ONU estableció la Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo. Esta comisión quedó a cargo de la señora Gro Harlem Brundtland, quien para ese momento fungía como Primera Ministra Ambiental de Suecia. El grupo de trabajo, conocido como Comisión Brundtland, inició diversos estudios, debates y audiencias públicas en los cinco continentes durante casi tres años. Las tareas culminaron en abril de 1987, y el 4 de agosto del mismo año se hizo entrega del Informe a las Naciones Unidas (A/42/427), al mismo tiempo que se hacía la publicación del documento llamado Nuestro Futuro Común o Reporte Brundtland.
El documento propone el concepto de Desarrollo Sustentable: “es el desarrollo que satisface las necesidades del presente, sin comprometer la capacidad para que las futuras generaciones puedan satisfacer sus propias necesidades”.
El reporte sugiere que el desarrollo económico y social deben descansar en la sustentabilidad y como conceptos claves en las políticas de desarrollo sustentable identifica los siguientes puntos: la satisfacción de las necesidades básicas de la humanidad: alimentación, vestido, vivienda, salud; la necesaria limitación del desarrollo impuesta por el estado actual de la organización tecnológica y social, su impacto sobre los recursos naturales y por la capacidad de la biosfera para absorber dicho impacto.
El 22 de diciembre de 1989, la Asamblea General de las Naciones Unidas pidió que se realizara una reunión mundial en la cual se pudieran elaborar estrategias para detener e invertir los efectos de la degradación del medio ambiente, cuyo resultado es el Programa 21, aprobado el 14 de junio de 1992 en la Cumbre de Río, fecha en la que también se hizo oficial el concepto “desarrollo sustentable”.
* Profesor en el área de posgrado en Ingeniería Industrial y Ciencias de la Ingeniería, del Instituto Tecnológico de Culiacán.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 955
16 de mayo del 2021
GALERÍA
Ataque israelí en la Franja de Gaza
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.