junio 24, 2021 10:56 PM

Científicamente respetable la medicina tradicional en México: De Prada

MEDICINA MODERNA. No atiende las emociones de los enfermos.
MEDICINA MODERNA. No atiende las emociones de los enfermos.

Francisco Sarabia
La medicina indígena tradicional que se practica en México y otros países con un profundo saber acumulado en la curación del cuerpo y el espíritu es tan respetable y científica como la medicina occidental. Lo que es más, existe una tendencia creciente a recurrir a estas formas tradicionales porque la medicina moderna no está atendiendo la parte emocional de los enfermos, sostiene la doctora María Elena de Prada Justel, investigadora y catedrática de la Facultad de Ciencias Médicas de las Tunas, Cuba.
Detrás de estas formas propias de curación, señala, hay un profundo conocimiento de la naturaleza, y esos brujos, curanderos o chamanes como se les conoce, son los médicos tradicionales depositarios de un cúmulo de conocimientos ancestrales que a través del uso de plantas y minerales, o disciplinas orientales como la yoga y la meditación, han paleado durante siglos los males corpóreos y espirituales de la humanidad
Invitada a nuestra ciudad a impartir el módulo “La Metáfora de la Enfermedad” en el Seminario sobre Neuroarte, De Prada Justel destacó a partir de que la biomedicina empieza a tratar los órganos por separado se inicia un proceso de deshumanización donde los médicos —con algunas excepciones— solo ven al cuerpo como un ente aislado del sufrimiento humano.
Comentó que “cuando no te encuentran nada orgánicamente, entonces te mandan con el siquiatra, sin siquiera conocer la historia de vida del paciente y su manera de afrontar las cosas de la vida. En lugar de ver si la persona está viviendo un duelo, le suministran (medicamento) porque finalmente se trata de consumir”.
En su opinión, se ha extendido esta práctica de que en los hospitales modernos el paciente deja sus emociones a la entrada. “A los médicos que se están formando en este paradigma no les interesa conversar con el paciente ni abordar su sufrimiento; solo quieren que le paguen sus honorarios, diagnosticar, indicarle un tratamiento, que consuma medicamentos y nada más”.
Mientras que las culturas orientales han seguido muy de cerca el enfoque holístico de la persona y tener en cuenta que somos una totalidad, cuerpo y espíritu, en Occidente el positivismo dice que para hacer ciencia hay que separar ese todo en partes, investigando de manera aislada. Pero el todo no es la suma de sus partes sino la totalidad; eso es lo que siempre ha visto la medicina oriental, el ser humano en su integridad, y eso es lo que debemos retomar en Occidente.
Aseguró que “en el mundo entero ya no es posible seguir separando cuerpo y alma para abordar la cura de los pacientes” y que con todo y el poder de las firmas farmacéuticas se tiene que regresar al enfoque integral.
Estamos viviendo un proceso de medicalización de la vida que alarma. Y esto ha ocasionado que la gente se automedique excesivamente porque el poder biomédico le ha hecho creer al común de la gente que puede hacerlos eternos; que no somos mortales; que puede curar todo y este poder ha hecho creer que no podemos vivir sin consumir sus medicamentos. Y eso es muy malo porque el abuso de antibióticos está generando una dependencia con efectos muy nocivos para la salud.
“Nos han hecho creer que las bacterias en el organismo son extremadamente dañinas y causantes de enfermedades. Ahora se ha descubierto que tenemos más virus que células en el cuerpo humano y que los virus están estrechamente relacionados con nuestra biología interna.
En el seminario, impartido por una institución de asistencia privada a personas que asisten a adultos mayores, la investigadora retoma el tema de la medicina tradicional y se muestra sorprendida por el marcado desprecio que se tiene en México, un país que ha sido pionero en América en la cura de enfermedades por la vía de las plantas, hongos y minerales.
 
CURA TRADICIONAL. La tendencia mundial.
CURA TRADICIONAL. La tendencia mundial.

Hay una resistencia muy marcada en los hospitales públicos y privados a incorporar la medicina alternativa. Históricamente los centros rectores del poder de la ciencia médica no aceptan las medicinas tradicionales y suelen decir que son cuestiones de especulación; que son creencias mágico-religiosas.
Esto es entendible, añadió, porque en los países capitalistas se instala mucho la medicina privada, y como tal esta cobra y muy caros los tratamientos. Por tanto, en nada les conviene que este tipo de inversiones en alta tecnología se pongan en riesgo frente a la posibilidad de que los pacientes opten por medicarse con la medicina popular.
Ejemplificó que en el caso del cáncer, en hospitales de Cuba se están incorporando la meditación, yoga, masoterapia, acupuntura y musicoterapia para la regeneración celular, para palear el dolor y hacer más efectiva la aplicación de la quimioterapia, logrando dar una mejor calidad en la atención y la recuperación de los pacientes.
Destacó que en el caso de México se están haciendo esfuerzos importantes en algunas regiones del país, donde la medicina tradicional prehispánica ha construido una visión más completa y profunda del enfermo y la enfermedad, partiendo de que ésta última tiene un origen físico pero también espiritual y que muchas veces está asociada a una ruptura del paciente con los roles de la familia y de la comunidad.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 960
20 de junio del 2021
GALERÍA
Afectaciones como árboles caídos y cables de luz, tras el paso de la tormenta 'dolores' por México
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.