miércoles, enero 26, 2022
  • 00
  • Dias de Impunidad

Ebrard, en la sala de espera

Ebrard en Culiacán. Democratizar procesos.
Ebrard en Culiacán. Democratizar procesos.

El PRD, en riesgo del descalabro electoral y la marginalidad política
Andrés Villarreal
Está por tomar un avión y carga un dolor de cabeza –quizás más de uno-. Imposible saber si empezó antes o después del anuncio de que su obra más importante como Jefe de gobierno en el DF, la línea 12 del metro, dejará de operar en más de la mitad de las estaciones por fallas estructurales en las pronunciadas curvas que tiene el trayecto.
Es martes apenas y Marcelo Ebrard sabe que a partir del miércoles estará en las primeras planas de todos los periódicos, y en los titulares de todos los medios electrónicos, pero no por el tema que quisiera, el relevo en el PRD, sino por la suspensión del servicio en el metro para casi medio millón de usuarios diarios en ese recorrido.
Se presiona las sienes, se aplasta los ojos con los dedos, mueve la tasa de café a un lado y la regresa al mismo sitio, pero no titubea en ninguna idea de un discurso estructurado desde hace mucho tiempo y que abarca desde la necesidad de que México deje de dar vueltas sobre lo mismo porque es un barco al que “se le averió el timón” hasta la “última llamada al PRD” y la sacudida a sectores de la población alejados de la política.
La plática es después de casi 12 horas en Sinaloa, en la sala de espera del aeropuerto de Culiacán, porque hoy el capítulo en su vida política se llama espera, paciencia. Nada está amarrado y solo le queda armar escenarios posibles, algo que Marcelo Ebrard ha sabido hacer muy bien en casi 30 años de carrera política.
2014, última llamada
Aunque Enrique Peña lleve apenas 15 meses en la presidencia, en política los objetivos se plantean con mucha anticipación, generalmente en tramos de tres en tres, o de seis en seis años. Ebrard, con 54 años, visualiza dos escalones: la dirigencia del PRD este 2014 y desde ahí construir la candidatura a la presidencia para el 2018.
—¿Vas a poder con los Chuchos?
—Si hay elección sí. Si cierran todo a control de consejeros es más difícil para mí. Porque ellos tienes 20 años ahí siendo consejeras y consejeros. Si dan un cerrojazo, y meten a Navarrete, eso sería el principio del fin. No por mí, del PRD. Yo seguiré mi camino. También seré blanco de ataques de todo género, ya lo sé todo eso. Pero no está tan fácil.
“Yo hice una encuesta, qué piensan los militantes perredistas y 70 por ciento de perredistas dicen no estar de acuerdo con lo que están haciendo ellos. Si tuvieran que optar entre Navarrete y Ebrard, les ganamos ampliamente. Lo cual es lógico, yo fui Jefe de Gobierno.”
—¿Seguirías en el PRD?
—Sigo adelante. Le dije a Navarrete, y lo sostengo. Si hacen eso —un cerrojazo para evitar una elección abierta—, creo que yo y muchos otros pensaríamos en seguir ahí. Llevo 8 años de militante, he visto de todo. Es muy grave, y no se justifica. Va a haber una migración de votos enorme, igual de cuadros políticos.
—¿Otro partido?
—No, el Movimiento Progresista (una Asociación Civil conformada por Andrés Manuel López Obrador cuando buscó por segunda vez la candidatura a la presidencia, en 2012); yo lo visualizo como una red nacional para la campaña del 2017. Estamos invitando a mucha gente que no milita en el PRD, que tiene preocupaciones comunes, para tratar de construir una coalición lo más amplía que se pueda. No hablo de falta de ideología, eso no conviene. Pero sí de una forma diferente de pensar.
El PRD está por cumplir un cuarto de siglo. Se fundó en 1989 en torno a Cuauhtémoc Cárdenas y su poderosa candidatura a la presidencia que muchos aseguran le ganó a Carlos Salinas. Desde entonces uno de sus grupos fuertes ha sido el de los Chuchos, una corriente interna llamada Nueva Izquierda, donde las últimas tres dirigencias nacionales han sido encabezadas por ellos, Acosta, Ortega, Zambrano. Y quieren la cuarta con Carlos Navarrete.
Para Marcelo Ebrard es ahí donde está el problema de la izquierda:
“Aquí hay de dos: o el partido se va a una línea política de oposición y abre su proceso electoral para crecer. O el partido va a un descalabro electoral el año que entra y a una marginalidad política. Como ya está en todo el centro y norte del país. Un inmenso territorio donde el PRD es la cuarta fuerza.”
Los resultados dicen que el PRD en Sinaloa cayó al quinto lugar en 2009 con 31,799 votos, debajo de Nueva Alianza (con 37,857) y el Verde Ecologista (con 34,005). Cierto que recuperó su tercer lugar el 2012 en la presidencial, pero en las elecciones locales de 2010 y 2013 sería imposible determinar su presencia electoral, porque en ambos procesos llevaron una alianza con el Partido Acción Nacional (PAN) y el Partido del Trabajo (PT).
2018, el vuelo
—El otro escenario es si llegas a la dirigencia del PRD ¿se puede construir una candidatura como está la izquierda?
—Sí se puede y se debe. Si llegas será en una elección, no me veo en otro escenario. Y con una base de legitimidad muy fuerte, no una resolución del Tribunal. Puedes plantear cambios importantes en la línea política y en la forma de operar el partido. Caso contrario no se puede, porque tienes que negociar con los grupos y la tendencia es el inmovilismo ¿El PRD está perdiendo votos? Sí ¿Puede quedarse como está? Sí, pero sería un error garrafal. Insisto, si yo llegara haríamos un cambio, armemos una máquina electoral para el 2015, busquemos los mejores candidatos para competir contra el PRI, destinemos los recursos para campañas modernas, ordenadas y disciplinadas, unifiquemos el mensaje en medios. Y busquemos en seguida de la elección la mesa común con Morena y los demás compañeros, si fuera yo el dirigente es lo que haría. Hablando con ellos desde ahorita.
—¿No eres benévolo con Andrés Manuel López Obrador? Tienes que estarlo defendiendo en todos lados.
—No diría que soy benévolo. Él tiene su causa. Hay muchas cosas que no coincido con él, pero lo respeto, bastante. De 10 cosas en 8 le voy a decir que no estoy de acuerdo, pero hay un respeto importante, porque la integridad política en este país es de una escasez espantosa. Sí respeto eso, bastante, casi te diría de anticipado. Cualquier gente que tenga una integridad política, aunque yo no coincida, merece respeto porque en este país no somos así.”

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 991
23 de enero del 2022
GALERÍA
En Culiacán y Mazatlán exigen justicia para los periodistas asesinados en el país
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.