En Sinaloa, ¿Quién se llevará los votos lopezobradoristas al Senado?


Una tendencia es clara en este proceso electoral si no nos mienten las imágenes tumultuarias y los resultados de las encuestas de intención de voto: la tendencia a favor de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aumenta, diversifica y se extiende en todo el territorio nacional.

Así lo indican la mayoría de los estudios demoscópicos y perfilan al tabasqueño como el candidato a vencer el 1 de julio.

Este dato demoscópico habla de que si en otras elecciones el electorado votaba en clave ideológica o partidaria, en esta ocasión, si bien no se despoja totalmente de sus señas de identidad, ve en AMLO la única opción opositora; sin embargo, por debajo de esa candidatura no necesariamente es lo mismo y es probable que la mayoría sostenga su preferencia tradicional, sobre todo considerando la percepción que tenga de las distintas candidaturas de Morena.

La fórmula de mayoría de esta formación para el Senado de la República en términos de perfiles podríamos decir que corresponden a dos históricos de la izquierda sinaloense, salvando matices de su evolución en la vida pública.

Esto nos lleva a la siguiente pregunta: Si López Obrador tiene una intención de voto en aumento, diverso y extendido ¿con qué margen de confiabilidad podemos decir que también ellos serán “candidatos cacha votos” de manera que sea simétrico, homogéneo, en línea —como dice mi buen amigo Villanueva—, es decir, que votan la marca partidaria independientemente del candidato?

Soy de los que creen que las tendencias del voto no suelen tener comportamientos abruptos al menos no en México, y hay una tendencia en las elecciones que viene desde los años ochenta, es lo que coloquialmente se conoce como voto cruzado.

Es decir, que divide sus votos en las distintas ofertas que se le presentan, y eso es lo que explica esa novedad que viene desde 1997 con la formación de gobiernos divididos, donde ningún partido tiene la mayoría del Poder legislativo federal y en muchos estados de la federación.

Pero la realidad es caprichosa, y lo vemos en Sinaloa, donde podrían darse dos tipos de comportamiento: Uno, que una franja de ese votante diverso que atrae AMLO, vote a favor del resto de los candidatos de Morena y la otra, que presumo es más amplia, lo haga por otros candidatos que podrían estar más cerca de su sensibilidad o tono político.

Es el caso de Sinaloa, donde el votante de López Obrador, tendrá la opción de sufragar por Rubén Rocha e Imelda Castro, o por Manuel Clouthier y Guadalupe Saldaña. En términos simbólicos los primeros representan una opción tradicional en clave izquierda-derecha que se hace valer en un discurso convencional, sin una clara referencia a un programa para el estado, mientras los segundos además de novedoso, ideológicamente es más difuso, más ciudadano, con un discurso de choque, antisistema, regional, a tono con el que AMLO pregona en el ámbito nacional.

Entonces, como estas elecciones en muchos sentidos responderá a un resorte emocional, concluyo que votaré en función de una combinación de irritación y sentido de pertenencia ideológica que no partidaria, y así grosso modo podría dividir el voto a favor de AMLO entre el resto de las candidaturas lopezobradoristas, las de otras formaciones políticas y la fórmula independiente.

Me interesa profundizar en el electorado que disputarán la fórmula que encabeza Rubén Rocha y Manuel Clouthier, el voto del arrastre lopezobradorista que espera Rocha lo lleve a una curul al Senado y el voto antisistema que igualmente espera el hijo del Maquío.

Rocha en el debate radiofónico de hace unas semanas se vio errático, incapaz de articular un discurso propio, informado, el que todos esperábamos luego de estar tantos años de asesor de gobiernos priistas, que mostrara un conocimiento mayor de dónde le duele al estado y repartir culpas, eso es clave en una campaña, pero se vio que no quería pisar ningún callo y prefirió las generalidades; mientras Clouthier al igual que Mario Zamora, se mostró informado y señalando culpables de los problemas que aquejan al estado, incluso previo al debate señaló que en esta campaña iría contra tres priistas en esta contienda, que el electorado tendrá que decidir por quién votar si por lo mismo o la diferencia en la oferta electoral, o sea la suya.

Esa podría ser la disyuntiva que tendrá en Sinaloa el voto pro AMLO, especialmente el que nunca le ha votado, y quiere que su voto sea útil para cambiar el estado de cosas en el país y en el estado. Al tiempo.

Artículo de opinión publicado el 22 de abril de 2018 en la edición 795 del semanario Ríodoce.

Los comentarios están cerrados.

» Riodoce tv

Se derrumba muelle en festival en Vigo, España; hay más de 300 heridos

Columnas VER MÁS PUBLICACIONES

Malayerba » Javier Valdez

Malayerba Ilustrada: El enemigo

Altares y sótanos » Ismael Bojórquez

Los nuevos escenarios para el narco

Alfabeto QWERTY » Andrés Villarreal

La llama doble

Zona de contacto » Fernando Ballesteros

El cubano Félix Pérez tiene oferta del beisbol de Corea

Desde los 11 Pasos » Arturo González

Tiene el club Galatasaray en la mira a Héctor Moreno

» Ñacas y Tacuachi

188996

La fuga

Interlucion, +Vector - Autores: Marco Antonio Castillo Del Rincón, Pedro Ricardo Estrada Medina - http://www.interlucion.com http://www.masvector.com