‘Levantones’, tiroteos y quema vehículos en 8 poblados y la autoridad ausente

Mientras Mazatlán se encontraba “blindado” por el Tianguis Turístico 2018, grupos armados se desplazaron y atemorizaron a los habitantes de poblados de Culiacán, Mocorito y Navolato.

De nueva cuenta, un numeroso convoy de hombres armados circuló por las calles de las sindicaturas de Culiacancito y Villa Adolfo López Mateos, en Culiacán; San Pedro en Navolato; y Recoveco y Pericos, en Mocorito; sin ser detenidos por las autoridades.

Entre la noche del domingo y la madrugada del lunes hubo “levantones” y dos tiroteos; el miércoles quemaron un vehículo; y el jueves de nueva cuenta recorrieron vialidades.

En los tres casos acudieron elementos de la Policía Militar y Estatal Preventiva, Ejército y Marina, pero en ninguno encontraron a los responsables.

En la sindicatura de El Tamarindo no hubo clases desde el martes en jardines de niños, primaria, secundaria y las preparatorias de la UAS y Cobaes, debido a que los alumnos no asistieron.

Esos días en Mazatlán se llevaba a cabo el Tianguis Turístico y se encontraba “blindado” por decenas de agentes de los tres niveles de Gobierno por la presencia del presidente Enrique Peña Nieto, gobernadores e invitados nacionales e internacionales al evento.

De acuerdo con versiones extraoficiales, en la sindicatura de Culiacancito y varias comisarías, el grupo armado circuló libremente por las calles.

Desde alrededor de las 17:00 horas del domingo, los sujetos armados se desplazaron en al menos 15 camionetas.

En los vehículos viajaban hombres encapuchados y armados, tanto en las cabinas como en las cajas a la vista de todos, incluso según pobladores instalaron retenes en las entradas y salidas de las comunidades.

Los delincuentes anduvieron por los poblados de Bellavista, La Higuerita, Bacurimí y la cabecera de Culiacancito.

En esos pueblos “levantaron” a entre 10 y 12 hombres.

De acuerdo con la información que se dio a conocer, los individuos bloqueaban las salidas y entradas de los poblados mientras otro grupo recorría las calles y se metía a las casas y sacaba por la fuerza a las personas que buscaban y se las llevaban.

Los “levantones” ocurrieron entre las 17:00 y las 20:00 horas.  Los delincuentes anduvieron todo ese tiempo de poblado en poblado.

Según la Secretaría de Seguridad Pública del Estado hubo reportes a C4 de la presencia de gente armada, pero cuando llegaron elementos de la Policía Militar y Estatal Preventiva ya no los localizaron.

Alrededor de las 22:00 horas reportaron un enfrentamiento a unos metros de la plazuela de la sindicatura de San Pedro, Navolato. Los habitantes denunciaron disparos de arma de fuego pero según las autoridades no hallaron nada en el lugar.

Alrededor de las 1:20 horas del lunes, en la carretera Culiacán-Navolato, entre los poblados San Pedro y Los Alamitos localizaron una camioneta Volkswagen Amarok con disparos en la carrocería, la cual se presume fue usada por quienes participaron en el enfrentamiento.

Durante la madrugada del lunes, alrededor de las 2:00 horas, el grupo armado se desplazó por las calles de la comisaría El Limón de los Ramos, en la sindicatura de El Tamarindo.

En la carretera Internacional México 15 se encontraron con un grupo contrario y se inició un tiroteo.
De acuerdo con los reportes el enfrentamiento duró varios minutos. En la refriega una persona resultó lesionada y fue trasladada a un hospital.

La Vicefiscal General del Estado, Nuria Alejandra González Elizalde, dio a conocer que el hombre que resultó lesionado era víctima circunstancial.

“Se localizó una persona que resultó lesionada aparentemente en el lugar, viajaba en un vehículo Corolla; de los primeros elementos, las primeras investigaciones se determina que pasaba por el lugar de manera circunstancial, es decir no formaba parte del enfrentamiento”, dijo.

“Esta en calidad de víctima por la referencia que se tiene que esta persona pasaba por el lugar cuando recibió los disparos que lo lesionaron”.

En el lugar de la refriega quedaron tres camionetas tiroteadas, y una de ellas quemada.

Una de las camionetas es una Toyota Hilux, color blanco con reporte de robo en el estado de Jalisco, dentro del vehículo había un fusil calibre 7.62×39 milímetros con su cargador abastecido, tres cargadores con 31 cartuchos útiles.

La camioneta quemada es una Nissan Frontier, en la que había cinco fusiles y dos cargadores.
El tercer vehículo es una vagoneta Honda, con reporte de robo de enero de este año y en la que había cuatro cargadores desabastecidos.

Los vecinos de El Limón de los Ramos también reportaron al C4 el tiroteo, pero cuando llegaron los agentes de la Policía Militar y Estatal Preventiva, no volvieron a localizar a los responsables.

Por el tiroteo, la Procuraduría General de la República abrió una carpeta de investigación.

En el transcurso del lunes extraoficialmente se dio a conocer que algunos de los hombres “levantados” habían sido puestos en libertad, pero las autoridades estatales no pudieron confirmar esta versión. La Fiscalía General del Estado recibió solo una denuncia por uno de los levantados.

Esa persona fue privada de su libertad en la comunidad de La Higuerita, alrededor de las 17:30 horas, cuando cuatro hombres armados se metieron a su casa y lo sacaron por la fuerza.

Del resto de las personas privadas de su libertad, la Fiscalía desconoce su identidad debido a que los familiares no presentaron denuncias.

Entrevistado durante el Tianguis Turístico sobre los “levantones”, el secretario de Seguridad Pública del Estado, Genaro Robles Casillas, dijo que la dependencia no tenía ninguna denuncia.

“No tenemos ninguna información de eso… hay notas de que hubo levantados, no tenemos ninguna información de eso, no hay ninguna denuncia”, dijo.

La mañana del miércoles, minutos antes de las 6:00 horas, de nueva cuenta un grupo armado recorrió las calles, pero ahora de la cabecera de la sindicatura de El Tamarindo.

Los hombres armados paralizaron las actividades de los habitantes, quienes se mantuvieron encerrados en sus viviendas.  Los delincuentes circularon por las calles encapuchados y armados.

En una presunta casa de seguridad prendieron fuego a un vehículo Mazda C3 con reporte de robo de noviembre de 2016.  El fuego alcanzó una parte de la vivienda y causó daños al inmueble.

Los pobladores reportaron al número de emergencias la presencia de los armados y otra vez cuando llegaron las autoridades ya se habían ido.

En el patio de la casa donde quemaron el vehículo, hallaron otras 10 unidades, de las cuales cuatro tenían reporte de robo.

Los vehículos robados son una Jeep Grand Cherokee, con reporte del 5 de mayo de 2017, un Buick Enclave con reporte del 22 de febrero de 2018, una Ford Ranger robada el 26 de mayo de 2016 y una Ford 350 robada el 12 de febrero de este año.

El subsecretario de Seguridad Pública del Estado, Cristóbal Castañeda Camarillo, señaló que en el sitio no hay evidencias de que se haya registrado un enfrentamiento.

“No se encontraron ni siquiera cascos de cartuchos, muestras de sangre, nada, solamente el vehículo incendiado”, indicó.

El jueves por la tarde los grupos armados hicieron presencia otra vez en las calles de las sindicaturas de Recoveco y Pericos, en Mocorito; y El Tamarindo, en Culiacán.

Los reportes de los habitantes solo señalaron que los delincuentes circulaban por las calles e instalaron retenes y no se reportaron personas privadas de su libertad ni desmanes.

Elementos de la Marina realizaron sobrevuelos en las zonas donde circulaban los hombres armados sin poder localizarlos.

‘Ojalá y se arreglen los jefes, oiga’

La violencia que aterrorizó varios poblados del norte de Culiacán, habría tenido su origen en una serie de desacuerdos en una de las facciones más poderosas del Cártel de Sinaloa.

“Salieron mal los jefes”, dijo un huachicolero de la zona de Pericos, Mocorito, que prefirió no revelar su identidad, ni tampoco identificar a sus “jefes”.

No obstante, según testimonios de pobladores y fuentes policiacas extraoficiales, la facción que se encuentra en pugna es la dirigida por el clan de los Guzmán.

La entrevista con un agente policiaco fue interrumpida por la posible presencia de sicarios; cuídense —dijo al partir—, no sin antes expresar: “Ojala que los jefes lleguen a un arreglo, porque si no, va a correr mucha sangre oiga”.

Artículo publicado el 22 de abril de 2018 en la edición 795 del semanario Ríodoce.

Los comentarios están cerrados.

» Riodoce tv

Insiste AMLO frente a Peña Nieto que cancelará reforma educativa

Columnas VER MÁS PUBLICACIONES

Zona de contacto » Fernando Ballesteros

El arreglo entre Sultanes y Rieleros

Desde los 11 Pasos » Arturo González

Kalusha suspendido por FIFA

Malayerba » Javier Valdez

Malayerba Ilustrada: El enemigo

Altares y sótanos » Ismael Bojórquez

Los nuevos escenarios para el narco

Alfabeto QWERTY » Andrés Villarreal

La llama doble

Opiniones VER MÁS PUBLICACIONES

Redacción

El juicio del ‘Chapo’ Guzmán remueve la historia criminal de Sinaloa

Ernesto Hernández Norzagaray

La ceremonia del adiós

Ernesto Hernández Norzagaray

Panteones de París II

José Antonio Ríos Rojo

Rescatar el sector energético

» Ñacas y Tacuachi

188996

La fuga

Interlucion, +Vector - Autores: Marco Antonio Castillo Del Rincón, Pedro Ricardo Estrada Medina - http://www.interlucion.com http://www.masvector.com