Desobediencia

El chileno Sebastián Lelio está imparable. Todavía no termina el año en el que ganó un Oscar por Una mujer fantástica (2017), y su cinta protagonizada por Julianne Moore, Gloria Bell (2018) —versión en inglés de Gloria (2013), dirigida por él mismo— se presentará estos días en el Toronto International Film Festival, y todavía puede verse en algunas salas la que nos ocupa ahora: Desobediencia (Disobedience/Reino Unido/2017), también escrita por Lelio junto a Rebecca Lenkiewicz, basados en la novela de Naomi Alderman.

Alejada por años, Ronit (Rachel Weisz) regresa a su ciudad natal para el funeral de su padre (Anton Lesser), un respetado rabino con el que no tenía contacto desde su adolescencia, cuando él la descubre en una situación inaceptable para sus creencias.

Ronit sabe que su llegada no solo es para despedir a su padre, por eso cuando se encuentra con Dovid (Alessandro Nivola) y Esti (Rachel McAdams), los amigos con los que solía llevarse y que ahora son esposos, reaviva las emociones de esa experiencia por la cual el rabino dejó de considerarla su hija.

Ahora, Ronit tiene la oportunidad de no irse sola del pueblo cuando termine el funeral, aunque eso repercuta en los intereses, deseos y planes que Esti y Dovid tienen como familia, y en sus lugares de trabajo.

Desobediencia tiene dos cartas fuertes. Una son las actuaciones de los tres protagonistas que expresan de manera precisa lo que sus personajes necesitan decir o callar. El de Weisz sabe que no puede reclamar el lugar de hija única, porque ya no lo tenía para su padre ni para la comunidad, desde hacía años, de ahí su timidez y pasividad: no exige nada ni quiere hacerlo, porque teme ser cuestionada. El de McAdams es más segura. Esta consciente del riesgo, pero no duda en hacer la llamada que la pone de nuevo en la posibilidad que tanto desea. Aun con que, hasta cierto punto, respeta a su esposo, sabe que no tardará mucho en perder el control, y dejarse llevar por sus instintos. El de Nivola es más discreto, conoce bien lo que implica la llegada de la hija del rabino y que no es solo para despedir al padre. Sin embargo, no hace nada para evitar lo que sospecha, aunque una vez que pasa, no se da por vencido tan fácilmente.

La otra virtud de Desobediencia es la habilidad de Sebastián Lelio para crear escenas precisas y emocionantes: cuando Ronit se encuentra con Dovid, sin decirlo con palabras, desde su saludo se sabe que algo pasa, y queda claro cuando Esti aparece. Los gestos, miradas y silencios de los tres, dice mucho más que cualquier diálogo. Los rituales judíos que se hacen para el funeral, comer y dormir, los discursos del inicio y del final, son otros ejemplos de la destreza del director para los detalles.

Una de las características de las películas de Lelio, al menos de las que se mencionan aquí, es esa recurrencia en presentar a mujeres en situaciones conflictivas, en busca de su libertad, ya sea de su esposo, de las restricciones de una religión o de las agresiones por discriminación. No se la pierda… bajo su propia responsabilidad, como siempre.

Artículo publicado el 9 de septiembre de 2018 en la edición 815 del semanario Ríodoce

Un comentario en “Desobediencia

  1. SENORES ALGUIEN PODRIA DESIRME QUE PASO CON LA VIEJA BOMBA DE CERMEN SALINAS HO AMLO YA LA MANDO AH TIRARSE LOS PEDOS AH OTRA PARTE DIGANME PUDO ABER APORTADO ESA VIEJA ASEDA AL PAIZ DIGO APARTE DE SER MADRONA Y CONSEGUIRLE MUCHACHITAS ALOS POLITICOS DE MIERDA AL IGUAL QUE ELLA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

» Riodoce tv

19 Septiembre de 2017, un sismo que revivió la tragedia de 1985

» Impreso

El zurdo Amílcar Gaxiola buscará un lugar con los Tomateros

El zurdo Amílcar Gaxiola admite que en esta campaña habrá mayor competencia El lanzador zurdo Amílcar Gaxiola fue una de las incorporaciones a la pretemporada guinda, mostrándose entusiasta por hacerse de un lugar, ya que reconoce que para la venidera campaña, la competencia estará más intensa tanto por el talento que existe entre sus compañeros, […]

Christian Bragarnik, el misterioso argentino que trajo a Maradona

La ola

 Ecos del M68 Parte (4)

Columnas VER MÁS PUBLICACIONES

Zona de contacto » Fernando Ballesteros

Óliver no es un Pérez cualquiera

Malayerba » Javier Valdez

Malayerba Ilustrada: Esos parientes

Altares y sótanos » Ismael Bojórquez

Libertad de expresión y nuevo gobierno

Alfabeto QWERTY » Andrés Villarreal

Efemérides: Los días de la noche

Malayerba » Javier Valdez

Malayerba Ilustrada: Nintendo

Opiniones VER MÁS PUBLICACIONES

José Antonio Ríos Rojo

No a la privatización del agua

Ernesto Hernández Norzagaray

La debacle del cuenismo

José Antonio Ríos Rojo

Propuestas para el desarrollo sustentable de Sinaloa

Ernesto Hernández Norzagaray

La derrota de la ley anti-Morena

» Ñacas y Tacuachi

193202

El equipo técnico del Pelusa

Interlucion, +Vector - Autores: Marco Antonio Castillo Del Rincón, Pedro Ricardo Estrada Medina - http://www.interlucion.com http://www.masvector.com