Morena hizo de las cámaras un mercado

RICARDO MONREAL Y MANUEL VELASCO. Acuerdo turbio. (Foto: Moisés Pablo/Cuartoscuro.com).

La nota la dieron las cámaras legislativas la semana pasada, y no tanto por las iniciativas presentadas que tienen que ver con el fuero constitucional y con la austeridad, sino por el mercadeo vergonzante en que las convirtieron en solo unas horas. Haberle autorizado la licencia al gobernador de Chiapas —¡con licencia!—, Manuel Velasco, en segunda votación, luego de que se la habían negado bajo argumentaciones congruentes y plausibles, hizo ver a los pregoneros de la “cuarta transformación” como mercachifles cabareteros, al más puro estilo prianista. Mientras el Senado aprobaba la licencia, el Partido Verde cedía a la bancada de Morena en la cámara baja cinco diputados, con los cuales el partido del presidente electo alcanzaba la mayoría absoluta. Fue una negociación concertada por el gobernador, el partido y los líderes de las cámaras, sin duda, aunque tanto el senador Ricardo Monreal como el diputado Mario Delgado lo hayan negado. Quién les cree.

Los hechos, que se ganaron el repudio inmediato hasta de sus propios seguidores en redes sociales, se ha querido justificar con que las licencias son derechos de quienes las solicitan. Pero si esto fuese así de simple no tenía por qué pasarse al pleno, sino quedar en un mero trámite administrativo. Y, en todo caso, el pleno está facultado para negarlas si así lo considera. Otro argumento falaz —lo dio el senador Martí Batres—, es que en la primera votación casi no había senadores de Morena y no estaba presente el interesado. Y otro peor: que las grandes transformaciones están llenas de porquería. ¿En serio?

¿No fue el partido verde uno de los más criticados durante tres sexenios por ser una franquicia familiar y su propensión a venderse al mejor postor? En las elecciones presidenciales de 2000 este partido fue en alianza con el PAN, en 2006, en 2012 y 2018 jugó con el PRI, aunque en la elección más reciente con negociaciones estatales y municipales a conveniencia. ¿Dónde entonces queda la sustancia del cambio prometido, la transformación ofrecida, la nueva forma de hacer política anunciada?
Pero más allá del oprobio para los que les dieron el voto pensando en un “cambio verdadero”, está la mansedumbre de los senadores de Morena que, conociendo los contenidos del primer debate cuatro horas antes, donde se fustigó a Velasco por haber modificado la constitución a su antojo para poder regresar a la gubernatura una vez electo senador, votaron a favor. Y en esta tesitura están los dos senadores por Sinaloa, Rubén Rocha Moya e Imelda Castro, quienes han dicho que las formas no fueron las más adecuadas y que en todo caso estarían aprendiendo del error (Mario Zamora, del PRI, igual votó a favor pero lo que haga o no ya no tiene tanta importancia).

Otra cosa que se ha dicho es que los acuerdos persiguen un bien superior. Menos mal. Porque si persiguieran algo peor el país se iría a la mierda desde ahora. Por el contrario, la oportunidad que el gobernador de Chiapas brindaba para marcar una línea de distancia y diferenciación con lo que se hacía y contra lo que el 53 por ciento de los electores votaron el 1 de julio, era como un manantial para un sediento y decidieron mejor atascarse en el lodo.

Bueno para el gobernador de Chiapas, un cacique al más viejo estilo priista ahora arropado por esa “izquierda” que llegó al poder; malo para ese pueblo cada día más agraviado por la pobreza, la marginación y la violencia; bueno para la clase política “emergente” que esgrime todos los días la bandera de la “cuarta transformación”; malo para los mexicanos que creyeron en un verdadero cambio. Mal inicio de las cámaras. Pésimo.

Bola y cadena
UNA DE LAS COSAS MÁS DELEZNABLES del viejo régimen en este ámbito fue la figura de los levantadedos, plasmada en cientos de cartones desde hace décadas, parte indisoluble de la picaresca legislativa. Lo que se vio el martes pasado fue idéntico, como si nada hubiera ocurrido en el país. Como si no existiera —porque existe todavía— un mandato distinto.

Sentido contrario
¿CUÁNTO TIEMPO VA A ESTAR Diego Armando Maradona con el equipo Dorados? No creo que mucho; no está entre sus virtudes la constancia desde que dejó de patear balones en las canchas y se dedicó a sus cosas privadas, que casi siempre son públicas. ¿A qué viene? Pues a cotorrear, a ganar un poco de plata, no a sacar del hoyo al equipo. De hecho no creo que Jorge Hank Rhon, dueño de los Dorados, esté soñando con el ascenso al traerlo. Excéntricos uno y el otro, se encontraron en un punto en el que los dos sacarán la mayor raja posible. ¿Por cuánto tiempo? No por mucho. Como sea, su llegada es una buena nota. Y las que están por llegar… y construirse.

Humo negro
La semana pasada, Alexandra Ellerbeck, Coordinadora del Programa de Norteamérica del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ), envió una carta al secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete, donde le expresa su preocupación por el anuncio hecho por funcionarios del Mecanismo de Protección para Defensores de Derechos Humanos y Periodistas, de que se quedarían sin recursos a partir del 1 de octubre. Y le pide que el Mecanismo se haga de recursos sobre todo en este periodo de transición. Las razones son obvias. Cientos de periodistas están bajo protección de periodistas, muchos resguardados en ciudades que no son las suyas y otros laborando en situaciones de alto riesgo. La pregunta es si es necesaria la intervención de organismos internacionales para que el gobierno federal tome cartas en el asunto. ¿No es la realidad suficientemente clara y amenazante como para que alguien tenga que conminarlos a que cumplan con su deber?

Columna publicada el 9 de septiembre de 2018 en la edición 815 del semanario Ríodoce 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

» Riodoce tv

Caos provoca en CU en Culiacán cierre de la mayoría de los accesos y salidas

» Impreso

El zurdo Amílcar Gaxiola buscará un lugar con los Tomateros

El zurdo Amílcar Gaxiola admite que en esta campaña habrá mayor competencia El lanzador zurdo Amílcar Gaxiola fue una de las incorporaciones a la pretemporada guinda, mostrándose entusiasta por hacerse de un lugar, ya que reconoce que para la venidera campaña, la competencia estará más intensa tanto por el talento que existe entre sus compañeros, […]

Christian Bragarnik, el misterioso argentino que trajo a Maradona

La ola

 Ecos del M68 Parte (4)

Columnas VER MÁS PUBLICACIONES

Zona de contacto » Fernando Ballesteros

Óliver no es un Pérez cualquiera

Malayerba » Javier Valdez

Malayerba Ilustrada: Esos parientes

Altares y sótanos » Ismael Bojórquez

Libertad de expresión y nuevo gobierno

Alfabeto QWERTY » Andrés Villarreal

Efemérides: Los días de la noche

Malayerba » Javier Valdez

Malayerba Ilustrada: Nintendo

Opiniones VER MÁS PUBLICACIONES

José Antonio Ríos Rojo

No a la privatización del agua

Ernesto Hernández Norzagaray

La debacle del cuenismo

José Antonio Ríos Rojo

Propuestas para el desarrollo sustentable de Sinaloa

Ernesto Hernández Norzagaray

La derrota de la ley anti-Morena

» Ñacas y Tacuachi

193202

El equipo técnico del Pelusa

Interlucion, +Vector - Autores: Marco Antonio Castillo Del Rincón, Pedro Ricardo Estrada Medina - http://www.interlucion.com http://www.masvector.com