Guerra sucia

reunion

El concepto “Guerra sucia”, se acuñó con motivo de la represión que sufrieron los movimientos opositores, en la mayoría de los países de Latinoamérica de los sesentas hasta los ochentas e incluso más acá, salvo excepciones casi ninguno de nuestros países escapó a esa tragedia. Bajo la asesoría, auspicio y asesoría de los gobiernos norteamericano e israelí, se cometieron infinidad de crímenes de guerra contra integrantes de los movimientos guerrilleros, sus familiares y amplios sectores de la población. Esta historia sigue en juicio y en proceso de esclarecimiento.

Ahora se ha instalado en la actividad político-electoral una estrategia que ha derivado, en variante más de guerra sucia.

Su definición establece que son un conjunto de estrategias y acciones ilegales, inmorales que utilizan los partidos políticos, sus candidatos, militantes y simpatizantes, para demeritar o promover el desprestigio de la participación política y de sus adversarios ante sus potenciales electores, lo cual esperan provoque reacciones negativas en el ejercicio del voto. Lo que vale al final, para ellos, es ganar, “haiga sido, como haiga sido”

La autoridad electoral está obligada a combatir esta guerra sucia, pues sus atribuciones consisten en regular, organizar y vigilar que los procesos electorales se apeguen a los principios de certeza, legalidad, independencia, máxima publicidad y objetividad. La propia Constitución establece que la propaganda política o electoral que difundan los partidos y candidatos deben abstenerse de expresiones que calumnien a las personas.

Sostengo que la guerra sucia se utiliza por quienes no tienen argumentos, valores, principios éticos, ni propuestas atractivas para la ciudadanía y su arma principal de lucha y propaganda es calumniar, decir mentiras, manipular información y realidades, a sabiendas, para engañar a la población y desprestigiar a sus rivales; como se ha dicho la utilizan los que están moralmente derrotados; en cambio los que sienten que tienen la razón y con ello el apoyo de la sociedad no lo hacen porque caminan en el sentido que avanza la rueda de la historia.

Dada la situación política nacional, ahora el objetivo central de la guerra sucia es el activo principal de la Cuarta Transformación, el presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, la oposición sabe que, pegándole a él, le pegan a todos sus partidarios y seguidores, a sus cuadros y candidatos.

El libreto que siguen está muy visto; todos los días las televisoras, la radio, los diarios “nacionales” y muchos locales y regionales dan como nota principal alguna información sesgada, exagerada o francamente distorsionada, la cual se multiplica por mil y hasta el hartazgo en todos sus noticieros, columnas y redes sociales:

Que si no es cierto que el Tren Maya funcione y para hacerlo se destruyó la naturaleza del sureste, que los mayas no lo quieren, que la refinería Dos Bocas no produce gasolina, que Deer Park no era buena compra, que hay mucha oposición al Canal Interoceánico, que la Megafarmacia tiene el 1 por ciento de los medicamentos y no sirve, que los indicadores de seguridad dicen que estamos peor que nunca, que los hijos del presidente se han enriquecido a costa del gobierno y la corrupción, que está coludido con el Chapo Guzmán; y la que acaba de aparecer en “medios” internacionales; que una de sus campañas electorales recibió recursos del narcotráfico.

Igual religiosamente, todos los días de lunes a viernes el presidente los desmiente con información en su eficaz invento: “las mañaneras”, gracias a las cuales la intensa guerra sucia tiene efectos menores, aunque claro algo queda, pues no faltan los que caen en sus redes, aunque creo que la mayoría de los que creen esos inventos, ya no simpatizaban con el presidente, sus políticas y su estilo, repiten como merolicos las infamias que escuchan decir a Brozo, Loret de Mola, López Dóriga, Azucena Uresti, los noticieros de Televisa, Ciro y Javier Alatorre, como dijo el clásico todos en santa alianza contra la amenaza “comunista” que encabeza AMLO.

Ojo, pero es indispensable distinguir entre los que organizan, promueven y difunden las notas de la guerra sucia, con quienes son realmente opositores y críticos del presidente, de la Cuarta Transformación, de los partidarios de Morena y sus aliados; ni el presidente ni sus seguidores y partidarios son perfectos y se merecen ser criticados en sus fallas, en sus errores o en los temas donde haya discrepancias, no solo se vale, sino que es correcto e indispensable para la vida democrática nacional. El asunto es tergiversar, mentir, exagerar a sabiendas, en resumen, ser deshonestos, mentir a sabiendas, la frontera es delgada, pero existe.

Ahora, los “cuartos de guerra” de la oposición se han llenado de especialistas en la guerra sucia, han pasado de la “amenaza para México” del 2006, a cuanto invento se les ocurre para descarrilar la revolución en curso; pero aún falta mucha agua sucia para correr por esos vertederos; tendrán aliados internacionales la derecha española, argentina y de todo el planeta, habrá filtraciones, traidores, “arrepentidos”, se multiplicará al infinito cualquier falla o problema que aparezca; más aún, ahora que el grupo vencedor se llena de “aliados” y oportunistas de toda laya que buscan cómo seguir medrando del erario, sobrará quienes se presten a esa guerra de calumnias y malquerencias, confiamos que al final la verdad prevalecerá. Solo basta subrayar, si alguna de todas los “informaciones” que se difunden contra el presidente fueran ciertas, desde cuando habrían descarrilado su mandato, como siempre con todo el beneplácito del gobierno norteamericano.

Artículo publicado el 04 de febrero de 2024 en la edición 1097 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1099
GALERÍA
un accidente registrado la mañana del 30 de enero en elota dejó un saldo de 22 personas muertas.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.