Georgina Martínez escribe cuento infantil sobre la cultura yoreme

geo

Annia la venadita que danza’, se titula la historia ilustrada por Tania Juárez

Annia recibió el llamado para bailar. Sucedió cuando la voz de su abuelo le decía: Venadita ven a bailar, bajo la luna, cerca del mar, el monte va a cantar, el monte te lo dirá. Como tu corazón tambor de agua, como la jirukia que raspa el viento dentro de ti anida el canto, danzarás.

Lo hizo aún, cuando a las mujeres tenían asignadas otras funciones en su comunidad, y los propios ancianos no miraban con buenos ojos su interés, pero no era una niña común, junto a don Dámaso aprendió que su cultura era lo más valioso que tenía.

Se colocó la cabeza de venado, su cinturón de pesuñas, los tenábaris, tomó los ayalis rojos y al son los cantos que tanto había escuchado y recordar que, a los seres queridos ausentes, se les rendía honor danzando en un responso.

Esta es la historia que Georgina Martínez Montaño, cuenta en el libro: Annia la venadita que danza, recientemente presentado en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, bajo el sello del Instituto Nacional Electoral.

La publicación se inscribe en la colección Árbol de dicho organismo, para su lectura de manera digital en su página web, en español y en lengua yoreme.

“Esta es una historia que escribí hace dos años a partir de las visitas que tuve en la comunidad de Choacahui, Ahome y de las historias que me estuvieron contando, porque es importante que lo valores y la identidad, no se pierdan”, dijo.

Annia la venadita que danza

Annia, representa a la naturaleza en la región yoreme, pero también a la venadita que danza. La miró en los ojos de las niñas con las que trabajó durante algunos meses, para rescatar distintas historias.

“Cuando realicé una serie de visitas, me dije que un día iba a escribir lo que me contaban. Annia la encontré en estos niños, en los abuelos que aman su tradición y la defienden. Quise encapsularlo”, recordó.

La escritora y maestra de danza añadió que, aunque en el cuento hay ficción, no es una historia extraña, es parte de lo que se vive en las comunidades mayo-yoremes de Sinaloa.

Montaño detalló que, con este libro, se plantea también una reflexión sobre la equidad y participación, cada vez más abierta de las niñas indígenas.

“Este cuento para mí, es un sueño cumplido, Annia, estoy segura que será leído por niños de todo el país. Soñé que los niños de Choacahui, leerían estar historia y un día regresaría para contárselas”.

Escribir para niños

Dirigido a infantes de alrededor de 9 años, mencionó que siempre le ha interesado tener un vínculo con estos lectores. De manera anterior escribió los libros; Costras, Jaguarín-jaguarón y En los ojos de Inés.

“A la literatura infantil, siempre se ve como género menor, pero eso no lo comparto, me gusta tanto hacerlo. Realmente disfruto o escribir para los niños. Me gusta conectar con ellos”.

“Los niños implican un reto, poder tocar esas fibras que solo ellos entienden, me encantan, además que siempre hablo de Sinaloa en las historias”.

El libro está disponible para su lectura en: www.ine.mx y la sección Colección Árbol.

Artículo publicado el 03 de diciembre de 2023 en la edición 1088 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1099
GALERÍA
un accidente registrado la mañana del 30 de enero en elota dejó un saldo de 22 personas muertas.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.