Semarnat aprueba nueva planta de producción de metanol en Ahome; indígenas dicen ‘aquí no’

CLAUDIA QUINTERO. Carta al presidente.

Indígenas mayos-yoremes refrendaron su derecho a vivir en un territorio libre de amenazas de etnocidio de la industria petroquímica en la Bahía de Ohuira con una manifestación desprovista de protección municipal en Los Mochis, mientras que a 1 mil 450 kilómetros de distancia, en la Ciudad de México, la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental (DGIRA) autorizaba de manera condicionada el proyecto “Pacífico Mexinol”, con pretendida ubicación en la región suroriente del municipio de Ahome, y con el que se producirían 5 mil toneladas métricas diarias de metanol.

El cobanaro de Ohuira, Felipe Montaño Valenzuela y quien encabezó la marcha pacífica junto a mayos-yoremes de Paredones, Lázaro Cárdenas, Juan José Ríos, San Miguel Zapotitlán, Choacahui, residentes de Los Mochis y de organizaciones ambientalistas de Sonora, Culiacán y Mazatlán, reiteró que no están dispuestos a entregar sus territorios y recursos naturales al capital extranjero, que sólo busca dinero saqueando los bienes nacionales y acabando con las etnias como una buena forma de conquista, tal como ocurrió siglos atrás a través de las armas y con la complicidad de los gobiernos locales.

“Nuestra tierra, nuestra bahía, nuestro entorno no tiene precio ni está en venta… pero si las quieren, cuestan sangre … ¡vengan por ellas!, arengó el Gobernador Tradicional durante el mitin posterior a la marcha que había comenzado en el cruce de carretera Los Mochis-Topolobampo con Centenario, y concluyó justo en la intersección a la planta de distribución de combustibles de Pemex, en el puerto, en donde se desplanta una nave industrial que debió estar paralizada por sentencias de juicios de amparo.

FELIPE MONTAÑO. Nuestra bahía cuesta sangre.

Aseguró que los pueblos y organizaciones se han unido en una lucha que concluirá en donde tope y con quien se tope. “Vamos hasta las últimas consecuencias. Ya no somos pocos, sino varios y muchos, vamos contra el agravio internacional, contra los pueblos originarios. No es fácil, no es para mañana, pero estamos firmes en lo que estamos haciendo. Estamos de pie, reclamando los derechos de los pueblos originarios”, aseguró Montaño.

La lucha por defender los territorios de esta nueva conquista va iniciando y estaremos aquí una década después será larga y tediosa, en ocasiones con desinterés, pero que renacerá con cada aprobación a nuevas empresas para instalarse en un lugar que ya está poblado y por ende de riesgo para la vida existente, secundó Claudia Quintero Sandoval, alférez de la etnia.

Ella a nombre de los mayos yoremes leyó una carta abierta dirigida al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. En esta recriminaron lo que consideraron una traición al pueblo indígena, a quien primero prometió que la industria petroquímica no se instalaría si hay oposición de los pueblos originarios, pero después ordenó que pese a esto se les abriera la puerta.

Camilo Valenzuela discursó que las comunidades debían reforzar la lucha contra el despojo de territorios rurales y urbanos, para generar el resurgimiento de identidad y organización, hermanando el norte de Sinaloa y sur de Sonora.

“Es una lucha en la que no solo se juega la suerte de la vida del humedal, sino de la región norte de Sinaloa, que ya es uno de los infiernos ambientales según lo declaró el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt). La lucha es el rescate de la patria, por quitársela a los grande consorcios transnacionales”, dijo.

La industria no sólo traerá destrucción y muerte, sino pobreza, miseria y acabará con la vida, dijo. “Es de reconocer la dignidad de los pueblos originarios que están luchando contra la perversión de los gobiernos cuando avalan el establecimiento de las industrias”, afirmó.

La MIAR.- En tanto, la Semarnat, en su resolución de aprobación de la MIAR a “Pacífico Mexinol” reconoció que la industria realizará actividades “altamente riesgosas” por el manejo de gas natural, metanol y gas cloro “por tratarse de la construcción y operación de una planta de producción de metanol a partir de gas natural, así como la instalación de dos ductos y la cogeneración de energía eléctrica con capacidad de 12 Mwh” y las obras se realizarán en zonas cercanas a humedales y vegetación de manglar.

La aprobación condicionada de la Manifestación de Impacto Ambiental Regional se dio el 7 de noviembre del 2023 y cuenta con 15 días naturales para ser impugnada y cuatro años para concluir las obras según el oficio SRA/DGIRA/DG-04243-23. El plazo de impugnación vencería el 28 de noviembre.

Esta es la segunda aprobación que Semarnat realiza para la instalación de industria petroquímica en territorios indígenas. La primera ocurrió 10 años atrás a favor de Gas y Petroquímica de Occidente que buscaba instalar una planta de producción de amoniaco, urea y metanol, pero que una década después se encuentra paralizada por amparos interpuestos por mayos-yoremes de Lázaro Cárdenas, Paredones y Ohuira.

El documento, en su versión pública, establece que el proyecto consiste en la construcción y operación de una Planta de producción de metanol a partir de gas natural, con una producción estimada de 5 mil toneladas métricas por día; la planta estará integrada por la unidad de producción de metanol, la unidad de separación de aire, el área de tanques de almacenamiento de metano, la unidad de generación de energía eléctrica, la unidad de tratamiento de agua y las edificaciones. También instalaciones portuarias para el embarque del metanol; estas se desarrollarán en un muelle existente dentro de la Administración Portuaria Integral Topolobampo.

Se estima que se cargaran de tres a cuatro buques al mes. Asimismo, considera la instalación de dos ductos, alojados en una misma zanja con una separación de 2 m. El primer ducto de 28 pulgadas se utilizará para el transporte del metanol de la planta a las instalaciones portuarias y el otro ducto de 8 pulgadas se utilizará para retornar de las instalaciones portuarias a la planta principal la recuperación de los vapores producto del purgado durante las operaciones de descarga del metanol a los buques.

Dado que la promovente realizará actividades altamente riesgosas deberá dirigirse ante la Dirección General de Gestión Integral de Materiales y Actividades Riesgosas (DGGIMAR) para que esta determine lo conducente con respecto a la presentación del Programa de Prevención de Accidentes.

La dependencia aclaró que mientras Pacífico Mexinol no posea la autorización de modificaciones, las obras y/o actividades correspondientes no podrán ser desarrolladas. Con base en lo anterior, queda prohibido desarrollar obras y/o actividades de instalación y operación, distintas a las señaladas en el presente oficio resolutivo y que requieran la autorización previa de esta DGIRA.

La presente resolución sólo se refiere a la evaluación del impacto ambiental que se prevé sobre el o los ecosistemas de los que forma parte el sitio del proyecto y su área de influencia, que fueron descritas en la MIA-R…

La Secretaría podrá considerar las medidas preventivas, de mitigación y las demás que sean propuestas de manera voluntaria por la promovente para evitar o reducir al mínimo los efectos negativos sobre el ambiente.

Antes del inicio de cualquier obra, la empresa deberá de presentar un seguro de riesgo ambienta que asegure la debida atención de accidentes generados por el manejo de metanol, gas natural y gas cloro, de los efectos adversos generados por alguno de los eventos manifestados.

Artículo publicado el 26 de noviembre de 2023 en la edición 1087 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1112
GALERÍA
El colapso del escenario durante mitin de Jorge Álvarez Máynez en San Pedro Garza García, en Nuevo León suma al momento 9 personas muertas y más de 70 heridas.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.