Cuentan Orejel y Bobadilla una historia sobre la migración

libro bobadilla

‘Un montón de huesos lamidos por el sol’, se titula el libro

Un montón de huesos lamidos por el sol, es una historia escrita por Alfonso Orejel e ilustrada por Ricardo Sánchez Bobadilla, que va más allá de contar una historia trillada sobre la migración.

En realidad, habla sobre la búsqueda, la nostalgia de Roque, el niño que extraña a su padre ausente, que un día partió al norte y nunca más lo volvió a ver.

En sus recuerdos siempre estaba y con ese impulso emprendió el viaje para transitar por los caminos.

Aún con las advertencias, el personaje enfrenta la cruda realidad de este recorrido doloroso, inhóspito, a través de una narración poderosa del autor nacido en Los Mochis, Sinaloa y con una decena de libros a cuestas.

“Muchos libros, cuentos, poesías, abordan el tema de la migración, parece lugar común y se pudiera pensar que es un libro más sobre esto, pero todo depende de cómo cuentes la historia”, explicó.

“En mi caso, a través de un realismo exacerbado, con elementos fantásticos, juego con las emociones del protagonista. Por eso, aparecen los zopilotes, los fantasmas, ciertos personajes malvados comunes en la travesía al norte”.

En la historia presentada en la FIL Culiacán, añadió que buscó contar una historia tantas veces contada, pero atractivamente literariamente y cautivadora.

Escribir para niños

Al escritor le interesa hacer literatura para niños que se atreva a romper con ciertas reglas y con temas que parecen prohibidos, como la migración.

Esta historia la pensó para infantes a partir de 10 años, por el tipo de lenguaje y lo complejo del tema. Lo situó en el sur de México, en una comunidad agrícola que vive en la precariedad, donde el padre se ve forzado a buscar el sueño americano, pero se pierde su rastro.

“Este libro no plantea una visión ñoña de la infancia, ni de la migración, ni lo idealizado, sino que lo planteo como es. No le puedes cerrar los ojos a los niños sobre estos temas porque saben que existen”, mencionó.

“Ellos saben que hay niños que piden limosna, que limpian vidrios, no son ajeno a todo esto, tarde o temprano se dan cuenta y entienden que hay mucho lobo feroz en el mundo”.

Orejel quien se ha enfocado escribir para las distintas etapas de la infancia, dijo que Un montón de huesos lamidos por el sol, es un libro muy atractivo al que la Editorial Amonite le abrió sus puertas sin pensarlo.

“No es fácil que se publiquen este tipo de libros, porque además de la migración, está también el tema del abandono, pobreza, acoso sexual, las maras, polleros, extorsionadores”, detalló.

“Muchos de mis libros no son publicados, porque a los editores les dan miedo estos temas o me piden que quite cosas, con Amonite existió toda la libertad para ser publicado como en realidad lo escribí”.

El sueño americano

Orejel contó que esta historia, es la de muchos, incluso gente ‘letrada’ opta por cruzar la frontera en busca de oportunidades, mucho más aquellos que no tienen mayores posibilidades.

“La verdad para mi es muy placentero compartirlo con las ilustraciones de Bobadilla, porque él también hace su narrativa. Es un gran narrador visual y logra esa intensidad y cierre sorprendente. Es un lujo compartir este espacio él”.

“Resultó un texto muy poético, el estilo que yo he manejado. Como narrador, uno trabaja con una materia maleable como es el lenguaje, con eso puedes estrujar al lector, sacudir, sacar del marasmo”.

Bobadilla, el ilustrador de la historia, recordó que cuando lo invitaron a ser parte de este proyecto, llegó a hacer más de 40 imágenes, las cuales redujo a la mitad para realmente se complementaran con la historia.

Es la primera ver que configura una historieta de este tipo y que a diferencia de lo que hace de manera periódica, le permitió tener mayor tiempo y libertad creativa.

“Empecé a elegir lo más relevante para destacarlo, los cuervos, los marasalvatrucha, los huesos encontrados en el desierto, el túnel. Poncho me decía que me explayara más, que fuera más imaginativo, de ahí resultó que el tren fue como un gusano con patas y venenoso”, explicó.

“Cuando el niño decide ir a buscar a su papá, todo mundo le dice que no lo haga, lo asustan, le dicen que la bestia es un animal, un monstruo, pensé en eso para hacer las imágenes”.

Bobadilla señaló que Orejel, es un buen narrador, descriptivo, que utiliza muchas referencias literarias, que hace te vuele la mente. Eso buscó también con sus ilustraciones.

Artículo publicado el 19 de noviembre de 2023 en la edición 1068 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1099
GALERÍA
un accidente registrado la mañana del 30 de enero en elota dejó un saldo de 22 personas muertas.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.