Vivienda: un problema a la intemperie en Sinaloa

LOS SIN CASA. La exigencia de vivienda.

Óscar Loza Ochoa asegura que en Sinaloa hay un déficit de 432 mil viviendas

Carmen y Ana Luisa tienen dos cosas es común: carecen de vivienda propia y viven con el temor de ser desalojadas del espacio donde viven.

La primera tiene tres años en Culiacán, a donde se mudó después de la violencia que se registró el 24 de junio de 2020 en la comisaría de Bagrecitos, perteneciente a la sindicatura de Tepuche.

Allá quedaron 40 años de vida y lo poco que tenían.

“Primero llegamos con una hija y ahorita estamos rentando. Está difícil porque está muy cara la luz y el agua. A veces no sabemos ni qué pagar, y estamos con el pendiente de que cualquier día no tengamos pa’ la renta y nos saquen de la casa”, expresa Carmen.

Ana Luisa, de la sindicatura de El Tamarindo, vive en la colonia Guadalupe, una invasión que fue alentada por la hoy síndica con la promesa de apoyar la regularización a cambio del apoyo en la elección de síndicos.

“Queremos que regularicen el predio donde estamos, queremos una vivienda justa donde podamos vivir con nuestros hijos en un ambiente sano y tranquilo. Vivimos en casas de láminas porque no nos dejan construir correctamente”, comenta.

En la invasión del área verde, dice, hoy viven 24 familias, 52 niños, 10 adultos mayores y alrededor de 50 mujeres, sin servicios públicos.

Los datos

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Vivienda del Inegi realizada en 2020, en una muestra de 55 mil 147 viviendas en el país, en Sinaloa el 62 por ciento de las personas contaban con casas rentadas por no tener acceso a crédito o no tienen recursos para una vivienda.

La encuesta arroja que en el estado el porcentaje de viviendas requeridas o necesarias para renta, compra o construcción es de 27.7 por ciento del total de la muestra levantada en el país, que serían alrededor de 15 mil 275.

Sin contar con el porcentaje de viviendas particulares habitadas propias con necesidades de construcción o ampliación de espacios en la casa, que es de 62.4 por ciento del muestreo y que entran en el rezago de vivienda.

ÓSCAR LOZA.

Los datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), en el apartado de indicadores de carencia social, indica que en Sinaloa en carencia por calidad y espacios de la vivienda, hubo un incremento entre 2020 y 2022, al pasar de 3.1 a 3.2 por ciento, es decir, de 212 mil 100 personas aumentó a 220 mil 600.

La Comisión Nacional de Vivienda establece que el rezago habitacional es la condición de desigualdad y exclusión que se manifiesta en la brecha de condiciones mínimas de habitabilidad y ubicación, la funcionalidad de la vivienda, los elementos que reflejan la identidad cultural de los residentes y la posibilidad de acceder a ella, con la garantía y certeza que pueden habitarla con libertad.

La Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), en su informe de 2020 da a conocer que en Sinaloa se tenía un rezago de vivienda de 86 mil 208, indicador que encabeza Culiacán con 17 mil 259, seguido de Ahome con 10 mil 916 y Mazatlán con 9 mil 077.

Los sin casa

Óscar Loza Ochoa, integrante de la Coordinadora Estatal por el Derecho Humano a la Vivienda, sostuvo que es urgente que gobierno del estado atienda la problemática de vivienda que se tiene en el estado, sobre todo porque entre estos se encuentran personas adultas mayores, discapacitados, madres y padres solteros que no tienen los medios para acceder a un crédito hipotecario para la adquisición de una vivienda.

“Es una necesidad urgente. El propio Inegi lo señala en un informe del 2021 que aquí en Sinaloa hacen falta 432 mil viviendas. Quienes están a cargo de las instancias de vivienda aquí en Sinaloa habían dicho que la necesidad era de sesenta y tantas mil viviendas”, asegura.

El también visitador de la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos de Sinaloa subrayó la necesidad de adquirir reservas territoriales para la construcción de viviendas, al menos en los principales municipios del estado como Ahome, Guasave, Culiacán y Mazatlán.

“No podemos dejar un solo día de insistirle a la autoridad que ya se adquieran esas reservas territoriales para poder dar el siguiente paso (la construcción de casas) y atender la emergencia. Es decir, a la gente que en estos momentos no solamente es pobre entre los pobres, sino que tiene características que deben llamar seriamente la atención. Estamos hablando de adultos mayores, discapacitados, madres y padres solteros”, enfatiza.

La adquisición de reservas territoriales, reconoce, no solucionaría el problema de vivienda en la entidad, pero al menos mitigaría un poco la demanda.

Loza Ochoa recuerda el compromiso del gobernador Rubén Rocha Moya de adquirir 20 hectáreas de terreno en Mazatlán, Culiacán, Ahome y Guasave.

Si es así, advierte, que se compren antes de que comience el proceso electoral para evitar que los sin casa sean usados como mercancía política.

“Esperemos que gobierno también pueda responder antes de que se dé el Grito de Independencia, de otra manera estaríamos apostando a que el proceso llegue, nos ahogue y nos confunda. Este movimiento no puede admitir este tipo de cosas”, puntualiza.

Artículo publicado el 03 de septiembre de 2023 en la edición 1075 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1111
GALERÍA
Organizaciones, medios de comunicación y periodistas exigieron al Estado Mexicano extraditar a Dámaso López Serrano, el Mini Lic, para que sea juzgado por el asesinato del periodista Javier Valdez.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

Noticias

Secciones

Suplementos

Columnas

Contacto

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.