Cine: ‘El Rey Mono’

cine el rey mono

Desde su nacimiento, Rey Mono se da cuenta que es diferente, y lo comprueba cuando los de su misma especie lo rechazan y excluyen. Para demostrar su esencia y poderes, asume el reto de vencer a 100 demonios, tarea a la que se le une Lin, una chica con dudosas intenciones que, supuestamente, lo admira y sueña con ser su asistente. En su intención de conseguir la inmortalidad, Rey Mono debe luchar, también, con dioses y dragones, aunque su mayor desafío es deshacerse del ego y la arrogancia que lo caracteriza.

Lea: Cine: ‘Medios hermanos’

Con una de las historias más famosas y significativas de la mitología china, que se encuentran en El viaje al Oeste de Wu Cheng’en, de la que existen varias versiones en diferentes formatos, y la cual, se supone, inspiró a la caricatura Dragon Ball Z y su personaje Gukú, de la mano de Pearl Studio (responsables de Kung Fu Panda 3), Netflix programa El Rey Mono (The Monkey King/China/2023), dirigida por Anthony Stacchi, una película venida a menos, con una trama aburrida, enfadosa, cansada y molesta, con un protagonista engreído, que ni en el último momento cede ante la humildad.

Visualmente, la cinta escrita por Steve Bencich y Ron J. Friedman no está mal, aunque hay que considerar que las posibilidades digitales para la animación son muchas y, actualmente, en la generalidad, se aprovecha y explota bien ese recurso. Si bien la historia no es original, acierta en el abordaje de temas como el egoísmo, la arrogancia, el individualismo y la antipatía, de los cuales siempre es oportuno reflexionar, más en esta época que pareciera que son de los distintivos de la sociedad.

Aun con sus referentes religiosos y las buenas intenciones que pudieran surgir de ahí, la película tiene sus desventajas que, finalmente, la llevan a no disfrutarla. La principal de ellas tiene que ver con los personajes principales, que carecen de fuerza, consistencia y no logran conectar, realmente, con el espectador. Rey Mono es muy insistente y recurrente en mencionar sus extraordinarias habilidades y que está por encima de los mortales, por lo que se cree merecedor de reconocimiento. Son tantas las veces que lo dice, incluso a la misma persona, que el filme aburre. Además, su terquedad y efusividad lo alejan mucho de alguien a quien se le deba respetar.

Aunque su pasividad y seriedad la diferencian de Rey Mono, las intenciones de Lin y de lo que se vale para conseguirlas no son tan distintas de las del ser que supuestamente admira. También, la chica procede con ventaja, engaña, miente y traiciona en favor de su pueblo, según, por una buena causa, y eso la posiciona igual que a Mono: como alguien egoísta, a quien no le importa como afecte a los demás, con tal de lograr su objetivo.

Con una estructura narrativa sencilla, casi nulas escenas con derroche de acción o donde se vean intensos e interesantes enfrentamientos (ni en el clímax), personajes débilmente estructurados (dioses, demonios y dragones carecen igualmente de fuerza), canciones nada llamativas y chistes sin gracia, es muy poco lo que ofrece El Rey Mono, ni si quiera la posibilidad de permanecer más de hora y media en la memoria. Véala… bajo su propia responsabilidad, como siempre.

Artículo publicado el 27 de agosto de 2023 en la edición 1074 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1112
GALERÍA
Organizaciones, medios de comunicación y periodistas exigieron al Estado Mexicano extraditar a Dámaso López Serrano, el Mini Lic, para que sea juzgado por el asesinato del periodista Javier Valdez.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

Noticias

Secciones

Suplementos

Columnas

Contacto

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.