La última ‘Cruzada’

LIBROS DE TEXTO. El pretexto de la derecha.

Pensaron que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador sería uno más en la lista de mandatarios que han llegado al poder para satisfacer sus deseos de riqueza y poder, suponían que sus propuestas y ofrecimientos de campaña quedarían como ofrecimientos vacíos, tal cual había sido siempre en las campañas políticas del México moderno, que una vez en la silla presidencial las cosas seguirían con esa “normalidad” del gatopardismo, tan funcional entre los gobiernos del PRI y del PAN. Ohhh sorpresa, se llevaron el chasco de su vida.

Apenas inició AMLO, echó atrás el “negocio del siglo”, el aeropuerto de Texcoco, y aunque su cancelación costó mucho dinero público, más hubiera costado mantenerlo, como sucedió con el tren suburbano Cd. de México-Toluca que, con el mismo sistema, a junio del presente año lleva un incremento del 186 por ciento. Fue su primera gran batalla y, salió victorioso. Lo mismo sucedió con cada una de las iniciativas que tomó para “enderezar” el rumbo y la situación del país: el combate al huachicoleo, que costaba a las finanzas públicas entre 60 mil a 80 mil millones de pesos; la cancelación del barril sin fondo del fraude, el robo y la simulación panista y peñista de las guarderías subrogadas, a costa del desmantelamiento de las prestaciones correspondientes del IMSS y del ISSSTE; el rescate financiero y operativo de PEMEX y de la CFE; la cancelación de las devoluciones de IVA y la condonación de impuestos a los súper poderosos millonarios mexicanos y extranjeros, de donde se han recuperado más de 200 mil millones de pesos al año. Uno por uno los proyectos, las obras, las transformaciones, todas las iniciativas gubernamentales han triunfado, la de ahora no será la excepción.

Así o más claro; la Cuarta Transformación, llegó para quedarse. Ahora a espantar con fantasmas, como dijeron Carlos Marx y Federico Engels, en el Manifiesto, ese sí, Comunista.

“Un fantasma ronda por Europa: el fantasma del Comunismo. Todas las potencias de la vieja Europa se han confabulado en santa jauría contra este fantasma: el Papa y el Zar, Metternich y Guizot, los radicales franceses y los policías germanos”.

Pero no; AMLO no enarbola la bandera del comunismo, sostiene su transformación en el llamado “Humanismo Mexicano”, concepto casi azteca y guadalupano y, sin embargo, la nueva cruzada en su contra revive al mismo fantasma.

Con motivo de los nuevos libros de texto, los que siempre se han opuesto a la educación laica, gratuita, sustentada en los principios de la democracia, la justicia, la igualdad y los avances científicos viven su “gloria”; los viejos caballeros de colón, partidarios del Yunque y del MURO, brazos violentos de la ultraderecha y los radicales de la iglesia, los seguidores del “Castillo de la Pureza” de los Abascal, y tantos íconos de los movimientos contra la educación pública, se han puesto a la cabeza de un movimiento que abarca, por su odio y oposición a ultranza a los gobiernos de las 4T, académicos e intelectuales liberales y “modernos”, viejos partidarios del “nacionalismo revolucionario”, izquierdistas y hasta exguerrilleros; todo sea por golpear la transformación, debilitar al gobierno y sumar adeptos a su descompuesta lucha por el poder. ¡Qué vergüenza!

La historia mexicana por implementar una educación digna, democrática, moderna y científica, es una batalla ideológica que viene de lejos; Benito Juárez en la Constitución de 1857 estableció como principios básicos de la educación pública, la educación laica y la formación del país como una República libre y soberana. Antes que él, la educación era regida por la iglesia católica. La Revolución mexicana sentó bases fundamentales en el Artículo Tercero de la Constitución de 1917, misma que con algunas reformas prevalece hasta hoy. En 1934 el propio Lázaro Cárdenas implementó una reforma educativa de corte socialista, que no pudo prosperar por la cerrada oposición de la iglesia y de viejos caciques del sistema.

Cuando el presidente Adolfo López Mateos en 1959 instaló el sistema de libros de texto gratuitos y obligatorios, igual enfrentó en lo interno y externo fuerzas que lo obligaron a matizar el carácter obligatorio de los libros, para que los interesados y pudientes introdujeran otros de su agrado.
El Artículo Tercero establece: “Toda persona tiene derecho a la educación, el Estado… (la) impartirá y garantizará…Corresponde al Estado la rectoría de la educación, la impartición por este, además de obligatoria, será universal, inclusiva, pública, gratuita y laica”.

Los nuevos libros de texto traen todo esto y más, porque se han actualizado a tono con la transformación por la que atraviesa el país y la modernidad planetaria; pocas protestas y descalificaciones hubo cuando Salinas y Zedillo hicieron cambios de fondo a los libros de texto, para armonizarlos con el “Liberalismo Social”, calificar de mitos hechos históricos como la historia de “El Pípila” y los “Niños Héroes de Chapultepec”, revestir de modernidad y aportación cultural la conquista y las matanzas de millones de indígenas por los españoles, “humanizaron” para denostar, a Hidalgo y Morelos.

Muy aparte son las fallas y errores, ya reconocidos; gazapos, faltas de ortografía, o incluso mal sistema planetario, que por cierto serán aclarados en una próxima fe de erratas; pero con esos pretextos se justifican los “abajo apoyantes”, en su lastimoso apoyo a la ultraderecha, que siempre se ha opuesto a la modernidad científica y al laicismo en la educación, ¡Qué barbaridad!

Artículo publicado el 13 de agosto de 2023 en la edición 1072 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1106
GALERÍA
Más de 120 mil personas, entre locales y de diversas partes de la República se concentraron en el gran malecón de Mazatlán para presenciar el Eclipse Total de Sol.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.