Detalla expolicía federal cómo García Luna permitía el tráfico de drogas, armas y dinero en el AICM

garcía luna dibujo

Raúl Arellano Aguilera, ex elemento de la Policía Federal (PF), testigo en el juicio contra Genaro García Luna en Estados Unidos por narcotráfico, detalló cómo supuestamente se permitía el tráfico de drogas, dinero y armas, de los cárteles de Sinaloa y de los Beltrán Leyva, en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) “Benito Juárez”.

Arellano Aguilera afirmó que vio que Oscar Moreno Villatoro, entonces Director General de Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA), recibía maletas con dólares; asimismo afirmó que Villatoro trasladó su oficina al AICM donde recibía visitas, sobre todo de los directores de los aeropuertos de Tijuana, Baja California; Monterrey, Nuevo León; Guadalajara, Jalisco; Toluca, Estado de México; y, Cancún, Quintana Roo.

“El jefe Villatoro le reportaba a Ramón Pequeño García, al comisionado Facundo Rosas Rosas y al secretario Genaro García Luna”, dijo.

Según el testigo, las visitas de los directores de aeropuertos eran de dos a cuatro por mes y se volvieron aún más “extrañas”, ya que ellos “solían traer un maletín”.

Recordó que en 2007, “había llegado el encargado del Aeropuerto de Toluca. Cuando iba a entrar a la oficina del jefe Villatoro, un compañero salía de la misma y al pasar, chocaron y se le cayó maleta y cuando se abre traía dinero, dólares”.

“¿Qué hizo el encargado del Aeropuerto de Toluca?”, le preguntó la fiscal Marietou Doiuf. “Rápidamente se agachó a recogerlos y corrió a la oficina del jefe Villatoro. Me sorprendió mucho”, dijo el ex policía federal, al explicar que no había un motivo para que una situación así ocurriera.

Mencionó los nombres del “Grupo Especial”, como llamaban otros a quienes solían recibir beneficios, como el comandante Israel Espinoza, el segundo a bordo del aeropuerto; el oficial José Luis Martínez, el oficial Mario Nieto y el oficial Ballón, quienes solían llegar al AICM en automóviles de lujos y comprarse joyas.

“¿Usted con su sueldo de policía pudo comprarse un auto de lujo?”, cuestionó la fiscal Arellano Aguilera.

“No, nunca”, respondió.

“¿Los denunció en alguna ocasión?”, insistió Doiuf.

“No tenía caso que lo hiciera, ya que los jefes estaban conscientes pues la orden llegaba por radio desde la oficina de comando”, agregó el testigo.

Además mencionó que comandantes de la PF que reportaban durante el año 2007, con García Luna, operaban para dejar pasar cargamentos de droga.

“Nos daban una extraña orden por radio […] ¡A partir de este momento por 45 todos en 35!”, el primer número explicó indicaba que “por orden superior” y el segundo era “estar pendientes”.

Arellano Aguilera aseguró que la orden de dejar pasar sin revisión a pasajeros de ciertos vuelos, se extendía por un par de horas y solía coincidir con “vuelos que llegaban de Sudamérica u otros que partían hacia Estados Unidos o Europa”.

Narró que en varias ocasiones observó que algunos compañeros suyos “ignoraban la orden y se desaparecían” durante el tiempo en que se ordenaba la inmovilidad y que ya luego regresaban “con la actitud de estar muy contentos”.

“Llegué a escuchar que estaban contentos, hasta los jefes, jefe Genaro, jefe Facundo, Luis Cárdenas. Están contentos, todos recibieron su parte”, dijo el testigo, en una declaración que fue objetada por la defensa de García Luna y que fue bloqueada por el juez Brian M. Cogan, antes de que fuera traducida del español al inglés, para que lo escuchara el jurado.

“Hablaban de que había pasado la maleta, la 79 o la 40”, códigos que se referían a drogas y dinero, respectivamente.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1099
GALERÍA
un accidente registrado la mañana del 30 de enero en elota dejó un saldo de 22 personas muertas.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.