domingo, junio 26, 2022
  • 00
  • Dias de Impunidad

Cine: ‘La familia perfecta’

cine-la familia perfecta

El orden y la limpieza son fundamentales para Lucía (Belén Rueda), una mujer dedicada a su casa, a su marido Ernesto (Gonzalo de Castro) y a su hijo Pablo (Gonzalo Ramos). Sin embargo, cuando este presenta a su novia Sara (Carolina Yuste), quien no pertenece a su mismo nivel socioeconómico, y anuncia que se va a casar con ella, la fina señora descubre en la familia de su nuera un estilo menos sofisticado, metódico y pulcro de vivir, que al principio no le gusta, por lo que intenta evitar la boda, sin tomar en cuenta que, mientras eso sucede, podría ceder a los encantos de la sencillez y la modestia.

La esencia de La familia perfecta (España/2021) está en el clásico de la literatura Romeo y Julieta, de William Shakespeare, una historia replicada en innumerables ocasiones y formatos, de la cual, si bien se omite el trágico y triste final para los enamorados, se retoma la relación entre dos personas que pertenecen a familias que, comúnmente, no se emparentan.

La directora y guionista y de la cinta, Arantxa Echevarría, recupera lo anterior y entrega una trama que, en sus primeros minutos, no ofrece nada nuevo y solo se limita a contextualizar con base en temas que conectan sí o sí con el espectador: que los padres no estén de acuerdo con la persona que sale el hijo/hija; el matrimonio y lo que implica prepararlo.

La película disponible en Netflix recurre, además, a la comedia familiar, en la que no es necesario profundizar en las temáticas que se abordan y, en lugar de eso, se permite echar mano de estereotipos en las situaciones y los personajes, como las características que describen a cada familia, el área en el que están sus respectivas casas, el comportamiento con la pareja, los alimentos que consumen y cómo los ingieren.

No obstante, Echevarría hace bien en dar un giro a la historia, llevarla a otro rumbo y hacer que valga la pena detenerse a verla, que se sustenta en cómo se asume la vida y qué tanto la goza y tiene sentido para quien la vive, en que unos se preocupan por todo y otros no toman nada a pecho, por lo que, como era de esperarse, la estirada, cuadrada, reprimida, truncada, frustrada e invisible de Lucía, termina seducida, encantada y a los pies de una manera de hacer las cosas que, más allá de disfrutarla, le permite ser y, todavía más, existir y ser visible.

Ese es el discurso que le da valor a la película y no nada más porque muestra a una mujer que toma las riendas de su vida, decide continuar el desarrollo de lo que hizo a un lado para que otros sobresalieran, brillaran y triunfaran, sino que pone en mayúsculas, negritas y subrayado el mensaje que va directo a quienes miran y oyen, pero no ven ni escuchan lo que es urgente entender: las mujeres no son un objeto.

La familia perfecta deja en claro que ellas también sueñan, anhelan y quieren ser y hacer por y para sí mismas; que no son las únicas que pueden desarrollar habilidades de atención y cuidados a los demás; y no son las destinadas a quedarse en casa: su capacidad, competencia y destreza son muchísimo más que labores domésticas, ser esposa y madre. Véala… bajo su propia responsabilidad, como siempre.

Artículo publicado el 22 de mayo de 2022 en la edición 1008 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
RÍODOCE EDICIÓN 1012
19 de junio del 2022
GALERÍA
Destruye FGR en Culiacán 45.9 mil litros y 15.2 mil kilos de sustancias químicas para elaborar drogas sintéticas
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.