martes, junio 28, 2022
  • 00
  • Dias de Impunidad

Cine: ‘Licorice Pizza’

cine Licorice Pizza-1

Lo que para Alana (Alana Haim) es una jornada más de trabajo asistiendo a un fotógrafo en una escuela, para Gary (Cooper Hoffman) es el día que conoce al amor de su vida, a pesar de la significativa diferencia de edad entre ellos: él apenas tiene 15 años; ella ya anda en los 25, y aunque al chico eso no le importa, la chica no quiere problemas. Sin embargo, nada impide que sean amigos y pasen el día juntos, mientras el tiempo se encarga de decidir lo mejor para los dos.

Lea también: Cine: ‘El proyecto Adam’

Licorice Pizza (EU/2021), dirigida, escrita y producida por Paul Thomas Anderson, funciona como un anecdotario de las experiencias de un adolescente intrépido, perseverante y emprendedor. Pareciera que algunas escenas y secuencias no están relacionadas con la historia y que no abonan al objetivo de la cinta, pero contextualizan muy bien esa forma de vida arrebatada, desparpajada y acelerada de Gary, quien, como adolescente, quiere comerse al mundo y aprovecha cada oportunidad.

Lo más disfrutable de la cinta nominada a varios premios (Oscar, BAFTA, Globos de Oro, entre muchos otros) es la presencia de Alana Haim y Cooper Hoffman, dos debutantes en el cine (que lucen como si tuvieran años de experiencia) que solo se dedican a ser ellos mismos, con frescura, soltura y naturalidad –junto a sus hermanas, ella es la vocalista del grupo Haim, del cual Anderson ha dirigido varios videos musicales. Por cierto, la familia de Alana en la cinta es la misma en la vida real, y se dice que la escena en la que ellos están en una comida, a la que va por primera vez un pretendiente de la chica, sucedió de verdad, pero con una de sus hermanas.

Por su parte, Cooper, de 19 años, realmente, es el hijo del extraordinario actor ya fallecido, Philip Seymour Hoffman, quien por lo que se ve, heredó de su padre el talento para actuar. Aunado a que personifica excelentemente a Gary, proyecta una seguridad impresionante frente a la cámara.

Si bien la película, también producida por Paul Thomas, está repleta de cameos y pequeñas escenas de intérpretes experimentados (entre otros, Bradley Cooper, Sean Penn, Maya Rudolph, John C. Reilly), Haim y Hoffman no decepcionan a nadie, sino todo lo contrario: entre que están magistralmente dirigidos por Anderson, tienen un talento nato para personificar o que simplemente se limitaron a ser tal cual en su vida, están estupendos.

Con una excelente fotografía a cargo del propio director junto a Michael Bauman, resalta el diseño de producción, hábilmente realizado por Florencia Martin, quien logra, fielmente, transportar al espectador a esa fascinante década de los 70 –la historia está ubicada en el Valle de San Fernando, California, lugar en el que, se crió Thomas Anderson.

El filme que busca quedarse con las estatuillas a mejor película, director y guion original en los Oscar de este año, y en el que en su banda sonora participa Jonny Greenwood, de Radiohead, no es autobiográfico, pero el compendio de anécdotas propias y ajenas al, también, realizador de Magnolia (1999) y El hilo fantasma (2017), le dan esa sensación: Gary está inspirado en las experiencias de un amigo suyo, un actor infantil y empresario en el área de colchones de agua. Véalo… bajo su propia responsabilidad, como siempre.

Artículo publicado el 27 de marzo de 2022 en la edición 1000 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
RÍODOCE EDICIÓN 1013
26 de junio del 2022
GALERÍA
Destruye FGR en Culiacán 45.9 mil litros y 15.2 mil kilos de sustancias químicas para elaborar drogas sintéticas
COLUMNAS
gamo publicidad
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.