Ex candidatos ‘batean’ a Gerardo Vargas

Ex candidatos ‘batean’ a Gerardo Vargas

Les ofreció empleo a cambio de renunciar a la militancia

Gerardo Octavio Vargas Landeros, el ex secretario general de gobierno con Mario López Valdez, quien ganó la alcaldía de Ahome en una elección en donde el narco operó a su favor intimidando a operadores políticos, fue desdeñado por sus opositores cuando les ofreció un cargo público a cambio de renunciar a la militancia.

De los seis candidatos opositores, tres rechazaron la propuesta abiertamente y dos ya habían renunciado a sus representaciones por lo que estaban dentro de los cooptados, y uno ignoró por completo cualquier acercamiento.

Marco Antonio Osuna Moreno, de la coalición PRI-PAN-PRD, Miguel Ángel Camacho Sánchez, de Movimiento Ciudadano y Angelina Valenzuela Benítez del desaparecido Fuerza por México, negaron incorporarse al gabinete de Vargas Landeros, mientras que José Domingo Vázquez Márquez, del Partido del Trabajo, ni siquiera le ha respondido las llamadas de invitación a una reunión de desagravio, en tanto que Miguel Ángel Carrillo y Francisco Miranda, desde antes habían renunciado a los intereses políticos cediendo a sus seguidores al morenista-pasista.

Antes, Vargas Landeros los había invitado a todos a desayunar, y la reunión había sido amigable, pues según lo explicaron todos, era para intercambiar opiniones sobre las ofertas de campaña, incorporar al gobierno los proyectos comunes y coincidir en los métodos a seguir.

La miel de la reunión inicial poco a poco se fue convirtiendo en hiel a medida que el anfitrión mostraba sus verdaderas intenciones: aplastar a la oposición, ya sea engatusándola con ofertas laborales o cediendo espacios para sus seguidores, pero también dejaba entrever que a la mala era también una opción.

El todavía presidente electo bateó todas las preguntas a modo y algunas disfrazadas de cuestionamientos, cuando en un alarde de trasparencia comodina sentó a su diestra y siniestra a sus convidados a la comilona.

Vargas repitió su discurso, que todo estaba bien, que agradeció la disposición de sus contrincantes, que todos amaban a Ahome y que sus intereses particulares estaban por debajo del gran amor al municipio, que incorporaría al Plan Municipal de Desarrollo algunos proyectos que sus opositores esgrimieron y entre los que recuerda el mejoramiento de los servicios públicos, eliminar la corrupción en los inspectores de la vía pública, parar los abusos policiales y gestionar las obras de reparación de drenaje sanitario y pluvial.

Pero cuando llegó el momento de los acuerdos políticos, Vargas Landeros afirmó que con la 4T no había medias tintas y aseguró que ofrecería empleo si estos declaraban fidelidad a Morena.

-¿Eso implica renunciar a la militancia?

-¡Totalmente!–, respondió con firmeza Vargas Landeros.

La respuesta a aquella condicionante llegó más rápido que una recta.

“¡Nací en el PRI y me quedaré en el PRI. Son 30 años de militancia a la que no voy a renunciar. No vengo a buscar chamba ni empleo. De ninguna manera voy a trabajar en la administración!”, respondió tajante Marco Antonio Osuna Moreno, quien aseguró que su presencia en el lugar era una cortesía política.

Miguel Ángel Camacho Sánchez, afirmó que no abandonaría Movimiento Ciudadano por una chamba en el gobierno, pues esa no era su intención al estar en el lugar.

“Estoy firme en Movimiento Ciudadano. Ni lo piensen. No soy arrastrado. Está loco quien pide renunciar a una militancia por una chamba. Es como si te quisieran imponer una creencia. Ni de jodido”, afirmó en corto Camacho Sánchez, quien en tres ocasiones fue vencido en su carrera por la alcaldía.

Camacho Sánchez aseguró que continuará en Movimiento Ciudadano como oposición.

Angelina Valenzuela Benites, del desaparecido Fuerza Por México, también se negó a sumarse a la administración municipal, pues ella ya era regidora electa.

Afirmó que pretendía tener la voz completa para señalar errores y aciertos de la administración por lo que no aceptaría ninguna oferta de empleo. “Además no estoy a favor del condicionamiento”. Negó que hubiese acudido al encuentro con Vargas Landeros por un interés laboral.

En tanto que Francisco Miranda, quien asumió una candidatura por el Partido Verde Ecologista de México, dijo que la propuesta de Vargas Landeros fue aceptada de antemano, pues antes de la elección ya se había sumado a esa candidatura.

Miguel Ángel Carrillo, quien ostentó la candidatura por el partido Encuentro Solidario (PES) no emitió declaración, pero desde mayo del 2020 ya se había sumado públicamente a la campaña de Vargas Landeros, además de que siempre fue su apéndice.

El alcalde electo salió de la reunión apresuradamente, y no terminó de escuchar cuando todos sus adversarios desecharon su oferta.

Artículo publicado el 17 de octubre de 2021 en la edición 977 del semanario Ríodoce.

Lee más sobre:

Últimas noticias

Scroll al inicio

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.