martes, octubre 19, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad

Cine: ‘CODA: Señales del corazón’

cine-coda

Entre ayudar a sus padres (Marlee Matlin y Troy Kotsur) y su hermano (Daniel Durant) en el negocio de la pesca y estudiar la preparatoria, Ruby (Emilia Jones) se da tiempo de entrar al coro de la escuela, donde, además de practicar, con la ayuda de su estricto profesor (Eugenio Derbez), una de las cosas que más le apasionan, puede estar más cerca de Miles (Ferdia Walsh-Peelo), el chico que le gusta. Sin embargo, llega el momento en el que la aspirante a cantante se ve obligada a decidir entre irse a la universidad a estudiar música y quedarse en su casa para contribuir en el desarrollo de la empresa familiar, en la que ella, entre otras cosas, es traductora del lenguaje de señas.

Con algunas diferencias mínimas, CODA: Señales del corazón (CODA/EU/2021), dirigida y escrita por Sian Heder, es la adaptación estadounidense de La familia Bélier (2014), cinta francesa a cargo de Eric Lartigau, con una historia que luce como una mezcla entre Glee (2009-2015) y Billy Elliot (2000). Con respecto a la primera, ahí está ingresar al coro de la escuela para que el profesor a cargo contribuya a desarrollar el talento y funja como tutor; los conflictos entre los alumnos; las burlas y los acosos hacía la aspirante a cantante; y el enamoramiento entre los intérpretes más sobresalientes.

En cuanto a la cinta británica dirigida por Stephen Daldry y protagonizada por Jamie Bell, ahora es una chica con habilidades para el canto (no un bailarín), quien también es alentada y ayudada por su instructor coral para audicionar en una de las escuelas más importantes en ese rubro; los padres (el papá), igualmente, dificultan la entrada a la prestigiosa institución; hay un conflicto laboral entre los pescadores (ya no de mineros); a Ruby se le pregunta qué siente cuando canta, de manera similar que a Billy, al bailar; asimismo aparecen discos y un reproductor de acetatos.

La película que, curiosa y extrañamente, se quedó con los premios a mejor ficción, ensamble actoral, dirección y el de la audiencia en el Festival de Sundance 2021, funciona y entretiene, porque su historia está hecha para atrapar al espectador con los medios más comunes y tradicionales: la estructura narrativa es sencilla y lineal; indudablemente, la trama es muy predecible; las situaciones (problemas familiares, enamoramientos imposibles o improbables, sueños inalcanzables o de mucho sacrificio, acoso e intimidación entre estudiantes, una familia disfuncional y otra “buena onda”) y los personajes (el “atractivo”, la “rara”, la amiga “libertina”, el profesor “colaborativo”) obedecen fielmente a los estereotipos.

Uno de los aspectos que contribuye a que el filme se sostenga, más allá de su típica trama contada cientos de veces, es su elenco, el cual, en general, interpreta convincentemente a sus personajes (incluido un Derbez cada vez más alejado de sus personajes cómicos), de entre quienes sobresalen los simpáticos y divertidos Marlee Matlin, Troy Kotsur y Daniel Durant, que en la vida real se comunican con el lenguaje de señas –por cierto, CODA en inglés significa Child of Deaf Adults (hijo de padres sordos), ya que en la cinta Ruby es la única de su familia que habla y escucha. Véala… bajo su propia responsabilidad, como siempre.

Artículo publicado el 26 de septiembre de 2021 en la edición 974 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 977
17 de octubre del 2021
GALERÍA
Al menos 11 muertos y más de 10 heridos al caer un autobús en Ecuador
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.