En Salud, toda la atención a infraestructura

QUIRINO ORDAZ. Construir fue la prioridad.

La gestión de Quirino Ordaz fue trastocada por el coronavirus

Quirino Ordaz Coppel en su quinto y último informe de labores presume logros aunque prácticamente en sus dos últimos años de gobierno el sector salud se detuvo por la pandemia del virus SARS-CoV-2.

Lea: Termina administración de Quirino Ordaz con alza delictiva en varios rubros https://bit.ly/3kaagpF

El documento de 450 páginas dedica 25 de ellas al sector salud en donde el gobernador destaca hospitales nuevos para el estado, tres de ellos para Culiacán y uno para Mazatlán. De los tres de la capital ninguno está en funcionamiento. La inversión, además, es federal y por poco más de 3 mil millones de pesos según el documento.

Sin embargo también hubo logros. Por ejemplo, la tendencia de mortalidad infantil anual se mantuvo por debajo de la media nacional; en 2020 se observó una tasa de 4.6 por 1000 NVE (nacidos vivos estimados) y a mayo de 2021 fue de 2.6 por 1000 NVE.

Respecto a las consultas médicas, la cifra fue cayendo desde 2017 y con la pandemia la cantidad fue todavía menor. Por ejemplo, en 2019 se otorgaron un millón 23 mil 494 consultas de primer nivel en unidades de salud. La cantidad bajó en 2020 a 506 mil 211 y hasta mayo de este año acumulan 164 mil 889, con proyección de llegar a casi 716 mil 500.

El avance detenido

Solamente los hospitales General de Mazatlán y de Culiacán pudieron trabajar durante la pandemia. En el caso del puerto, la obra de más de mil 100 millones de pesos pudo servir para atender pacientes con el coronavirus.

Prácticamente desde su apertura se dedicó a atender estos pacientes no solamente de Mazatlán sino de municipios cercanos con 120 camas.

En su informe, Ordaz Coppel destaca ello como un logro.

En el caso de Culiacán, la obra fue entregada a los militares para que operaran el hospital como clínica COVID-19 con solamente 30 camas de las 120 proyectadas. La obra, formalmente no ha sido ni culminada ni entregada y ya durante la primera reconversión el nosocomio fue desocupado y dejado de utilizar hasta que llegó la tercera ola.

Actualmente la obra se encuentra al 99 por ciento de su avance y una inversión por mil 601 millones de pesos.

Otro logro presumido por el gobernador en su informe es el Hospital Pediátrico de Sinaloa. Ese que al inicio de su administración hizo desaparecer su operación mediante el mecanismo de organismo público descentralizado para posteriormente absorberlo mediante los Servicios de la Salud de Sinaloa.

A partir de entonces las carencias y problemas, junto con el cambio de sexenio y la desaparición del Seguro Popular, fueron golpeando a usuarios no solamente del estado sino de entidades vecinas como Sonora y Durango.

Este fin de semana el presidente Andrés Manuel López Obrador vino a la capital del estado a “inaugurar” al Hospital Pediátrico, a pesar de que aún sigue siendo equipado y su funcionamiento todavía no comienza. El avance de la obra es del 98 por ciento y una inversión total de mil 238 millones de pesos.

La siguiente gran obra de infraestructura es la sustitución del Centro de Salud Urbano en Culiacán, obra otorgada a la empresa MT Desarrollo y Construcción, señalada en repetidas ocasiones de modificar contratos una vez licitados.

La obra, según el contrato, debió ser entregada en julio del año pasado y con ello el convenio modificado para su entrega el 5 de noviembre de ese mismo 2020. Sin embargo aún no es entregada. El avance que presenta la obra es del 90 por ciento e inversión por 218 millones de pesos.

El coronavirus

La pandemia marcó prácticamente una tercera parte del período en que Quirino Ordaz fue gobernador. Se han acumulado más de 560 días desde el primer contagio y Sinaloa ha sido de los estados con mayores afectaciones en salud por el virus SARS-CoV-2.

Lea: Baja cobertura educativa en la actual administración estatal https://bit.ly/3hyOCcX

Hubo que habilitar a los hospitales para el tratamiento de pacientes y los servicios de salud en Sinaloa prácticamente han estado avocados a la atención del coronavirus.

En el informe se da cuenta de una inversión mayor a los 241 millones de pesos para hacer frente al COVID-19, monto del cual poco más de 86 millones tuvieron su origen en la Federación y el resto, recurso mezclado entre y estatal.

El informe de Ordaz Coppel presenta datos con corte al el 22 de junio de 2021, con 41 mil 444 casos confirmados de COVID-19, de los cuales se reportan 6 mil 387 fallecidos. Los datos, después de los estragos de la tercera ola, son otros.
Al corte del jueves 9 de septiembre Sinaloa contabiliza 69 mil 765 casos confirmados y 8 mil 188 muertes. Es decir, en poco más de dos meses se registraron en el estado más de 28 mil 300 contagios y más de mil 800 muertes.

Dicho en otras palabras, en ese período de poco más de 2 meses Sinaloa acumuló cerca del 40 por ciento de los casos durante la pandemia y el 22 por ciento de las muertes.

Pero al margen de logros y de infraestructura hospitalaria, lo que marcó la administración de Ordaz Coppel hacia el final de su período fueron los más de 8 mil 100 muertes por el coronavirus. El saldo, más allá de los contagios que nunca pudieron contenerse y esfuerzos casi nulos por parte del estado, son los decesos que siguen acumulándose en una estadística que se ha caracterizado por una sospechosa administración.

Artículo publicado el 12 de septiembre de 2021 en la edición 972 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1108
GALERÍA
Se desató el caos en los Emiratos Árabes Unidos después de que el país fuera testigo de las lluvias más intensas de los últimos 75 años, registrándose en algunas zonas más de 250 mm de precipitaciones en menos de 24 horas
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.