julio 25, 2021 9:08 PM

La falsa benevolencia social de Proman

mochis proman-1

Se negó a recibir un pago por declararse culpable y ahora lo envían a juicio

 

Un tendero acusó de falsa la política de “responsabilidad social” de la empresa Proman, que pretende construir la planta de amoniaco en Topolobampo, al fabricar culpables de un accidente a través de su aseguradora en la que involucra a ex agentes de Tránsito.

Rosario Arredondo Arredondo, padre del adolescente, Ángel Rosario Arredondo Félix, lesionado con al menos dos fracturas en muñeca izquierda y pierna derecha, trauma de cráneo moderado, y escoriaciones en diversas partes del cuerpo, que lo mantuvieron inconsciente durante varios días, dijo que ante el embate de los empresarios foráneos se han defendido, y han comprobado que no llegan al municipio para ayudar como lo pregonan, sino a depredar y pasar por encima de la población.

Su caso, explicó, inició el 22 de enero en la noche en el crucero de Independencia y dren Benito Juárez, en la colonia Olivares cuando su hijo, Ángel Rosario conducía una motocicleta Yamaha, color rojo, con placas AYN82, que se impactó contra una vagoneta Volkswaguen, modelo 2018, propiedad de Proman y conducida por Dino Manuel Vilgas Fernández.

El adolescente se desvaneció unos minutos después del golpe, cuando estaba en el piso, boca arriba, según su narración del accidente.

Aseguró que él conducía por la calle Independencia y cruzó el dren porque el semáforo le indicaba preferencia de paso con luz verde, cuando apareció el carro y choqué.

“Solo recuerdo el carro atravesándose en rojo, y descendiendo al conductor diciendo: perdóname, no te vi, no te vi. Luego desperté en el hospital. No vi más”.

El día del accidente, alguien tomó el teléfono del muchacho y respondió una llamada del padre, que unos minutos después llegó al lugar.

Al arribar al sitio, los oficiales de vialidad no le permitieron estar en la escena y le pidieron se retirara a la clínica Los Ángeles, pues el motociclista estaba inconsciente.

Una vez en la clínica, tuvo que firmar como responsable para que los médicos lo atendieran, pero después lo trasladaron al Seguro Social en donde fue intervenido de las fracturas.

Pasada la emergencia médica, acudió a Tránsito para resolver los daños, pero se encontró con que el responsable era su hijo y no el conductor del vehículo.

Entonces interpuso denuncia por lesiones, mientras que su contraparte lo acusó por daños.

Mientras se integraban los expedientes, los empresarios le ofrecieron 10 mil pesos por el perdón, cantidad que elevaron a 15 mil, pero se negó a aceptarlos pues no se considera el responsable del percance como ellos pretendían hacerlo aparecer.

Además, no tenía por qué pagar, ya que la motocicleta estaba asegurada.

El tiempo transcurrió, y la agencia de tramitación común comenzó la carpeta de investigación, y el hostigamiento aumentó para que aceptaran el pago de Proman.

El padre del lesionado mantuvo la negativa.

Luego, la asegurada entró al quite y lo amenazaron con consignar la carpeta.

La advertencia tampoco lo dobló, y se mantuvo en que no cubriría un daño del que él no era responsable, ni tampoco aceptaría un pago al que no tenía ningún derecho, ya que buscaba un acuerdo justo.

En eso, intentó un acercamiento con los empresarios porque sus reservas de dinero se le agotaron cuando a su hijo le encontraron que la placa insertada en la pierna se había desprendido y requería una segunda operación, pero lo rechazaron.

Por no haber aceptado nada, repentinamente el caso terminó ante un juez de control.

En la audiencia inicial se encontró con que Guadalupe Camacho Torres, un ex agente de vialidad era la parte acusadora por la aseguradora Banorte y que los testigos de estos eran también ex agentes de Tránsito, como también era de la misma camada el responsable de la Central de Comunicación, Juan Beltrán, quien respondió a una que del accidente no había ningún rastro en las bitácoras de servicios y que tampoco había video del crucero porque las cámaras no estaban funcionando.

Arredondo afirmó que para inculparlo, todos los testigos se confabularon.

No obstante, aseguró, se defenderá en los mismos tribunales.

Señaló que al oponerse a recibir un pago para otorgar un perdón a los empresarios, optaron por crear una maraña de testigos falsos que son en los que se finca la acusación pues el reporte del accidente fue elaborado con la versión de uno de los dos conductores, dado que los oficiales no se encontraban en el lugar del percance.

Opinó que Proman no es lo que promueve porque por un lado publica acciones de ayuda social como pago de asistencia médica, gasto en ayuda a comunidades aledañas a la nave industrial, y por el otro se ensaña con los que tropiezan con ellos, y su caso, es ejemplo.

Artículo publicado el 27 de junio de 2021 en la edición 961 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 965
25 de julio del 2021
GALERÍA
Abanderados de México y apertura de juegos Olímpicos Tokio 2020 sin público
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.