febrero 25, 2021 3:45 PM

Una raya más al tigre

'QUÍMICO' BENÍTEZ. Pataleo verbal.

Se le ve molesto. En su imaginario siente que le robaron la candidatura de Morena para gobernador. No se detiene a reflexionar porque quizá no está en su ADN un espíritu autocrítico. Y es que se maneja bajo la máxima de que a río revuelto ganancia de pescadores. Esgrime el argumento de que ganó la encuesta abierta de preferencia electoral pero no muestra lo que él exige a Mario Delgado, dirigente nacional de Morena: los resultados. Sus propios datos. No, va por los titulares de la prensa o el micrófono de una cabina de radio. De Choix a Escuinapa. No se sabe si lo hace con recursos propios o del ayuntamiento. Bastaría que cobrara su sueldo de alcalde por actividades partidarias. Pero sería una incongruencia rotunda e ilegal hablar de robo, cuando él usa personal y recursos materiales del ayuntamiento para ir en su cruzada de inconformidad en el estado. Ya la síndica tendrá que revisar esas cuentas y ver si pidió permiso al cabildo, si utilizó la camioneta todo terreno, las facturas de la gasolina, los acompañantes, si son funcionarios o trabajadores municipales. Transparentar, transparentar, cómo el alcalde exige a los dirigentes de su partido. Sabe que el tiempo y el malestar le sirven para sus objetivos. Hay inconformidad de Nuevo León a Colima, de Baja California a Guerrero y Michoacán. Ya veremos, la respuesta que da el CEN de Morena, que de entrada alguien ha dicho “esto no es el PRD, no es asunto de tribus”. Y, claro, en esa lógica se deben respetar las instancias de decisión partidaria.

Pero, no, lo que habla de la baja institucionalización de Morena. De que muchos de sus militantes, o mejor de sus candidatos, si no ganan quieren arrebatar. Y es el caso del alcalde de Mazatlán. Un personaje que esperaba la bendición, la palmada, el cierre del ojo de López Obrador. Lo que nunca llegó en los viajes del presidente a Sinaloa, ni en los intentos de ser recibido en Palacio nacional, donde nunca fue aceptado y por lo tanto ese era el mensaje. “No tienes mi apoyo”, más claro ni el agua. Y en su cruzada, no sería raro que le manden como señal un “estate quieto”, cuando su gobierno tiene causas abiertas por corrupción y violencia política de género. El argumento que le dio Mario Delgado para no ser considerado como precandidato.

No sería raro, entonces, que en estos días de agitación y viajes por el estado, apareciera la sentencia definitiva de la sala regional del TEPJF que lo llevará a caer en la lista negra que lo pondría fuera de cualquier candidatura. De la política. Y eso significará salir por su puerta trasera. La de la vergüenza pública y la deshonra política. O sea, con su actitud belicosa, está quemando naves, aliados, futuro, tranquilidad.

Pero ¿qué podría haber detrás de su actitud beligerante cuando sabe que la encuesta no le benefició, sea porque favoreció a Rubén Rocha o porque no estuvo en el ánimo de los potenciales electores? Menos en la decisión de AMLO. Y hay como posible explicación solo de tres: se creyó su mentira y ahora va en una desaforada fuga hacia adelante; sigue la estrategia de que presionando puede vender más caro su renuncia al empecinamiento, seguir la ruta de descalificación de los procesos internos de Morena y de esa forma, blindarse ante las denuncias de distinto tipo, que pueden hasta comprometer su libertad sobre todo cuando la opacidad y la falta de trasparencia ha sido la constante de esta administración que ofreció el cambio y terminó haciendo lo mismo incluso en algunos casos superando.

La administración obradorista se ha caracterizado por hacer de la lucha contra la corrupción en la política su principal bandera. Esta semana simplemente llamaba la atención al fiscal Gertz Manero por su lentitud para entregar a un juez los expedientes judiciales de los casos de Odebrecht y los ex presidentes. Sin embargo, tarde que temprano tendrá que volver la vista hacia los gobiernos de Morena que han exhibido sus impudicias, su frivolidad y la lejanía de esa lucha estratégica del obradorismo. Y, no va a tardar mucho, el presidente lo necesita para mostrar que la lucha contra la corrupción no se detiene con los de casa y habrá de decir que ellos están doblemente obligados.

En definitiva, aceptar las presiones que ejerce el Químico Benítez, es entrar a su juego y eso por salud para la campaña de Morena lo mejor es esperar a que los órganos de justicia partidista hagan su trabajo y la política electoral siga su curso con sus ritmos y tiempos. Al tiempo.

Artículo publicado el 10 de enero de 2021 en la edición 937 del semanario Ríodoce.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 943
21 de febrero del 2021
GALERÍA
Emma Coronal, esposa del 'Chapo' Guzmán en Juicios
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos