abril 17, 2021 4:48 PM

Malayerba: Sin regreso

malayerba-sin regreso-1

Mucho dinero y su familia, eran lo más importante que tenía el empresario. Tranquilo, con buena posición e imagen pública y un negocio muy próspero que le estaba dando para el resto de sus vidas y las de sus hijos y más, mucho más. Un dinero sin mancha le daba la garantía de asomarse a la calle, andar sin escoltas, optar por la apacibilidad de una vida entre sus operaciones mercantiles, los hijos y la esposa.

Lea: Malayerba: 33 años https://bit.ly/3i64Itz

Esa tarde sonó su teléfono celular. Tenemos a tu hijo. Era el hijo mayor, único varón, buen estudiante y mejor profesionista. No es posible, contestó. Pensó que era una extorsión y prefirió colgar. Me están mintiendo, musitó. Llamó al teléfono de su hijo. Nada. Llamó otra vez. Es que no puede ser. Lo dijo ya en voz alta, como quien protesta en medio de la calle.

Amor, le dijo a su esposa por el auricular, sabes dónde está el júnior. No, ni idea. Colgó rápido. No quería preocuparla. Antes de que volviera a llamarle sonó su cel. Eran ellos. Amigo, no haga desmadre ni escándalo. No se equivoque. Pobre de su hijo si llama a la policía. Esto lo podemos arreglar usted y yo, sin problemas. Yo tengo a su hijo y usted tiene mucho dinero y yo quiero ese dinero. Le voy a entregar a su hijo enterito. Ni siquiera lo hemos tocado, lo vamos a tratar bien. Pero eso le va a costar. Cuánto, preguntó. Todo.

Le dijo a su esposa y a sus hijas. Hay que pagar, respondió para sí. Se preguntó qué pasará si acudía a la unidad antisecuestros de la policía. Mucha corrupción e incapacidad. O complicidad. O no sé. Desesperado, le dijo a otro empresario a quien le tenía mucha confianza. Paga, le recomendó. Tu hijo no tiene precio pero esos cabrones no tienen madre.

Cuando le volvieron a llamar, le dijeron cuánto querían por dejar libre al joven. Él fue más allá: agresivo, decidido a recuperar a su vástago, temiendo lo peor, les contestó les doy todo. Todo lo que tengo. Todo mi dinero. Díganme cómo se los hago llegar. Nada de policías, ya sé. Nadie sabe. Solo ustedes y nosotros. Les doy todo, pero déjenlo en paz y con vida. Pidió hablar con él y se lo pasaron. El muchacho lloraba pero estaba bien. Aceptaron el trato y convinieron la entrega mutua. Se llegó el día. Millones y millones y millones, en costales de lona. Al rato apareció el hijo, vivo y sin lesiones físicas.

Estaban borrando ese episodio trágico, cuando volvieron a llamarle. No nos diste todo, cabrón. Ahora tenemos a tu hija. No lo podía creer. Era demasiado. Le habló a un especialista. Un profesional. Mátalos a todos, porque no me van a dejar en paz. Prefiero pagarte a ti, no a ellos. El sicario le dijo no son cinco ni ocho: son unos veinte los que están metidos. Mátalos. Así lo haré, pero usted se tiene que ir del país. Tragó gordo.

Columna publicada el 10 de enero de 2021 en la edición 937 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 950
11 de abril del 2021
GALERÍA
Estallan protestas en EU por muerte de afroamericano
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos