abril 17, 2021 10:22 PM

Psicosis post COVID: de sobrevivientes a pacientes psiquiátricos

medico-covid

Los casos no son muchos, pero se presentan en todo el mundo y la relación es clara; existe. Y no, no es esa “psicosis colectiva” relacionada a pequeños miedos, esa que disparó las compras de papel higiénico y maruchan, la que se relaciona con el exceso de información o la ignorancia.

Lea: Mortalidad por COVID en México, la suma de todos los males https://bit.ly/38msPRP

Hay casos de verdadera psicosis, con diagnóstico médico de por medio y que se presentan en etapas posteriores al contagio, alrededor de dos semanas después. “Supongo que cualquier lugar que vea COVID probablemente verá esto”, dijo el Dr. Colin Smith del Centro Médico de la Universidad de Duke en Carolina del Norte.

El doctor Smith atendió el primer caso de psicosis de nueva aparición asociado a COVID-19. Una mujer de 36 años, empleada de un centro de enfermería y que había resultado positiva en la prueba del coronavirus, dio síntomas de psicosis cuatro días después de los resultados de dicha prueba, aunque ella no tenía antecedentes psiquiátricos.

Tras notar los cambios en su comportamiento, la paciente fue canalizada a psiquiatría, donde se le diagnosticó un cuadro de psicosis. Ella presentaba delirio de persecución y disminución de sueño. Sus delirios se dirigían principalmente a su pareja y se centraban en la seguridad de sus hijos y sus finanzas personales. Creía que su pareja estaba intentando secuestrar a sus hijos y robar su dinero de estímulo COVID-19.

Otro caso de nueva aparición relacionado con COVID-19 se dio en Nueva York, una de las ciudades más golpeadas por el virus. La paciente de 42 años, madre de cuatro hijos y sin antecedentes psiquiátricos, imaginaba a sus hijos muriendo: uno atropellado y otro decapitado. “Era como si estuviera viendo una película, como Kill Bill”, dijo el doctor Hisam Goueli, quien tratara el caso.
Pero sus síntomas de psicosis no aparecieron de inmediato, ella se infectó en primavera y no tuvo muchas complicaciones. Fue meses después cuando escuchó una voz que le dijo que se suicidara y luego le sugirió matar a sus hijos.

Físicamente, la mayoría de estos pacientes no se enfermaron mucho por COVID-19, indican los informes. Los pacientes que trató el Dr. Goueli no experimentaron problemas respiratorios, pero sí síntomas neurológicos sutiles como hormigueo en las manos, vértigo, dolores de cabeza o disminución del olfato. Luego de dos semanas hasta varios meses después, dijo, “desarrollan esta psicosis profunda, que es realmente peligrosa y aterradora para todas las personas que los rodean”.

Un estudio británico de complicaciones neurológicas o psiquiátricas en 153 pacientes hospitalizados con COVID-19 encontró que 10 personas tenían “psicosis de nueva aparición”. Otro estudio identificó a otros 10 pacientes en un hospital de España en condiciones similares.

Por la poca evidencia, se espera que los casos de psicosis de nueva aparición afecten a un grupo pequeño de personas, pero es una realidad que el problema existe y ya es considerado como una variante más del cómo el SARS-CoV-2 puede afectar la función cerebral y la salud mental.

Los síntomas de afectación mental se pueden presentar en pacientes con cualquier nivel de complicación tras el contagio, semanas o meses después de haberlo superado. Esto afecta las capacidades de la persona para llevar una vida normal o incluso al trabajar. Además, no se sabe exactamente cuánto duran o cómo tratarlos.

 

Posible relación con el sistema inmune 

Los expertos creen cada vez más que los efectos relacionados con el cerebro pueden estar relacionados con la respuesta del sistema inmunológico del cuerpo al coronavirus y posiblemente con problemas vasculares o aumentos repentinos de inflamación causados por el proceso de la enfermedad.

El Dr. Robert Yolken, experto en neurovirología de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, en Baltimore, dijo que, aunque las personas pueden recuperarse físicamente del COVID-19, en algunos casos su sistema inmunológico puede no poder apagarse o permanecer activo debido a “un retraso en la eliminación de una pequeña cantidad de virus “.

Puede depender de qué región del cerebro afecte la respuesta inmune, “algunas personas tienen síntomas neurológicos, otras personas, psiquiátricos, y muchas personas tienen una combinación” agregó el doctor Yolken.

La activación inmune persistente también es una explicación principal de la confusión mental y los problemas de memoria que acosan a muchos sobrevivientes de COVID, y Emily Severance, experta en esquizofrenia en Johns Hopkins, dijo que los efectos cognitivos y psiquiátricos posteriores a la infección podrían resultar de “algo similar que sucede en el cerebro”.

Artículo publicado el 03 de enero de 2021 en la edición 936 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 950
11 de abril del 2021
GALERÍA
Estallan protestas en EU por muerte de afroamericano
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos