diciembre 3, 2020 9:13 PM

Más de Cien…mentiras

CIUDAD DE MÉXICO, 06NOVIEMBRE2018.- Se realizó la Ceremonia de Otorgamiento de las Condecoraciones Servicios Distinguidos y a la Distinción Naval 1/ clase al Presidente Enrique Peña Nieto, el evento se realizó en la Explanada Damián Carmona en el Campo Militar 1-A, el evento fue encabezado por el General Salvador Cienfuegos Cepeda, secretario de la Defensa Nacional y el Almirante Vidal Francisco Soberón Sanz, secretario de Marina.
FOTO: ILSE HUESCA /CUARTOSCURO.COM

A partir de ahora los mensajes que fluyen sobre el general Salvador Cienfuegos Zepeda entran en un terreno pantanoso. Resbaladizo. Fangoso. Dejan de ser información y se convierten en contenidos inverificables.

Lea: El Ejército en la órbita del narco https://bit.ly/2J3qgJX

Cada vez será más difícil saber cuánto de los dichos se sostienen con hechos y cuántos otros entran en el terreno de la especulación, de las confusiones o de las simples mentiras.

El día de su detención, el jueves 15 de octubre por la tarde-noche en México, fue el último minuto para conocer información certera y verificable. Al día siguiente todo se tornó un caos, empezaron las más de cien mentiras. Algunas veces de manera deliberada y otras por el desconocimiento.

¿Cuántos delitos le imputan? Unos medios aseguraban la mañana del viernes que eran siete, Ríodoce publicó que cinco, basándose en el expediente de acusación. Otros más señalaban sus vínculos con el cártel de Sinaloa y otros con los hermanos Beltrán Leyva.

Una semana después abundan mensajes señalando que en el juicio del Chapo se refieren al general que rechazó sobornos y que se trata de Cienfuegos, pero porque estaba ya en acuerdos con el grupo antagónico de Guzmán Loera, los Beltrán.

Nada es verificable aún. Tampoco lo será si la Fiscalía revela algunas de sus pruebas. Hoy todo requiere verificación, un ejercicio de pinzas en un pajar.

Las cuatro estrellas de Cienfuegos cayeron en un abismo. Aun así todavía hay quienes lo defienden. Al menos tres funcionarios de sus tiempos han salido a la luz pública en su defensa en los días posteriores a su captura en un aeropuerto de los Estados Unidos. Miguel Ángel Osorio Chong, entre ellos, fue el Secretario de Gobernación en ese periodo.

Pero su jefe directo, Enrique Peña, se mantiene en silencio. Callado se defiende mejor, pensará el ex presidente.

No hay forma de detener la andanada de especulaciones. El debido proceso y la presunción de inocencia quedan a un lado en cualquier asunto de este nivel. Detención es igual a culpabilidad. Acusaciones son certezas.

Y no se trata de correrse al lado contrario, el de la defensa, sino entender que en los tiempos del exceso de contenidos y mensajes se vuelve imposible encontrar la información. Aquí todo se corre al terreno de la especulación.

Los criterios, las opiniones, las certezas, se van construyendo con lo que se escucha y se ve, con lo que se cree o se desecha. Por eso ahora los mensajes abundan, y es muy fácil hacer creer a otros de un titular, de un falso dato, o de una afirmación.

Cada vez se pone más complicado derribar mitos, fortalecer datos certeros, ante tanta basura de contenidos. Esto va más allá de las noticias falsas, como tranquilamente se denominan. O de la post-verdad, como presuntuosamente se afanan otros.

Cienfuegos está acorralado. Tal cual él mismo supo de Genaro García Luna, un año atrás. Dos hombres poderosos, que buscaron refugio o vacaciones en los Estados Unidos, reducidos a simples acusados. Peor aún por delitos relacionados con lo que se suponía estaban encargados de combatir.

Margen de error

(Shhh) El silencio de Enrique Peña Nieto no es una sorpresa. Como ex presidente no se pronuncia en ningún asunto. Cuando fue detenido su Director de Pemex, Emilio Lozoya, guardó silencio; lo mismo cuando hizo acusaciones directas contra el círculo íntimo y contra él mismo. Tampoco dio señales en la reciente propuesta de encuesta para enjuiciar a ex mandatarios, que propuso López Obrador.

Lea: Cienfuegos bit.ly/3dHLZm4

Peña Nieto no es un viejo, al contrario, es un privilegiado que alcanza el retiro laboral a una edad muy temprana. Y aunque no es un viejo se sostiene en la vieja escuela: Los ex presidentes en México hacen un voto de silencio. Callan. Aguantan.

Por tanto, al ser detenido su Secretario de la Defensa, ni siquiera parpadeó. Al menos no públicamente. Contrario al activismo que suele mostrar Felipe Calderón, él por twitter se encarga de ofrecer posicionamientos, reclamar, incluso armar ataques a sus contrincantes políticos.

Hoy el ex presidente panista Calderón ya no está solo en los señalamientos que terminan por alcanzarlo en su gestión, lo acompaña también Peña Nieto. Porque por más que se deslinden de sus colaboradores, resultan ambos manchados al tener en su equipo cercano a funcionarios acusados de delitos graves en otro país.

¿Hasta dónde Enrique Peña resultará implicado? Es prematuro aun para cualquier señalamiento. Lo que tendrá que asumir de entrada es un desprestigio enorme a su gestión presidencial. Lo mismo con Calderón y su guerra contra el narco.

Mirilla
(No está solo) Así como Genaro García no está solo en la acusación en su contra, al menos dos de sus cercanos colaboradores aparecen en la misma acusación, es seguro que lo mismo ocurrirá con Salvador Cienfuegos, lo que se convertirá en un rebrote de conexiones.

Hay dos caminos en estos casos. Uno, que los acusados intenten defenderse y enfrenten el juicio, lo que permitiría que la investigación de los fiscales se conozca y se vuelva pública, así como los argumentos de la defensa. O, por el contrario, lleguen a un acuerdo aceptando las acusaciones y ofreciendo información que apunte a otro personaje en la gran telaraña de corrupción que se tejió desde el poder.

En ambos casos, como también pasó con el juicio del Chapo Guzmán, lo más probable es que no tengan repercusiones en México cualquier señalamiento. Lo cual resulta lamentable (PUNTO)

Columna publicada el 25 de octubre de 2020 en la edición 926 del semanario Ríodoce.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 931
29 de noviembre del 2020
GALERÍA
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos