noviembre 27, 2020 1:59 AM

Cine: ‘Mucho mucho amor: La leyenda de Walter Mercado’

walter mercado

El saber las condiciones en las que se estará en algunos años o conocer el futuro, pareciera una de las grandes fascinaciones del ser humano, de ahí que muchas veces los datos científicos no son suficientes para opacar las intuiciones, deducciones, corazonadas o la “sobrenatural capacidad” que algunos aseguran tener para interpretar las manchas del café, las líneas de las manos o los horóscopos.

Los elementos necesarios para que este tipo de prácticas funcionen y para que quienes se dediquen a ellas tengan muchos seguidores, pueden ser muchos: fe ciega, ignorancia, la (coincidencia en) la comprobación de una predicción, una buena propaganda y un sinfín más, pero un ingrediente, sin duda, indispensable, es una enorme capacidad de convencimiento: una manera especial y específica de hablar, de la que no puede prescindir quien se haga llamar astrólogo, adivino, brujo, chaman, tarotista, lector de cartas o lo que se le parezca.

Lo anterior lo tenía Walter Mercado, por eso, el hablar de manera espontánea y auténtica por 15 minutos acerca de los horóscopos, en un programa de televisión al que estaba invitado para un tema distinto, hizo que, de inmediato, uno de los directivos le diera un espacio diario para él solo. De un cuarto de hora, muy pronto, el segmento se extendió a una completa, y la fama, la popularidad y, sobre todo, la credibilidad en el puertorriqueño la avalaban millones de personas de diferentes países. Sin embargo, un día, simplemente, desapareció sin dejar rastro.

La personalidad histriónica; los movimientos de las manos; el énfasis en las palabras; el tono sereno de su voz; la vestimenta colorida, brillosa y voluminosa; las enormes y extravagantes capas; y un discurso fluido, hacen que sí o sí cualquiera se quede atónito ante el televisor, con un personaje que encanta, embelesa y envuelve, como también lo hace el documental Mucho mucho amor: La leyenda de Walter Mercado (EU/2020), dirigido por Cristina Costantini y Kareem Tabsch, que aborda la vida personal y la carrera del astrólogo bonachón, querido y respetado, que se volvió un referente obligado por varias décadas, el cual pareciera tomar fuerza después de su muerte.

Es claro e indiscutible el éxito de, si no el más, uno de los adivinos más famosos y de mayor credibilidad, así como las razones por las cuales llegó a la cúspide, la gran influencia que tuvo en otros de su gremio y en segmentos/programas de televisión de ese corte. Igualmente, es evidente la intención del filme de, más que reconocer y hablar bien, es mitificar/enaltecer/homenajear al extravagante consejero al que su asistente traicionó al grado de robarle su nombre artístico –no hay un solo aspecto negativo que se diga de Walter, sino todo lo contrario, amigos, familiares, compañeros y conocidos se refieren a él, casi, como un mesías.

Las generaciones mayores apelarán a la nostalgia para caer ante los encantos de las imágenes fotográficas y de video de la vida y la carrera de Mercado, y todo lo que se dice de él; los más jóvenes recurrían a los memes difundidos por internet para reconocer a la persona que asocian con su abuelita. Lo que es un hecho es que no se necesita creer en los horóscopos, evocar el pasado, ni conocer a Walter para disfrutar del documental disponible en Netflix. No se lo pierda… bajo su propia responsabilidad, como siempre.

Artículo publicado el 26 de julio de 2020 en la edición 913 del semanario Ríodoce.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 930
22 de noviembre del 2020
GALERÍA
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos