domingo, septiembre 19, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad

El ‘Quillo’ seguirá proceso penal por armas

quillo

El acusado de asesinar a Javier Valdez, Juan Francisco Picos Barrueta, seguirá el otro proceso penal que tiene vigente por portación y posesión de armas y cartuchos.

Lea: El ‘Koala’ admite asesinato de Javier Valdez; lo condenan a 14 años de prisión https://bit.ly/2PFzSLz

El Quillo intentó revocar el auto de vinculación a proceso pero el Tribunal Colegiado en Materia Penal determinó que los datos de prueba sí son suficientes para procesarlo.

Esa acusación es por el aseguramiento de un arsenal en un motel en Mazatlán, en julio de 2017, dos meses después del asesinato del periodista.

El Quillo estuvo en el lugar con su grupo de pistoleros y logró escapar.

En el vehículo Jetta blindado que conducía y que quedó en el motel, localizaron 18 armas de fuego largas, un fusil lanzagranadas calibre 40, 16 cargadores calibre 7.62×39, 452 cartuchos, 14 cargadores para fusil calibre .223 y 293 cartuchos del mismo calibre.

Según testigos, el Quillo y su grupo huyeron de Eldorado donde trabajaban para Los Dámaso, debido a que se enteró que los hijos de Joaquín el Chapo Guzmán, habían ordenado asesinarlo.

JETTA BLANCO. Blindaje para el  jefe.    

La madrugada del 5 de junio salió de Eldorado rumbo a San Javier, San Ignacio, en un Jetta blindado acompañado de cuatro personas más y una camioneta Ram color arena con cinco sicarios a bordo.

Lea: El ‘Koala’: primera sentencia condenatoria https://bit.ly/2RjJM6m

Según la declaración de un testigo, el Quillo quiso ir a Mazatlán para luego en la mañana salir hacia San Javier por lo que llegaron a un motel del puerto y le asignaron la habitación 119 y más tarde llegaron los que viajaban en la Ram.

Los tripulantes de la Ram dejaron la camioneta en la entrada debido a que llegaron elementos de la Policía Municipal y Estatal Preventiva y huyeron.

Según un testigo el Quillo andaba desesperado porque la camioneta Ram no llegaba y salió de la habitación para ver si ya estaba en el lugar pero al notar la presencia de los policías volvió a entrar y cerró el portón.

El Quillo y sus acompañantes abordaron el Jetta pero los policías tenían bloqueada la entrada por lo que lo que junto con otra persona abordó un taxi que se retiraba del lugar y el resto de los sicarios siguieron hacia la salida a pie.

“Salió de la habitación y abandonó la misma en compañía de alguno de sus acompañantes, en tanto que los demás compañeros fueron interceptados por elementos de la Policía municipal y fueron puestos a disposición del Juez de Barandilla, esto según registros que obran en la carpeta de investigación, por alterar el orden público”.

El Quillo fue detenido en agosto de 2017 en posesión de armas en Mexicali.

En la camioneta Ram localizaron un fusil calibre 7.62×39 milímetros, 13 cargadores del mismo calibre, 295 cartuchos, 12 cargadores y 253 cartuchos calibre .223 y 156 cargadores calibre 7.62×51 milímetros.

En febrero de 2018 la Fiscalía General de la República ejecutó una orden de aprehensión en su contra por las armas aseguradas en el motel y el 28 fue vinculado a proceso penal por los delitos de portación de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército, Armada y Fuerza Aérea y posesión de cartuchos de uso exclusivo del Ejército, Armada y Fuerza Aérea.

LAS ARMAS DEL ‘QUILLO’. Evidencias.

En la continuación de la audiencia inicial el Quillo declaró que no había participado en los hechos que imputaba el Ministerio Público.

Aseguró que él vivía en Tijuana, Baja California, donde conducía una camioneta GMC Yukon, sus hijos estaban inscritos en un colegio de esa ciudad y su esposa y su suegra vivían con él.

Dijo que en Tijuana se dedicaba a la compra piezas de carro que enviaba a Culiacán.

Su esposa  y su suegra también declararon y ambas dijeron que en esa fecha vivía en Tijuana y que él se dedicaba a la mecánica.

El Juez consideró que los testimonios no eran razonables para conformar que él se encontraba en esa ciudad el 5 de julio.

Uno de los acompañantes del Quillo rindió su declaración y confirmó que estuvieron en el motel e identificó al acusado en las imágenes de las cámaras de vigilancia del lugar que fueron proyectadas en la audiencia.

El abogado defensor promovió un amparo contra el auto de vinculación pero le fue negado y solicitó una revisión al Tribunal Colegiado en Materia Penal.

Los magistrados resolvieron confirmar la negativa de amparo por lo que el Quillo seguirá el proceso penal.

“Con base en las reglas de la lógica y las máximas de la experiencia, los antecedentes expuestos por el agente del Ministerio Público Federal, ponderados en su conjunto de manera natural, hasta este momento procesa, son aptos y suficientes para la emisión del auto de vinculación a proceso”, señala la sentencia.

Cuatro meses después de ser vinculado a proceso, en junio, la FGR ejecutó otra orden de aprehensión por el asesinato de Javier Valdez.

El Quillo está acusado de disparar contra el periodista el 15 de mayo de 2017.

El 23 de marzo pasado estaba programada la audiencia intermedia en la que los fiscales y defensores darían a conocer las pruebas que presentarán durante el juicio.

La FGR propuso al Quillo una reducción de la pena en un procedimiento abreviado a cambio que de que rindiera una declaración sobre Dámaso López Serrano, el Minilic, pero la rechazó.

En el juicio la Fiscalía solicitará al Juez imponer la pena máxima de 50 años.

El otro involucrado, Heriberto Picos Barraza, el Koala, aceptó el procedimiento abreviado y fue sentenciado a 14 años y ochos meses de prisión

Artículo publicado el 05 de abril de 2020 en la edición 897 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 973
19 de SEPTIEMBRE del 2021
GALERÍA
Desfile Cívico Militar por los 211 años de la Independencia de México
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.