lunes, enero 17, 2022
  • 00
  • Dias de Impunidad

Covid-19: Calles fantasmas y miedo en el norte

camion limpieza

Los Mochis, Guasave, El Fuerte, en la lona por el Covid-19

Las ciudades de Los Mochis, Guasave y El Fuerte entraron en un letargo silencioso, tras incrementar los gobiernos locales, estatales y el federal, las restricciones a las actividades cotidianas para frenar la pandemia de Covid-19.

La medida de resguardo domiciliario pegó duro y en serio.

Las principales ciudades lucen desiertas y sólo se mueven las sombras. La cantidad de transeúntes disminuyó. Los trabajadores, desaparecieron. Las actividades comerciales cayeron. Todo se paralizó, excepto los precios de comestibles de la canasta básica, que se dispararon. La auto regulación comercial fue solo de saliva.

En Los Mochis, la Dirección de Normatividad cerró 43 establecimientos con venta de alcohol: casinos, bares, centros nocturnos y cantinas.

El delegado de Vialidad, Hugo Leal Sañudo, ordenó la disminución al 50 por ciento del transporte público, la ablución con cloro de los autobuses y segregó el uso de asientos a uno por persona.

Alejandro Félix Limón, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac), reveló que los establecimientos están cerrando paulatinamente por falta de comensales; Marco Vinicio Ibarra Ibarra, presidente de la Delegación Local de la Cámara Nacional del Comercio (Canaco) dijo que el cierre de negocios es gradual por la falta de clientes.

Mientras, el Ayuntamiento de Ahome cerró a visitantes los espacios públicos como playas, alamedas, parques y jardines; a la par distribuye kits de aseo personal con desinfectantes y dípticos informativos, y redujo al máximo las operaciones del gobierno, enviando a casa a adultos mayores, enfermos crónicos y mujeres embarazadas.

Como una manera de paliar los efectos de las restricciones a la movilidad social, el municipio distribuye 15 mil despensas a familias pobres, pero mantiene el cobro de impuestos y derechos.

Mientras, las medidas de distanciamiento social poco a poco se van incrementado, afirmó el Director de Salud, Francisco Espinoza Valverde.

Este pidió a la población comprensión a las medidas restrictivas de tránsito porque es la única forma de romper la cadena de contagio del coronavirus.

 

El Fuerte, mal y de malas

En el “Pueblo Mágico”, que hasta el momento no presenta casos sospechosos ni contagio importado de Covid-19, las actividades entraron en recesión con la paralización de las actividades productivas y con un acelerado cobro de impuestos y derechos por el municipio, mientras que las actividades sanitarias para impedir la propagación del coronavirus se mantienen en fase dos.

La alcaldesa, Nubia Xitlali Ramos Carbajal repitió lo que ya se había hecho en otros municipios: decretó que mujeres embarazadas, personas de la tercera edad y trabajadores que padezcan de alguna enfermedad crónica dejarán de laborar desde el lunes 23 de marzo hasta el 20 de abril, y suspendió todo acto oficial de congregación de personas.

La medida se extendió a sindicaturas, centros digitales y bibliotecas.

A la par, distribuye gel antibacterial en mercados y zonas públicas. No hay otra medida preventiva.

Miguel Ceceña Ruelas, ex alcalde, concesionario pesquero y productor pecuario, dijo que la cabecera municipal acusa los efectos de las políticas nacionales contra el coronavirus: paralización de la economía: cero actividad hotelera, reducida comercialización de abarrote y caída en los precios pecuarios. “Todo se desplomó, por la falta de clientes o compradores”.

Enedino Gómez Guerrero, empresario hotelero tradicional, aseguró que los hoteles presentan una ocupación cero y sin viajeros, las corridas del ferrocarril suspendidas, los viajes chárter sin arribos, y con gastos fijos como agua, energía eléctrica e impuestos fijos corriendo. “La situación está grave para muchos empresarios que sin subsidios o créditos oficiales no podrán subsistir”, dijo.

 

Guasave, vigilancia sobre trabajadores migrantes

Al iniciar la segunda fase de la contingencia por coronavirus, durante la aplicación del programa federal “Susana Distancia”, la alcaldesa, Aurelia Leal López incrementó las medidas preventivas de contagio de Covid-19.

De tajo, cerró el acceso a la playa Las Glorias y a lugares de recreo masivo, canceló los permisos a fiestas, despachó a resguardo domiciliario a todo burócrata adulto mayor, y a quienes padecen enfermedades degenerativas y mujeres embarazadas, lo que disminuyó la eficiencia del municipio, y ordenó una vigilancia sanitaria extrema sobre los trabajadores agrícolas migrantes, principalmente de los que proceden de Estados Unidos y del centro del país.

A la par, distribuyó 4.5 toneladas de gel antibacterial y 24 mil cubrebocas, instaló módulos de información en todas las sindicaturas y comisarias a los trabajadores, y supervisó personalmente la operación de cada acción.

Tras la contingencia, la ciudad entro en una fase de “hibernación” comercial, paralizándose.

Leal López llamó a la conciencia social de las comunidades para que adopten las medidas preventivas para contener al coronavirus, aduciendo que pasada la emergencia, el municipio se levantará.

Artículo publicado el 29 de marzo de 2020 en la edición 896 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 990
16 de enero del 2022
GALERÍA
La erupción de un volcán submarino cerca de Tonga, en el Pacífico Sur, provocó un tsunami
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.