abril 4, 2020 6:57 am

Cine: ‘Mi vecino Totoro’

MI VECINO2

Uno de los aciertos de la programación de Netflix para este año son 21 títulos del Studio Ghibli. La plataforma en streaming anunció que entre febrero y abril incluirá en su catálogo las cintas dirigidas, escritas y/o producidas por Hayao Miyazaki, uno de los directores más sobresalientes y creativos de Japón.

Desde el 01 de febrero, la página en internet ya cuenta con las cintas El castillo en el cielo (1986), Kiki: Entregas a domicilio (1989), Recuerdos del ayer (1991), Porco Rosso (1992), Puedo escuchar el mar (1993), Cuentos de Terramar (2006) y la que nos ocupa ahora, Mi vecino Totoro (1988), un filme familiar con una historia de fantasía y misterio, con la que derrocha grandes dotes de imaginación.

Mientras su padre, el señor Kusakabe, trabaja como profesor en una universidad, Satsuki y Mei se adaptan a vivir en su nueva casa en el campo, en donde se encuentra un enorme árbol en el que vive una extraña criatura que les ayuda a volar su imaginación y sobrellevar la espera de que de su madre se recupere pronto y deje el hospital para reencontrarse con su familia.

A diferencia de Pixar, que recurre frecuentemente al 3D y les imprime a sus películas un aspecto hiperrealista, Studio Ghibli se distingue por su sencilla, pero no menos creativa e interesante animación 2D que, en apariencia, es menos complicada y luce más como una caricatura tradicional, aunque eso no hace que sus tramas sean por demás atrayentes, originales y muy atractivas.

Si bien, en Occidente se conoce más a Pixar, Disney y otras productoras, que igualmente cuentan con impresionantes filmes, unos mejores que otros y algunos ya clásicos que forma parte de los preferidos de muchos, el estudio japonés comandado por Miyazaki no es tan popular y conocida, lo cual no le quita que pudiera ser mayor y de un contenido más profundo, creativo e ilustrativo.

En el caso de Mi vecino Totoro se trata de una de sus cintas más conocidas, representativas e interesantes. Es verdad que en ella se ve a una familia incompleta, pero las razones no tienen que ver con la disfuncionalidad. Para las hermanas es muy drástica la experiencia de no tener a su madre en casa. Sin embargo, el espectador sabe que esa situación cambiará en cuanto la señora Kusakabe se recupere.

El filme, con excelente y fluido ritmo, incita, sobre todo a los niños, a llevar la imaginación al máximo, mientras Totoro se hace presente, ya que no deja claro si la enorme criatura solo vive en la mente de Satsuki y Mei, o si nada más algunos pueden tener el privilegio de verlo y disfrutar de su bondad y rodearse de su misterioso mundo.

Además de una alentadora y disfrutable música, el director no pierde la oportunidad de aderezar la historia con valores que, en definitiva, le llegan al espectador: la bondad, la solidaridad, el respeto, la ternura y la protección, y lo hacen ir de la risa al llanto, de la alegría a la tristeza y del desaliento a la esperanza.

En los próximos dos meses, Netflix tendrá disponibles, entre otros títulos, La princesa Mononoke (1997), El viaje de Chihiro (2001), El regreso del gato (2002), El increíble castillo vagabundo (2004), El secreto de la sirenita (2008), Se levanta el viento (2013) y El recuerdo de Marnie (2014). No se los pierda… bajo su propia responsabilidad, como siempre.

Artículo publicado el 09 de febrero de 2020 en la edición 889 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 896
29 de marzo del 2020
GALERÍA
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

OPINIÓN DEPORTES

DEPORTES

viral