febrero 22, 2020 4:46 pm

Mini

marcha javier (6)

La orden de captura de Dámaso López hijo, acusado de ordenar el asesinato de Javier Valdez en mayo de 2017, requiere ubicarse en una justa dimensión: ni minimizarse, hasta el punto de regatearle a los investigadores, la Fiscalía Especial o el Juez, su alcance en la larga travesía que se ha seguido en estos 32 meses. Tampoco considerarlo como la meta, donde la exigencia de justicia de familiares, amigos y activistas que han entregado tiempo y esfuerzo en la causa, piensen que ya no es necesario mantenerse alerta en las etapas siguientes del proceso judicial.

Lea: Dámaso declaró contra su compadre, el ‘Chapo’, ahora quiere cobrar https://bit.ly/2uE10CQ

Dámaso López Serrano debe enfrentarse a un juez en México. La orden de captura contra alguien que ya está detenido —y en otro país además—, sienta un precedente en un país que no pasa nunca de los asesinos materiales, en el mejor de los casos. Pero ese precedente es pequeñísimo, demasiada injusticia se arrastra históricamente en México.

Hasta ahora, los criminales de las organizaciones mexicanas han encontrado una ruta corta para redimirse. Entregarse a Estados Unidos, o pedir la extradición, ofrecerse como testigos para acusar a otros y purgar condenas benévolas. Atrás, en el país de origen, es borrón y cuenta nueva.

Al no ser vinculantes en México las declaraciones ante los fiscales y jueces americanos, los extraditados gozan de una impunidad que el mismo sistema ofrece. Todo a cambio de que el gobierno estadounidense obtenga lo que busca.

Ese sistema demostró estar agotado desde hace muchos años. Colombia lo sufrió y ahora México. Pero nadie dice nada sobre eso.
No existe mayor afrenta al sistema de justicia en México, que toda una generación de cabecillas criminales de este país sean extraditados a los Estados Unidos, cuando aquí no existe ningún expediente de seguimiento.

Jugar ese juego les ha permitido mantenerse en las redes criminales en México, enriquecerse, ordenar asesinatos, y luego confesar algunos de los delitos en Estados Unidos. Obtener inmunidad. Rehacer la vida.

El gobierno americano obtiene lo que busca: información y dinero. México nada.

 

Margen de error

(Jr) Vidas paralelas llevan los Dámaso López, padre e hijo. De empleados aspiraron a narcos, de socios soñaron con ser jefes máximos, de hombres poderosos emprendieron la huida hasta caer recluidos y se hicieron delatores.

Lea: Da el ‘Licenciado’ detalles de crímenes del ‘Chapo’ https://bit.ly/2RhX3wF

Ambos enfrentan —y se aprovechan— del sistema de justicia en los Estados Unidos. El hijo siguiendo los pasos del padre, siempre. Su entrada a los negocios criminales, primero; la ostentación como principio de vida; los anhelos de grandeza; y la huida a los brazos de los fiscales estadounidenses siempre a la caza de delatores.

Los americanos en este tema no se andan con tibiezas. Son capaces de pactar con el mismo diablo y perdonarlo, con tal de atrapar a quienes piensan que es un objetivo mayor. Lo de diablo es una metáfora simple, que no alcanza a abarcar la complejidad del sistema de justicia, y donde el lugar común son las posturas maniqueas.

Dámaso López Núñez se declaró culpable y testificó contra su compadre Joaquín Guzmán, el Chapo. Seguramente contra otros más.

Dámaso López Serrano se declaró culpable y testificó contra ex empleados y ex colaboradores. Fue testigo en un juicio contra Jesús Beltrán León, quien fuera escolta de los hijos del Chapo, y supuestamente en venganza ofreció una recompensa a quien le partiera la cabeza.

Así ha estado a salto de mata. Lleva tres penales distintos donde lo han tenido, protegiéndolo de posibles agresiones. Si salió huyendo de México, su huida continua tras las rejas.

 

Mirilla

(Lujo) Antes de que iniciara la etapa de las capturas de padres e hijos, o los procesos judiciales, a finales de la primera década de este siglo, la generación junior se convirtió en vocera de la vida de lujos que ofrecía el crimen en México. Si los padres vivían en la oscuridad, evitando los flashes, ellos registrarían al minuto las borracheras, los coches, las armas, las mujeres…

Gozaban del anonimato de las redes sociales y las explotaron. Por metroflog, twitter o facebook, millares de fotografías se divulgaban todos los días. La gran mayoría de las veces evitaban la aparición del rostro, pero muchos de ellos presumían alguna marca, un símbolo que fuera su huella dactilar.

López Serrano es de esa generación junior. Aunque eso de jóvenes es solo una forma de llamarlos, casi todos son treintañeros. Herederos de narcos encumbrados, encarcelados o en ascenso. Encontraron la forma de diferenciarlos de los padres: Por eso Los menores —a los hijos del Chapo— el Mayito Gordo y Flaco, el Vicentillo o el MiniLic, para Dámaso hijo.

Mini es mínimo, poco, minúsculo, pequeño, nada. Mini-Lic.

 

Deatrasalante

(De paseo) Traidor desde que inició su carrera delictiva, Dámaso López Nuñez, un abogado que fue escalando posiciones en el servicio público, traicionó primero su cargo y colaboró en la fuga del Chapo. Luego, traicionaría al mismo Chapo, donde se supone que las delaciones se pagan caro.

Como el hijo le sigue la huella al padre, terminó por cumplir al pie de la letra lo que los acuerdos con las autoridades americanas le fueron marcando.

Una semana antes de su asesinato, Javier Valdez escribió una historia con testimonios de colaboradores de los Dámaso. Unos días antes el padre había sido capturado en la Ciudad de México: “Dámaso López Serrano, de quien se dice es bueno para el cotorreo pero no para los negocios. Solo bebe las mieles que siembra y cosecha —o cosechaba— su padre… El Minilic, narco de corridos por encargo y pistolero de utilería y de fin de semana…”

Otro de los testimonios lo define como alguien que ni siquiera ocupará la posición de su padre. Dice: “Él anda de paseo”(PUNTO)

Columna publicada el 26 de enero de 2019 en la edición 887 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 890
16 de febrero del 2020
GALERÍA
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

OPINIÓN DEPORTES

DEPORTES

viral