mayo 28, 2020 5:37 am

Qué come usted: Lala 100 Cacao+proteína

lala

El mercado se ha ido inundando con productos que se apegan a necesidades que van más allá del paladar del consumidor. Si bien la preocupación principal de productos que se pudieran llamar alimentos ha sido mostrarse como nutritivos, balanceados o ligeros, principalmente, la oferta tiende ahora a seguir modas y necesidades sanitarias, ya sea con propuestas “verdes”, o bien, poniendo a disposición de la clientela opciones aptas para quienes viven con algún tipo de intolerancia.

Y es que ahora hay que etiquetar a los productos antes de enviarlos al mercado, pues el consumidor lo ha hecho consigo mismo hasta cierto punto: “libre de gluten”, “bajo en carbohidratos”, “orgánico”, “deslactosado”, “alcalino”, son algunos ejemplos de etiquetas utilizadas por la industria para santificar su producción.

Lala le entró de lleno a esto, lanzando desde hace algunos meses su línea Lala 100, una oferta cargada de etiquetas que se basa en dos ejes. El primero, y base del producto, es que es una línea libre de lactosa, el segundo eje es el aporte específico.

Por aporte específico me refiero a que hay una presentación con más calcio, una con menos carbohidratos, con más proteína, con más proteína pero light, con fibra y la versión entera.

A este catálogo se le suman tres versiones de leche Lala 100 saborizada que anuncian por parejo 70 por ciento más proteína y 30 por ciento más calcio en su página oficial.

 

Envase

La botella es una versión PET de boca ancha con colores elegantes, similares a los de las envolturas de chocolates de calidad media para arriba: fondo oscuro, tapa oro y una la pequeña imagen de una vaina de cacao y una tableta de chocolate. La marca, presentación y la referencia a los dos ejes mencionados vienen en fuente blanca, lo cual es un acierto visual para el diseño del envase.

Por un costado se aprecian seis sellos que hacen referencia al proceso de producción, aportes proteicos y de calcio, su cremosidad, su facilidad de digestión y a su origen proveniente de vacas libres de hormona STBr.

 

Contenido

Un total de 10 ingredientes componen a esta versión de leche saborizada. Además del principal que por obvias razones es leche (parcialmente descremada en este caso), encontramos que el segundo y tercero son azúcares, un azúcar del tipo regular o sacarosa, que es el azúcar añadido y el segundo en forma de fructosa, que se deriva del proceso de deslactosado del producto en sí mismo y que es una de las peores versiones de azúcar que podamos consumir.

Azúcares simples del tipo de la fructosa son causantes de hígado graso y resistencia a la insulina. Si bien su consumo no presenta síntomas tan bochornosos como los de la intolerancia a lactosa el efecto a mediano y largo plazo puede ser más dañino y costoso.

El total de azúcares en este envase es de 33 gramos, unas ocho cucharaditas cafeteras, y representan el 10 por ciento del peso total del contenido.

Al final, por su contenido pareciera que se trata más de un producto digerible que sano.

 

El dudoso proceso único

Al inicio de la campaña publicitaria del portafolio completo de Lala 100, se hizo referencia a tecnologías de última generación para la separación de las partículas de lactosa de la emulsión natural de la leche. Se supone que de esta manera se obtiene una leche deslactosada de gran calidad. El proceso fue llamado “Nanofiltración” y, es dudoso porque, a pesar de este proceso, se sigue agregando lactasa a sus productos.

En bromatología, o química de los alimentos, el proceso de deslactosado se explica de una manera muy simple. La lactosa es el azúcar natural de la leche y se compone de dos azúcares simples unidos por un enlace beta, este enlace, en ausencia de lactasa hace que el azúcar no sea digerible.

La lactasa es una enzima digestiva cuya función es cortar ese enlace, pero su producción se va reduciendo a medida que avanzamos en edad.

La manera más simple para dejar de ser intolerantes a la lactosa es dejar de tomar leche: sobra decir que somos el único mamífero que se bebe la leche de otra especie.

Artículo publicado el 12 de enero de 2020 en la edición 885 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

One Response

  1. La lactosa no se elimina toda porque se eliminaría el sabor a “leche”. Se deja 30% menos lactosa que en la leche regular. El remanente de lactosa se deslactosa de manera tradicional, por eso se sigue agregando lactasa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 904
24 de mayo del 2020
GALERÍA
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

OPINIÓN DEPORTES

DEPORTES

viral