febrero 26, 2020 3:06 pm

José Arturo, Nicolás y Noé, víctimas del fuego cruzado en Culiacán

CULIACÁN, SINALOA, 19OCTUBRE2019.- La detención de Ovidio Guzmán López, uno de los líderes del Cártel de Sinaloa e hijo del narcotraficante Joaquín El Chapo Guzmán, realizado por elementos de la Guardia Nacional en una residencia del desarrollo Tres Ríos provocó que un “ejército” de cerca de 300 sicarios tomara por asalto la ciudad de Culiacán.
El grupo armado logró que las fuerzas federales “suspendieran acciones” para detener al presunto narcotraficante, ya que los cientos de gatilleros realizaron bloqueos y quema de vehículos en diferentes zonas de la ciudad, se enfrentaron a policías y militares, y amenazaron con matar a civiles que quedaron atrapados en comercios y vías cercanas a donde inició el enfrentamiento, y a familiares de militares.
FOTO: JUAN CARLOS CRUZ /CUARTOSCURO.COM

José Arturo, Nicolás y Noé murieron el jueves 17 de octubre en el Sector Tres Ríos, en el llamado “Jueves Negro”. Fueron víctimas inocentes de todo el desorden que se creó para liberar a Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín Guzmán Loera, el Chapo.

Lea: ¿Por qué despidieron al director del penal de Aguaruto? https://bit.ly/333NvJi

El operativo que realizó la Secretaría de la Defensa Nacional y la Guardia Nacional se calificó como fallido un día después por el Gabinete Federal de Seguridad, que prefirió, según dijo en conferencia de prensa, realizar la liberación a razón de evitar una masacre de víctimas inocentes.

Aquel día, el 18 de octubre, se dijo que había ocho muertos, pero en la relación no se dijo de víctimas inocentes, pero esa cifra creció y las denuncias en redes sociales también.

Uno de esos casos ocurrió con los empleados de una carpintería llamada DIMSA. El propietario del comercio narró que envió a José Arturo y Nicolás, dos sus empleados, a una entrega y quedaron en medio de la refriega.

No sabe, dijo, si murieron por las balas de los soldados o la de los miembros de la agrupación delictiva, solo que fueron alcanzados por las balas.

“Ellos andaban entregando muebles al Centro de Ciencias, que pertenece a Gobierno del Estado, y ya cuando venían para acá de regreso, ellos… pues estaba la refriega, la balacera, se les dijo que no se vinieran, se vinieron y pasó lo que pasó, el suceso”, explicó.

“Eran muy trabajadores, muy honestos, igual mi empresa, yo le doy servicio a Gobierno y a muchas empresas serias y yo creo que los confundieron, es lo más seguro, porque son personas jóvenes, traían herramienta y la camioneta un logotipo, pero no puedo decir si fue el gobierno o fueron estos, los contras”.

Los cuerpos de ambos hombres fueron velados, uno en Culiacán y otro en Mazatlán, y los gastos fueron soportados por la empresa.

Foto: Cuartoscuro.

“Los fondos que yo tenía para trabajar tuve que invertirlo en los muchachos, en pagar los sepelios y nadie me ha dicho nada ni ayudado en nada, todavía tengo que pagar el daño de la camioneta en una llanta y en los vidrios”, señaló.}

Lea: Operación Ovidio: precipitada, improvisada y fallida https://bit.ly/36f2BgT

Los trabajadores de la carpintería quedaron tirados en el Sector Tres Ríos, junto a la camioneta del negocio y una patrulla de la Secretaría de la Defensa Nacional.

Los disturbios ocurrieron en 19 puntos de la ciudad, donde se registraron, además, 14 enfrentamientos.

Fue en esos choques en donde murieron al menos tres personas, víctimas inocentes, por balas perdidas o posibles confusiones, según el reporte de la Comisión Estatal de Atención Integral de Víctimas.

“Nosotros hemos estado atendiendo tres casos, que nos pasaron por la Fiscalía General, no podemos sumar más si no son señaladas así por la Fiscalía o por la Comisión de Derechos Humanos”, indicó Óscar Fidel González Mendívil, Comisionado de Víctimas en Sinaloa.

A unos 400 metros de donde se encontraron los cuerpos de José Arturo y Nicolás ocurrió una situación similar, ahí yacía el cuerpo de Noé, un empleado de un taller mecánico.

Se encontraba dentro de la oficina que está a un lado del taller por el boulevar Universitarios, pero a unos metros de ahí sucedió un enfrentamiento y las balas alcanzaron hasta donde estaba.

Uno de sus compañeros fue testigo de su muerte y quiso evitarla. Trató de comunicarse a Cruz Roja, pero las líneas estuvieron saturadas y uno de los clientes ofreció su camioneta para trasladarlo a un hospital en medio de la refriega.

En medio del camino se toparon con una ambulancia y militares, quienes lo llevaron al Hospital Civil, donde se dieron cuenta que ya había muerto.

La familia de Noé trató de localizarlo por teléfono, pero no contestaba. Salieron a tientas, en medio de ráfagas de balas al aire y bloqueos en distintas calles de Culiacán. Fueron a hospitales y clínicas, pero fue hasta el otro día que lo encontraron en el Servicio Médico Forense.

De acuerdo con la Secretaría de Seguridad Pública, el conteo de personas asesinadas en los disturbios pasó de ocho a 13, así como 21 heridas.

Caso pendiente

Una semana después de que se paralizó a Culiacán para liberar a Ovidio Guzmán López, todavía no se han dado los resultados finales por las autoridades locales o federales.

Lea: Operación Ovidio: precipitada, improvisada y fallida https://bit.ly/36f2BgT

Hasta el momento se han documentado 13 asesinatos, de los cuales, al menos tres serían de víctimas inocentes, los de José Arturo, Nicolás y Noé.

Sin embargo, hay otros casos, como el de José Guadalupe, un hombre de 21 años que quedó dentro de una camioneta de color azul en el boulevar Enrique Sánchez Alonso. En la parte trasera del vehículo yacía el cuerpo de otra persona que quedó atrapada en el fuego, quien se dedicaba a arreglar motocicletas.

Su cuerpo fue llevado al Servicio Médico Forense hasta 15 horas después de que ocurrieron los enfrentamientos en esa zona.

Ocurrió mientras sus familiares observaban cómo se lo llevaban, luego de haberlo reconocido por fotografías que le mostraban policías de investigación.

Artículo publicado el 27 de octubre de 2019 en la edición 874 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

2 Responses

  1. LOS NARCOS SOLITOS SE HECHARON LA SOGA AL CUELLO CON SUS ACTOS TERRORISTAS YA NO PODRAN SALIR DE PRISION, O CUANTO ES LA PENA CARCELARIA PARA UN TERRORISTA EN MEXICO, A SI COMO TAMBIEN PARA EL QUE AYUDE O FACILITE EL TERRORISMO, PRACTICAMENTE QUIEN LES AGARRE DINERO ES COMPLICE Y PARTICIPE DE TERRORISMO A SI QUE DEJEN DE UTILIZAR NOMBRES DE NARCOTRAFICANTES.

    1. Esto no fue terrorismo pera esto tendria que haber una organizacion tal ya reconocida por las autoridades como terrorista, eso es parte del rollo mareador del PEJE que no haya como justificarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 891
23 de febrero del 2020
GALERÍA
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

OPINIÓN DEPORTES

DEPORTES

viral