Choix y Sinaloa en la historia nacional de la muerte

homicidios

Choix, el pequeño municipio serrano de Sinaloa, en el extremo norte. Olvidado casi siempre, desaparecido en el mapa. Choix, el que en los indicadores de pobreza resulta con el porcentaje más alto en Sinaloa: 68 de cada 100 habitantes se encuentran en situación de pobreza, y 29 de cada 100 en pobreza extrema. Choix, del que apenas si se habla cuando se habla de homicidios en Sinaloa…ahora aparece en un mapa todavía peor, en el de la historia nacional de la muerte.

El INEGI publicó el documento Patrones y tendencias de los homicidios en México, un estudio que concentra las estadísticas de homicidios en el país en un periodo de 28 años, de 1990 a 2017. En el mundo de datos sobresale uno que ubica a Choix como el municipio del país “que más tiempo ha permanecido como región caliente de homicidios ininterrumpidamente desde 1991, con una tasa promedio de 46.5 homicidios por cada 100 mil habitantes”.

¿Qué significa?

En Choix, Sinaloa, como en ningún otro lugar del país la tasa de asesinatos por cada 100 mil habitantes se ha mantenido alta durante 27 años ininterrumpidamente. Esto quiere decir que “el nivel de riesgo de homicidios es más agudo y crónico” —apunta el documento— que en otros municipios. El municipio apenas tiene 33 mil habitantes, una densidad de 10 habitantes por kilómetro cuadrado, pero una altísima posibilidad de morir asesinado.

Choix no es una isla. El municipio que tiene frontera con dos estados, Sonora y Chihuahua, es un municipio caliente porque está dentro de una de las tres zonas de México que son consideradas así en el documento del INEGI. Una, conformada por municipios de los estados de Chihuahua, Durango, Sinaloa y Sonora; otra por municipios de Guerrero, Michoacán y Oaxaca; y una tercera, más reciente, conformada por municipios de Tamaulipas, Zacatecas y Nuevo León.

¿Qué quiere decir esto?

Los homicidios se concentran en sitios específicos. En los municipios de esas tres zonas calientes de México, que son menos del 5 por ciento del país, se concentran más de la mitad de los asesinatos ocurridos de 1990 al 2017. Más claro: las tasas de homicidios en estos municipios, que además se han mantenido en las últimas tres décadas, son las que han marcado la tasa nacional de homicidios en todo México.

El documento Patrones y tendencias de los homicidios en México derriba varios mitos y muchas mentiras que se han dicho sobre los asesinatos en el país. Es, hasta ahora, uno de los pocos estudios que sin valoraciones de otra clase toma solo los datos que arrojan las actas de defunción del país y sustrae una serie de variables que buscan contribuir al entendimiento de los homicidios. Y que para no contaminar el informe, no toca las causas de esos homicidios.

 

Margen de error

(Los 20-20) Choix no está solo en la lista de municipios calientes de México. Sí es el que más años tiene en todo el país: 27, de 28 que conforma el estudio. Le sigue con 26 años un vecino de Sinaloa, el municipio de Tamazula, Durango, con una tasa de homicidios de 24.6 por cada 100 mil habitantes. Después, con 25 años en esta lista nacional de la muerte otro municipio cercano, Guadalupe y Calvo, Chihuahua, el que tiene la tasa promedio más alta de todos, 109.1.

Cinco estados del país concentran los 20 municipios con 20 años o más con tasas muy altas de asesinatos: Sinaloa, Durango, Chihuahua —el triángulo dorado pues—, Sonora y Michoacán.

Estos son los 20-20. Los 20 municipios que tienen 20 años o más con las tasas altas de homicidios.

 

Mirilla

(Badiraguato) Sinaloa tiene cuatro municipios entre los 20-20. Choix, encabezando la lista nacional. Sinaloa municipio con 25 años de 28 con tasas de asesinatos altísimas. Culiacán con 22 años y Badiraguato con 21 años. Tres serranos y la capital.

En cuanto a la tasa de homicidios, la más alta de los cuatro municipios de Sinaloa la tiene Badiraguato: 83.1, la segunda más alta de los 20 municipios en la lista, después de Guadalupe y Calvo, Chihuahua, por cierto vecinos. Esto se conoce en el informe como un efecto de contagio.

Así como la gripe, las tasas altas de homicidio se contagian en las regiones. Un municipio con tasas altas puede enfermar a sus vecinos y aumentar sus tasas de asesinatos.

 

Primera cita

(Muerte) El informe del INEGI confirma otras muchas afirmaciones que se vienen haciendo desde hace tiempo: La muerte por asesinato es específica no solo por el sitio geográfico, como ya quedó explicado antes, sino también por el género, la edad, y la condición social.

Asesinan más a los hombres que a las mujeres. Más a los y las jóvenes que a los mayores. Más a quienes tienen bajo nivel escolar que alto.

 

Deatrasalante

(Guerra y paz) México tuvo una época de paz, así sea relativa. En 1990 el país registró una tasa de 16.6 asesinatos por cada 100 mil habitantes. El mínimo histórico fue en 2007, con la mitad de aquella tasa de 17 años atrás: 8.1 homicidios por cada 100 mil habitantes. Después todo se descompuso y en 2017 la tasa llegó a 26 homicidios, lo que significaron 88 crímenes por día en promedio.

Para darse una idea de la paz real, no relativa como la nuestra, veamos un país como Canadá, que su tasa en los últimos diez años es de 1 asesinato por cada 100 mil habitantes. Uno peor que México es El Salvador, que en promedio tiene asesinatos al nivel de Choix (PUNTO)

Columna publicada el 9 de junio de 2019 en la edición 854 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 856
23 de JUNIO del 2019
COLUMNAS
OPINION
Ñacas y Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

DEPORTES