agosto 25, 2019 5:24 am

Crónica: El inicio del fin del juicio contra el ‘Chapo’ en Nueva York

juicio chapo 1

Once semanas de juicio. Cincuenta y seis testigos. Catorce criminales colaboradores de la fiscalía. El 30 de enero de 2019, la fila para entrar a escuchar los alegatos de cierre de la fiscalía en la corte federal de Nueva York en Brooklyn empezó a formarse a las 3:00 de la mañana. A -5 grados centígrados, y horas antes de una tormenta de nieve, reporteros de más de siete países y curiosos que no querían perderse la oportunidad de ver a uno de los criminales más célebres del mundo, llegaron a anotar su nombre en una lista para llevar récord de su hora de llegada. A las 4:30 horas ya había más de 15 personas formadas.

Lea: El ‘Chapo’ y el Cártel de Sinaloa, la historia contada por el ‘Rey’ Zambada https://bit.ly/2DmwkZd

Entre los curiosos venía Mario, un mexicano de nacimiento crecido en Long Island que tiene una panadería “Casa Ofelia” en Nueva York. “Yo creo que el trabajo del Chapo es como cualquier otro trabajo, no le veo nada de malo”, dijo en las largas horas de la fila antes de entrar. Una vez arriba, añadiría, “estaría padre que hubiera un tiroteo ahí afuera, ¿no?” La euforia por la historia del Chapo y sus hazañas habían permeado en la prensa, moviendo a gente desde San Francisco, Texas, Chicago, México y residentes de Nueva York a verlo.

Adentro de la sala 8D, dos filas enteras se ocupan de agentes federales que trabajaron, de una u otra manera, en el caso para atrapar a Guzmán Loera. Pasadas las 9:00, de último momento, entra Alejandro Edda, el actor poblano que interpreta al Chapo en la serie de Narcos México de Netlix. Se sienta en la banca de la defensa entre las retratistas –madre e hija– Andrea y Shirley Shepard y dos jóvenes que vienen con Emma Coronel Aispuro. La esposa del acusado traía una camisa larga azul cielo sobre sus jeans y zapatos de tacón negros.

Justo atrás de la esposa del acusado está Nedy Fulgencio, la capellana evangelista de Queens que reza todos los días por la liberación de Guzmán Loera. Fulgencio, originaria de República Dominicana, vio una entrevista con la madre del acusado en 2015 después de su fuga en Puente Grande y está convencida de su inocencia. Entre sus manos lleva una biblia con un pasaje marcado en tinta roja. Es sobre la liberación de Joaquín.

Lea: Crónica: Los crímenes del Cártel de Sinaloa, el ‘Chapo’ y el ‘Mayo’, según el ‘Rey’ https://bit.ly/2S3I474

El día de los alegatos de cierre empieza igual que el día de los alegatos iniciales tres meses atrás: problemas con el jurado. Es una casualidad cíclica que da una sensación de cierre completo. El Juez Cogan explica que uno de los hombres suplentes puede ser despedido de su trabajo si continúa asistiendo al juicio. Los abogados de la fiscalía y la defensa coinciden en que lo más decente es dejarlo ir. Pero, después de ofrecerle la opción, el jurado suplente decide quedarse. Después de esta odisea no se va a perder el final.

La pantalla de la sala brilla en un tono azul marino. Es una presentación de power point que ha preparado la fiscalía para presentar sus alegatos de cierre y garantizar que a ningún jurado le quepa –un resquicio siquiera– de duda razonable sobre la culpabilidad del acusado. Al centro se lee “Estados Unidos v. Joaquín Guzmán Loera” en letras amarillas.

Andrea Golberg, la fiscal argentina, está lista. Viste un traje sastre gris con falda y un pañuelo color vino envuelto alrededor de su cuello. Lleva el pelo largo suelto y sus lentes de pasta negros. Está parada frente a las caras atentas de 12 miembros del jurado y seis suplentes que han tenido que poner sus vidas en pausa desde el 13 de noviembre de 2018. Ésta es la audiencia 37 del juicio.

Lea: Exhibe el ‘Tololoche’ las extravagancias y lujos del ‘Chapo’ https://bit.ly/2PXieVH

“Alto en las montañas de Sinaloa una fogata ardía en lo que se iba a convertir en una tumba superficial”, inicia Goldberg, retomando el testimonio del último testigo colaborador, Isaías Valdez Ríos alias Memín, el hombre que trabajó con el Chapo desde 2004 y presenció cómo el acusado torturaba y mataba a dos miembros de los Zetas en las montañas del triángulo dorado. “El hombre estaba golpeado, pero respiraba. Estaba vivo”, dijo la fiscal, “hasta que Guzmán Loera lo insultó y le disparó”.

Poco a poco, Godlberg fue enlistando los 10 cargos que se le imputan a Guzmán Loera: ser el líder de una empresa criminal (que incluye 27 delitos), conspiración para distribuir cocaína, heroína, metanfetamina o mariguana, importación de cocaína en Estados Unidos, conspiración para distribuir cocaína y distribución de cocaína en Estados Unidos, uso de armas de fuego para realizar lo anterior y conspiración para lavado de dinero.

Las siguientes cinco horas y media, Goldberg detalló qué pruebas había presentado la fiscalía para comprobar delito por delito recordándole a los miembros del jurado testimonio por testimonio de los testigos, llamada por llamada y mensaje por mensaje interceptados. En sus propias palabras, ésta representaba “una avalancha de evidencia”. No exageraba.

Lea: Juicio del ‘Chapo’: Testigos narcos detallan asesinatos, tráfico y corrupción https://bit.ly/2SvkBMo

Para medio día, la mayoría de la gente en la sala se estaba quedando dormida. Adam Fels, el fiscal que había hecho los alegatos iniciales meses antes, sostenía su cabeza con las manos, dormitando con ojos cerrados. En la mesa de atrás, Guzmán Loera vistiendo un traje negro y corbata negra con camisa gris, se rascaba la cara, tomaba notas y hablaba con su abogado Eduardo Balarezo.

Los abogados de la defensa parecían molestos. Apenas el día anterior habían presentado su caso: Paul F. Roberts, un agente del FBI que entrevistó a Alex Cifuentes cuando fue extraditado. Lichtman llamó al agente para comprobar que los Cifuentes habían corrompido a un agente de la DEA y el gobierno estadounidense lo sabía. La intención de Lichtman era mostrar que había una conspiración entre los gobiernos de México y Estados Unidos para usar a su cliente como chivo expiatorio. Pero el Juez Cogan no le permitió usar ese argumento en sus alegatos de cierre.

Lea: Dámaso acusa y se defiende sobre asesinato de Javier Valdez https://bit.ly/2DGR6mf

Mientras la fiscal Goldberg se extendía después de las 16:30 horas –cuando normalmente terminan las audiencias—afuera caía una tormenta de nieve de magnitudes históricas.

El día de hoy, el último del juicio del siglo, se presentan los alegatos de cierre de la defensa. Se espera que el jurado empiece a deliberar hoy mimso.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 864
18 de AGOSTO del 2019
GALERÍA
Los estragos de 'ivo' en sinaloa
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
ENCUESTA

En el caso de la 'Estafa Maestra', ¿crees que además de Rosario Robles se debe investigar a Enrique Peña Nieto y a José Antonio Meade?

BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

OPINIÓN DEPORTES

DEPORTES

viral