julio 19, 2019 5:29 pm

Me quedo contigo

me quedo contigo

Por fortuna, no todo lo que se filma en México son películas con el único objetivo de triunfar en las taquillas, de historias poco atractivas, estereotipadas, sin chiste y repetitivas, y hay otras que le apuestan a productos más originales e interesantes. Es un privilegio que más allá de la sala tradicional haya plataformas en las que se pueda disfrutar de cintas que a veces no llegan a las marquesinas o duran muy poco en ellas. Uno de esos espacios es Filminlatino, que exhibe Me quedo contigo (México/2015), dirigida y escrita por Artemio Narro, un crudo e irreverente filme que muestra un ángulo distinto y poco frecuente de lo socialmente aceptable de la violencia y la impunidad.

Natalia (Beatriz Arjona) llega a México desde España para encontrarse con su novio Esteban (Diego Luna), quien no la puede alcanzar por exceso de trabajo. Aburrida y enfadada de esperar, acepta la invitación de Sofía (Flor Edwarda Gurrola) y Ana (Anajosé Aldrete Echevarría) de ir a la casa de Valeria (Ximena Rubio), para divertirse.

Al principio, a la española le desagrada la forma de comportarse y de hablar de las mexicanas, pero muy pronto se adapta a ellas al grado de aceptar el reto de ligarse a un vaquero (Iván Arana), que le pareció de muy buen ver.

Solo porque quieren y pueden, las chavas se llevaban al chico a su casa para seguir la diversión, aunque él no esté de acuerdo. Las cosas se salen de control y la manera de solucionarlo no es la más adecuada, pero sí la que borra todas las evidencias.

Por lo general, las historias muestran a los hombres como violentos, atacantes y victimarios de otros varones, de menores de edad, personas de la tercera edad o mujeres, y no es frecuente que ellas sean las autoras de la delincuencia que se expone. En Me quedo contigo son las chicas quienes agreden sin remordimiento, lo cual convierte a la cinta interesante, porque permite una lectura distinta de lo que pasa, incluso, en la realidad, en la que también se ubica a ellos como los malos, y en menor medida, o nunca, a las mujeres.

La manera en las que estas chicas trasgreden, humillan, pisotean, torturan, ofenden y discriminan, seguras de que nada les pasará por el dinero, el poder y las relaciones que tienen, sacude al espectador y hace que reflexione acerca de lo que se vive fuera de la pantalla.

De Me quedo contigo destaca, además, ese nivel de arbitrariedad, impunidad y abuso al que llegan las protagonistas para conseguir lo que se les pega en gana: en el antro, en la cantina; con el chavo al que seducen, se llevan a su casa y lo maltratan; y por la manera en la que resuelven la situación, lo cual no les causa ningún conflicto moral.

Por momentos la cinta se percibe teatral, por esos planos secuencias que la hacen lucir más cruda, aunque a la vez más débil, porque hay espacios en los que no sucede nada, y algunos personajes salen y entran a cuadro injustificadamente. Al final, con buenas actuaciones entre las que destacan las de Ximena Rubio, Beatriz Arjona y Flor Edwarda Gurrola, el director logra su objetivo principal de provocar. No se la pierda… bajo su propia responsabilidad, como siempre.

Artículo publicado el 12 de agosto de 2018 en el edición 811 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 859
14 de JUlIO del 2019
GALERÍA
EL 'CHAPO' GUZMÁN: SU DETENCIÓN, FUGA, recaptura, EXTRADICIÓN Y JUICIO EN IMÁGENES
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
ENCUESTA

A partir de hoy aumentó el transporte público en Sinaloa a $9.50 para camiones sin aire acondicionado y $10.50 y $11 con aire, ¿estás de acuerdo?

BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

DEPORTES