domingo, diciembre 5, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad

PRI pagó a Cambridge Analytica para que no trabajara con sus adversarios: NYT

A principios de 2017, la extinta Cambridge Analytica, se acercó al PRI, entonces bajo el mando de Enrique Ochoa Reza  y le ofreció ayudarlo a ganar la elección presidencial,tal como lo había hecho con Donald Trump, según publicó el diario The New York Times.

En la nota titulada “Los recursos del PRI en las presidenciales: de Cambridge Analytica a la politización de la justicia publicada”,  se señala que el acercamiento de la consultora que fue señalada de robar datos de Facebook para incidir en las elecciones de EU, se dio debido a los “muy malos números en encuestas para el voto presidencial”.

“Ofreció ayudar al PRI a ganar tal como lo había hecho con Donald Trump”, según la propuesta de 57 páginas que redactó la compañía y que fue vista por The New York Times.

El plan tendría un costo de 7.2 millones de dólares.

“El PRI revisó esa propuesta durante meses, y al final decidió que no necesitaba pagar millones de dólares a alguien externo para una campaña sucia. El partido podía hacer eso por sí solo. Sin embargo, como una muestra de las medidas extremas a las que el priismo está dispuesto para afianzar su posición en el poder, le pagó de cualquier manera a Cambridge Analytica… para que no colaborara con ningún otro partido, de acuerdo con dos personas con conocimiento directo de las negociaciones”, señala la nota.

La propuesta de la empresa comenzó a circular en 2017, cuando Enrique Ochoa aún era presidente del PRI y buscaba soluciones para que su partido no se desmoronara. Para entonces, Cambridge Analytica, una consultora de datos que usó la campaña de Trump antes de la elección estadounidense de 2016, ya se había establecido en México para buscar negocio. El PRI era la opción más obvia: era el partido más grande y necesitaba ayuda desesperadamente, agrega.

“El presidente Enrique Peña Nieto tenía los peores índices de aprobación que cualquier presidente en un cuarto de siglo; Cambridge Analytica le prometió al PRI lograr una remontada sorpresiva”, añade.

“En su presentación por 7.2 millones de dólares al PRI, la empresa prometió mejorar la imagen del partido y destruir la de su principal competencia, Andrés Manuel López Obrador, quien lidera las encuestas. ‘Con técnicas similares a las empleadas en contra de Hillary Clinton en la elección presidencial de 2016’, Cambridge Analytica prometió ‘una poderosa estrategia de campaña negativa para socavar’ a López Obrador”.

La propuesta incluía un componente ‘de optimismo’ para cambiar las percepciones negativas del partido gobernante; la táctica era sencilla:  una “campaña anti López Obrador”.

“No hay mejor ejemplo de esto que Hillary Clinton”, dice la consultora en su propuesta. “La puntera que muchos pensaban tenía una ventaja inalcanzable y que gastó mucho más que su rival republicano, fue derrotada justamente de este modo”. La empresa incluso mostró bosquejos de cómo la campaña de “Clinton corrupta” podrían verse con un enfoque anti-AMLO.

Pero los funcionarios del PRI decidieron que ese tipo de focalización de electores que la empresa dijo haber usado en Estados Unidos no iba a funcionar en México, según las personas con conocimiento de las discusiones. Los datos de los votantes mexicanos, dijeron, no estaban suficientemente desglosados.

Cambridge Analytica rechazó hacer comentarios sobre las negociaciones con México; el PRI, por su parte, negó tener relación alguna con Cambridge Analytica.

La empresa estuvo bajo un intenso escrutinio después de las revelaciones de que había explotado la información de decenas de millones de usuarios de Facebook sin su consentimiento expreso y se declaró en bancarrota en mayo.

El NYT destacó que pese a haber rechazado el plan de Cambridge Analytica, el PRI sí usó una serie de estrategias mediáticas, a instituciones de procuración de la ley y a órganos judiciales que controla, según le comentaron observadores electorales independientes y ex integrantes del partido.

Con frecuencia, señaló, el gasto del gobierno aumenta en programas para el combate del hambre o para ayudar a los pobres, y dichos programas son transformados en máquinas de compra de voto durante los años electorales.

Y este no es la excepción, subrayó. Los gastos totales en los principales programas sociales mexicanos se dispararon un 20 por ciento en los primeros cuatro meses del año, de acuerdo con el grupo de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, refirió el rotativo.

Sin embargo, indicó, pese a todos esos esfuerzos, “las ganancias han sido marginales para el partido gobernante, que aún parece encaminarse a una derrota contundente en julio. El candidato José Antonio Meade está en un distante tercer lugar en encuestas”.

De hecho, resaltó, las acciones priistas parecen haber surtido el efecto contrario y posiblemente terminaron por ayudar a López Obrador.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 984
05 de diciembre del 2021
GALERÍA
Barbados se convierte en República y se despide del mandato de Isabel ii
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.