La obsesión de Javier

Al colectivo de mujeres periodistas de Mazatlán

Javier Valdez solía decir entre sus amigos y colegas, en uno y otro set de televisión, en una y otra cabina de radio, en una y otra conferencia, en una y otra universidad, recordarlo en las redes sociales, en uno y en otro país, en una y otra audiencia, que al periodismo mexicano le faltaba el acompañamiento de la sociedad.

Pero esa frase va mucho más allá. Siendo justos con la realidad cotidiana, a los profesores y estudiantes, a las mujeres y sus hijos, a los médicos, comerciantes y taxistas, a los políticos y funcionarios públicos, a los sacerdotes y su clerecía que todos los días son agredidos, les falta también el acompañamiento de la sociedad.

Y es que todos los sectores han sido agraviados, y a todos ellos, paradójicamente les sobrevive la indiferencia de los demás porque está la salida que recogemos de la nota roja de que si a fulano o zutano le tocó esta vez fue por algo, en algo andaba, las cosas no llegan de la nada, y ahí vamos con ello como país.

Y con estas explicaciones fáciles, convenencieras, claudicantes, mucha gente suele dar vuelta a la hoja cotidiana, seguir la vida hasta que más pronto que tarde ocurre otro evento y quizá entonces matice la explicación, pero sostiene lo esencial: Algo hizo.

Martín Niemöller escribió el poema Ellos vinieron que luego fue atribuido a Bertolt Brecht, el gran dramaturgo alemán, asesinado por los nazis por su militancia comunista, y explica en fragmentos de hiperrealismo la indiferencia del ser humano ante la desgracia colectiva, con una gran luz para estos tiempos de “sálvese quien pueda”:

“Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas, guardé silencio,
porque yo no era comunista,
Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
guardé silencio
porque yo no era socialdemócrata,
Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
no protesté,
porque yo no era sindicalista,
Cuando vinieron a buscar a los judíos,
no pronuncié palabra,
porque yo no era judío,
Cuando finalmente vinieron a buscarme a mí,
no había nadie más que pudiera protestar”.

En el fondo de la expresión de Javier Valdez estaba esta metáfora del miedo que invade todo y a todos, pero también que explica que muy a pesar de las muertes que se apilan todos los días, hay periodistas que están narrando las historias cotidianas. Esas que escribía en la columna Malayerba de Ríodoce y se explayaba en sus libros testimoniales donde daba voz a los que no la tienen. No fue casual el reconocimiento que le hacen las mujeres que integran el grupo Las Rastreadoras que ante la ausencia de gobierno van con pala y pico en mano escarbando los montes, buscando alguna evidencia sobre el destino del esposo, el padre o la madre, el hijo o la hija.

Justamente, los actos conmemorativos de Ríodoce dieron cuenta de ello, atrajeron lo mejor del periodismo nacional y pusieron sobre la mesa los trabajos de investigación que están destinados a sacudir la conciencia de los indiferentes, animar a salir, a decir lo que no nos gusta y ofrecer alternativas de convivencia.

Bien lo dijo Carmen Aristegui en su conferencia que denominó “La democracia simulada”, que le causó alegría que los actos político-culturales en memoria de Javier Valdez empezaran con un torneo de ajedrez y una lectura de poesía, ya que eso significaba crear otra mentalidad frente a un entorno agobiante y exasperante como el que se vive en el país, pero especialmente en Culiacán.

Sin embargo, también estuvo como parte de este homenaje a la memoria el que se hizo desde el periodismo y la investigación de los abusos del poder. No podían faltar quienes hicieron y dieron visibilidad a los casos ignominiosos y a los protagonistas de La Casa Blanca y La Estafa Maestra, que exhibieron con toda precisión cómo se tejió cada uno de ellos y las resistencias del poder para que las historias se conocieran.

No obstante, como vivimos en el “país donde no pasa nada”, y pasa de todo, la exhibición y hasta la premiación de este tipo de investigaciones periodísticas no son capaces de provocar cambios en las instituciones, por aquello que Javier remachaba una y otra vez: al periodismo le falta el acompañamiento de la sociedad. No por siempre.

Artículo de opinión publicado el 20 de mayo de 2018 en la edición 799 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 851
12 de MAYO del 2019
COLUMNAS
OPINION
Ñacas y Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

DEPORTES