Malayerba Ilustrada: Las fotos

 

Fotos con la niña. Fotos en la iglesia. Afuera, con los padrinos. Fotos con ellos dos. Fotos en la casa, en la reunión. Fotos con los amigos. Clic. Clic. Clic. Relampagueando con el flach.

Lo contrataron para ese evento. Fue a través de un conocido que el señor lo llamó por teléfono para que tomara fotos. Era un señor de lana: caserón con amplio jardín, varios automóviles. Y el señor con ese acento chilango.

Van a ser siete mil, siete mil por todo: así habían quedado. Me da un adelanto de mil pesos, no hay problema; yo me encargo de todo y al final, cuando entregue las fotografías que le interesen, me paga el resto: ése era el acuerdo.

Clic. Clic. Clic. La minolta esa no se rajaba. Plaf. Plaf. Brotaba la luz paralizante del flach.

Tomó unas veinte fotos; el señor le pidió más y más: cincuenta.

Al día siguiente se las llevó y él le pidió unas ampliaciones. No eran gran cosa. Le dejó parte del material y salió de ahí, de esa mansión en lo alto de la ciudad: salió para nunca más volver a entrar.

El señor le llamó por teléfono: tráeme todas las fotos, todas. Le contestó: no puedo llevarle las fotos, necesito que me pague y, además, usted me pidió un material adicional que todavía no tengo, no lo he encargado.

Ni madres, quiero las fotos, dámelas ya.

No quedamos en eso, repitió; deme el dinero y le doy las fotos, no hay problema.

Hijo de tu pinche madre: dame las fotos o te parto la madre.

A partir de ese momento fue una madeja enredada. El señor llamaba dos, tres veces por día para decirle lo mismo: que le diera las fotos o lo iba a matar. Y la madeja fue creciendo, anudándose aún más.

Llamó a la esposa. Con un tono poderoso y determinante le dijo que tenían que entregarle las fotos, que él era el que mandaba. Esas fotos son mías y su esposo las tiene: dígale que me las dé; dígale, o los mato a los dos.

Soy poderoso; no sabe con quién están tratando, tengo mucha lana, amigos, gente a mi servicio; a mí me vale madre: los mato y ya, no me cuesta nada. Mejor entréguenmelas, antes de que se los cargue la chingada.

Una cantaleta. Rosario de injurias y mentadas. Muchas muertes de palabra, muchas amenazas.

Habló a la casa, al trabajo de ambos, a los celulares; dos, tres, cuatro veces al día. Y la raya la pintó cuando les dijo que ya se estaba cansando, que iba a ir por ellos. Al cabo ya sé dónde viven, voy por ustedes, y les voy a matar al niño.

Eso ya no le gustó. Este amigo está loco, y tan calmado que se veía el amigo, tan tranquilo cuando me contrató; y lo hubieras visto en la fiesta: bien divertido el tipo, atendiendo a la gente. Eso sí, pisteando, güisquiando, de aquí para allá, y tintineando los cubos de yelo en ese vaso de cristal que nunca soltó. Pero como que está loco el amigo, como que se le va la onda. Mejor le damos las fotos.

La pareja recordó que el señor había dicho que conocía a una persona del gobierno, que era su compadre: era uno de los secretarios del gobierno estatal. Ellos también lo conocían, lo fueron a buscar.

Yo voy a hablar con él, está loco este cabrón. Hizo una llamada: cálmate, más te vale que te calmes porque esto se puede complicar.

El señor quedó como sedita.

Artículo publicado el 18 de marzo de 2018 en la edición 790 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1108
GALERÍA
Policías jubilados y viudas de policías se manifestaron en palacio de gobierno, piden la homologación de sueldos y el pago justo a las viudas.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.