martes, diciembre 7, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad
  LO ÚLTIMO

El viaje sin retorno

 

Quirino Ordaz Coppel tiene listo su primer corte de caja. Con la entrega del Primer Informe de Gobierno se abre una oportunidad más para definirse abiertamente en temas que dejó volando en el Plan Estatal de Desarrollo, y que en 2017 los va llevando sin compromisos claros. O en el mejor de los casos con mensajes contradictorios, avance y retroceso. Finta y petarditos.

Signo de su gobierno o estilo de gobernar, Ordaz Coppel lleva meses en un comportamiento muy similar al de campaña: no prometer lo que no va a cumplir, pero sin definir lo que sí es posible hacer, se apega a la definición de política como el arte de lo posible, sin nunca decir qué es lo posible.

Aunque al año le falte mes y medio, está obligado a entregar en 10 días el Primer Informe de Gobierno que se prepara para ser enviado al Congreso de Sinaloa el 15 de noviembre. La información lleva meses recopilándose por temas y áreas para integrarse en el documento final, y que para efectos prácticos y hasta históricos es la versión oficial del gobierno sobre sus actividades, pendientes y las estadísticas de respaldo.

El gobernador lleva más de un año —desde la declaración del triunfo electoral a mediados de 2016— navegando en la ambigüedad de temas fundamentales:

—No hay una investigación escrupulosa de las finanzas, programas y obras del gobierno de Mario López Valdez. Hay tímidos expedientes administrativos y un discurso de que serán las Auditorías Estatal y Federal quienes investiguen. La Fiscalía por su parte está en sintonía con el mensaje de Quirino Ordaz, y no mueve las manos ni cuando las moscas le invaden la nariz. En cuanto a los casos que aparentemente están concluidos y que presentó la Contralora Estatal, María Guadalupe Yan Rubio, la realidad es que van en una lenta ruta jurídica donde no hay certidumbre de que resulten inculpados. Además, en ningún caso las pesquisas apuntan al círculo principal de las operaciones en la administración de Malova. Y por si eso fuera poco, López Valdez está exonerado políticamente, al ser aprobadas las cuentas públicas del último año de su gestión.

—En el mismo tenor está el armado del Sistema Estatal Anticorrupción. Aunque en apariencia es un tema en la cancha del poder Legislativo, políticamente lo opera el gobierno. A medida que se van acomodando las piezas del sistema, Ordaz Coppel y Gonzalo Flores van colocando personajes que alguna vez estuvieron cercanos a los círculos de poder o que forman parte de cuotas a algunos de esos grupos. Se ha cuidado de que no se trate de personajes con trayectoria en entredicho, pero de ningún modo con la suficiente distancia para que el sistema se gane de entrada la confianza que requiere. Sin contar que podrían haber incurrido en omisiones importantes, como no asignar recursos y partidas especiales para que arranquen las instituciones que se van formando, y reformar ordenamientos que debió eliminar.

Los temas podrían irse ampliando, pero todo lo que se refiere a corrupción, rendición de cuentas y transparencia es coyuntural para el país y de urgencia. Y en eso Quirino Ordaz sigue navegando sin compromisos claros, salvo sacar la chamba.

Margen de error

(Nadar) Por supuesto que puede optar por lo contrario. Nada lo obliga a definirse y marcar posturas certeras en lugar de ambigüedades. Quirino Ordaz podría seguir en la indefinición que hasta ahora lo ha caracterizado. Entonces lo que sigue es imprimir trescientas hojas de buenas intenciones, destacar el reencarpetado de miles de kilómetros de calles, la remodelación de Mazatlán, la llegada del Tianguis Turístico, la construcción del Sistema Anticorrupción, la reducción de diputados locales y regidores, y otros dos o tres temas más. Pero entonces su sexenio mermado a cuatrienio estará al borde del desperdicio completo.

Cuando empezó su gobierno debió tener claro que si seis años no alcanzan, los suyos menos, pasarán en un suspiro. Para colmo de males las condiciones financieras que heredó lo mantienen ocupado resolviendo el tiradero, pero no se atreven a denunciarlo y explicarlo. Y como llueve sobre mojado, tiene que enfrentar una sucesión presidencial con muy bajas probabilidades que su partido se sostenga, en un 2018 donde entidades completas reclaman recursos para la reconstrucción por los temblores.

 

Mirilla

(Vuelta en “U”) El gobernador Quirino Ordaz está en un punto sin retorno. A partir de la entrega del Primer Informe los tiempos ya no alcanzarán para dar una vuelta en “U” y explicar sus definiciones. El año político inexorablemente lo va a engullir, aun cuando su círculo principal de colaboradores se mantenga en funciones. En México no sabemos hacer dos cosas, no se puede gobernar y andar encampañado, al lado del PRI en la definiciones de las candidaturas y apoyando candidatos. No se puede hacer el uno sin descuidar el otro.

Esto será lo primero que niegue, y podrá negarlo tres veces el gobernador, pero al final así es el juego.

 

Primera cita

(Y eso qué) Todo lo anterior sin incluir un ingrediente esencial en un gobierno como el de Sinaloa: la seguridad pública. El robo de automóviles no sufrió ningún cambio. Tuvieron que pasar 10 meses de este año, hasta octubre, para que el número de asesinatos bajara de 100. Pasa en el mes que se presentan los asesinatos de tres niñas —dos en Navolato y una en Mazatlán—. El nivel de saña con que ocurrieron abre una ruta violenta que hasta ahora sigue sin atenderse.

 

La estrategia de Quirino Ordaz de incluir de lleno al ejército en labores preventivas requiere de muchas más explicaciones de las que hasta ahora ha hecho (PUNTO)

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 984
05 de diciembre del 2021
GALERÍA
Al menos 22 muertos dejó la erupción del volcán Semeru en Indonesia este fin de semana
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.