Javier Valdez en la FIL

 

javier-3

El libro Narcoperiodismo, urgente, necesario e impostergable: Lidia Cacho

 

 

Si de persecución al trabajo periodístico se trata, Lidia Cacho es una víctima y una sobreviviente. Por eso cree anticipar respuesta a la pregunta que le hace a Javier Valdez Cárdenas en medio de la presentación del libro Narcoperiodismo en la FIL de Guadalajara.

 

—¿Qué pasa cuando estás tan cerca de la muerte? —dice Cacho, que fue detenida sin orden judicial luego de su publicación Los demonios del Edén, asumiendo que sabe la respuesta.

Se me secan los huevos —responde Javier Valdez y le mira la cara a Lidia Cacho, quien no esperaba esa respuesta.

 

Cacho y Valdez estuvieron en la presentación de Narcoperiodismo. La prensa en medio del crimen y la denuncia (Ed. Aguilar) en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, ante un auditorio repleto con gente de pie que no alcanzó asiento.

 

Lidia Cacho definió a Javier Valdez como un periodista valiente y a la temática del libro Narcoperiodismo como urgente, necesaria e impostergable, pues hasta ahora no se había abordado la violencia en las salas de redacción.

 

Aunque criticó la portada de la publicación, especialmente por las gotas de sangre que la salpican. Señaló que en el libro no hay sangre, no son textos amarillistas sino auténticos.

 

“Este libro es también un reto a esa colusión, a esa corrupción (de propietarios de medios con el poder político) y cómo nos han dejado solas y solos a los periodistas. Hay un abandono concreto, real, persistente. Javier Valdez nos lo muestra reivindicando la dignidad de las y los periodistas, no solo muertos, asesinados y desaparecidos, sino también perseguidos como Carmen Aristegui. Es un capítulo que no se pueden perder”.

 

Lidia Cacho hizo un recorrido por algunas de las historias incluidas en el libro y leyó fragmentos resaltando la riqueza de los textos.

La periodista dijo que la prosa de Javier Valdez en Narcoperiodismo lo vuelve un libro indispensable:

 

“[Que] es al mismo tiempo doloroso, poderoso, intenso, vital, indispensable, con una narrativa que parece de novela. Si Javier no tuviera la pluma que tiene y la habilidad extraordinaria para narrar en momentos casi poéticos, la historia y la vida de este país desde la mirada de las y los periodistas probablemente nadie podría leer este libro, sería insoportable. Pero él nos logra llevarnos ahí, a donde tenemos que estar, nos lleva de la mano y nos dice mira esto, esto son los ojos de esta reportera que me contó esta historia en Veracruz, y cuando leemos este libro entendemos por qué Duarte logró hacer lo que logró hacer; y por qué Carmen Aristegui tiene que estar entrando a la Feria con 20 personas a su alrededor.

 

“Con este trabajo de Narcoperiodismo, es evidente que el reportero se convierte en los ojos y oídos de los ciudadanos ante la realidad” dijo. Y ahí mismo radica el riesgo para los periodistas valientes que han optado por contar esas historias.

 

También se refirió Lidia Cacho al semanario Ríodoce de Sinaloa, del que Valdez Cárdenas es fundador y donde semana a semana escribe la columna Malayerba, dijo que es un periódico referencia no solo en México sino internacionalmente en la cobertura del narcotráfico y de la realidad violenta del país en la última década.

 

Sobre la narrativa, la periodista dijo que es envolvente, un periodismo narrativo que sería insoportable para los lectores, por su crudeza, de haber optado por una prosa directa. Pero al mismo tiempo admitió que en México estaba sucediendo algo en los rincones de las salas de redacción y alguien tenía que contar esas historias.

 

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 856
23 de JUNIO del 2019
COLUMNAS
OPINION
Ñacas y Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

DEPORTES