lunes, noviembre 29, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad
  LO ÚLTIMO

El negro

G14081043. JPG MÉXICO, D.F. México-Adicciones.- El consumo de drogas, alcohol y tabaco en los centros laborales de México va en aumento. Tan sólo en la industria manufacturera se detectó que de mil trabajadores 60% era adicto, de acuerdo con información de la Confederación de Trabajadores de México (CTM). RML. Foto: Archivo Agencia EL UNIVERSAL

Déjate de chingaderas, le dijo doña Mari. Le había encontrado al negro pequeñas porciones de mariguana y chuqui y no era la primera vez. Cuando se dio cuenta, meses antes, que no solo consumía sino vendía, casi se desmaya en la sala de la casa, que también es cocina y comedor.

Ella sentía que su gobierno en esa familia iba en picada. Hacía dos años que su esposo había muerto y poquito después sus dos hijas se casaron apresuradamente. Siempre pensó que había sido por lo mismo: la incertidumbre, la falta de dinero, el sálvese quien pueda porque el barco se hunde, y su falta de autoridad. Desde entonces, doña Mari lavaba y planchaba ajeno y aun así no le alcanzaba.

Déjate de chingaderas, le repitió. Pero su hijo no parecía escucharla. Se agachó a juntar el guato de yerba y luego caminó hacia el rinconcito donde dormía. Cerró abruptamente, sellando el intento de diálogo. Él no levantaba la cabeza ni respondía a los reclamos. Tal vez un sí, amá. No amá. Doña Mari no quería decirle a su hija mayor, para no preocuparla. Pero aquello se le salía de las manos y se sentía débil, cansada: las ojeras eran norias profundas, había bajado de peso y la diabetes arreciaba. Le daba miedo la muerte, dejar a su hijo a la deriva y con esa droga. Al fin optó por comentarle a la hija.

La hija se preocupó y el sábado fue a buscar a su hermano. Oye, negro. No la chingues. Mi amá se desmaya por ti, no duerme de las preocupaciones. Ta enferma, cabrón. Agarra la onda. Tú muy a gusto, vendiendo chingaderas y metiéndotelas por quién sabe dónde. O dejas esto y te vas de la casa. Sí, sí, pinche amargada. Le prometió que el lunes dejaría todo, que para entonces ya habría vendido lo que tenía. No quiero ver a mi amá lavando ajeno. Quiero ponerle un changarrito, aunque sea chiquito, pa que venda chuchulucos o ponga una cenaduría. Para eso quiero el dinero de la droga.

Pobre de ti, pinche Negro. Vengo el lunes y si veo algo de esto, te vas a la chingada. El Negro la miró con coraje, pero hasta ahí. Asintió levemente. Salió de ahí enojada, frustrada. Vio al Negro de niño, travieso y juguetón. Con muy pocos años ya se iba a la tienda y luego sin permiso sus pasos alcanzaron más allá de la esquina, de la cuadra y la colonia. Rebelde. Volvía transformado de esos trajines y con la escuela no pudo.

Se alejó. Entre la rabia, la tristeza, el dolor. Su madre enferma, frágil, y el Negro desorientado, enfermo y delincuente. No quiero que lo maten, pensó. El lunes ella iba camino a la escuela, a dejar a sus hijos. Bajaron los morros de la camioneta y prendió la radio. El conductor daba las noticias de última hora. Esta madrugada, un comando entró a una casa y mató a una mujer de setenta años. Iban por uno que llaman El Negro, pero ella se metió.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 983
28 de noviembre del 2021
GALERÍA
Marcha '25N' contra la violencia de género en la CdMx
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.