abril 23, 2021 7:40 AM

Desaparecidos, la amarga herencia de Malova

LAS RASTREADORAS. Solas en su soledad.
LAS RASTREADORAS. Solas en su soledad.

 

Como era previsible, al final del sexenio la violencia se disparó en Sinaloa. Los 7 mil 320 hombres y mujeres asesinados, contando hasta lo que va de este septiembre negro, ilustran por sí mismos el fracaso de una administración que se dijo del cambio y, al mismo tiempo, del reinado de las armas criminales.

No lo es todo. A esta cantidad hay que sumarle los 1 mil 831 personas desaparecidas en el mismo periodo, según los números oficiales del Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas.

Esta es la cifra más alta de desaparecidos si las cuentas se sacan por sexenio. Igual que la de los homicidios, porque nunca una administración estatal había acumulado tantos crímenes.

Hablamos de datos oficiales. Los expertos dicen que por cada denuncia de desaparecidos hay tres o cuatro más que quedan sin registro porque denunciar en un país o en una entidad donde los delitos no se castigan y más bien se protege a los delincuentes, puede ser mortal. La madre, el hijo, el hermano, la esposa o el esposo, entonces, prefieren tragarse el dolor y la rabia antes que ponerse en riesgo. Un ejemplo dramático, desafiante, desgarrador, es el de Sandra Luz Hernández, asesinada en mayo de 2014 mientras buscaba a su hijo, desaparecido dos años antes.

Los desaparecidos serán una de las más siniestras herencias del sexenio que se va en Sinaloa. Los muertos ahí están, con nombre, apellido y tumba. Pero de los desaparecidos solo hay incertidumbre y eso es peor. Si se juntaran los familiares directos de cada uno de ellos, podrían sumar muchas más personas que las que estuvieron en la explanada del palacio de gobierno la noche del 15 de septiembre escuchando a los Tigres del norte cantando El Jefe de jefes.

La procuraduría de justicia creó un área especial para la búsqueda de desaparecidos y a los únicos que encuentran son, o los muertos que brotan de alguna fosa clandestina o a las muchachitas que se fueron con el novio. Y los restos que se encuentran no es su mérito, sino el de un grupo de mujeres que se han dado a la tarea heroica de buscar a sus familiares con dos convicciones incuestionables: una, que ya están muertos y, dos, que van a encontrar sus restos. Por eso su divisa: “te buscaré hasta encontrarte”.

Todo indica que el trabajo de “Las rastreadoras” seguirá dando esos frutos amargos pero esperanzadores para los familiares de los desaparecidos. Siguen cavando zonas de Ahome y continúan encontrando osamentas, pero ya se vinieron a la región del valle de San Lorenzo, donde debe haber cientos de enterrados en fosas clandestinas. Muchos, la mayoría de los reportes de desaparecidos son de Culiacán. 597 casos registrados en el presente sexenio.

Pero de muy poco les servirán las maquinitas que les regaló el gobernador para que rastreen huesos, como una broma macabra. De hecho no han encontrado restos con la ayuda de estos aparatos. Sin embargo, el día que encuentren un cementerio secreto en la región de Quilá, ocuparán trascabos para sacar restos, porque con estas máquinas fueron enterrados.

Nadie debe olvidar la práctica de Manuel Torres Félix, el Ondeado, uno de los operadores del cártel de Sinaloa en la región, de torturar, matar y enterrar a sus enemigos con la ayuda de máquinas pesadas. Era tan conocida su saña que hasta en corridos quedó plasmada.

Bola y cadena

LAS HISTORIAS SE CUENTAN POR CIENTOS, por miles. Nada ni nadie detiene este sacrificio maldito. Evaristo es un joven que acudía de noche en noche a la esquina de su barrio. Puros jóvenes, salvo aquel hombre que se acercaba de vez en vez a platicar con ellos. Llegaba en una camioneta y traía consigo un Cuerno de chivo. Sus padres se enteraron y le dijeron que no lo querían de nuevo en esas reuniones de “amigos”. Dejó de ir. Con el tiempo se fue enterando. Primero mataron a uno, luego que desapareció otro. Y otro. Había en la bolita dos hermanos que al rato vendían droga. Un día uno de ellos atropelló con su viejo auto a un motociclista. Aparte lo regañó. El de la moto hizo una llamada y el muchacho llamó a su hermano que llegó en unos minutos. Un grupo armado llegó por ellos y nunca más los volvieron a ver. Tampoco se supo más del hombre de la camioneta que llegaba a platicar con ellos.

Sentido contrario

EL PROBLEMA NO SE RESUELVE CON que el Ejército instale en Huixiopa, Badiraguato, un destacamento militar, como lo ha anunciado el general Moisés Melo García, coordinador estatal de seguridad. Lo sabe de sobra él, que llegó a ser jefe de la Tercera Región Militar. En esa parte de la sierra hay cientos de hombres armados en guerra y ésta no se acabará con que vaya un grupo de soldados a bañar caballos y hacer paseos vespertinos por los alrededores en labores de “disuasión”. Los hombres se moverán un poco y las armas también. Y el problema seguirá. Los pobladores de Huixiopa regresarán a sus casas, pero entonces los desplazados brotarán de otros pueblos… y así, como en el cuento de nunca acabar, porque en este país los problemas no se resuelven de fondo.

Humo negro

HACE TRES AÑOS ESTUVE en Isla Negra, Chile, donde yacen los restos del poeta Pablo Neruda. Estaba frente a su tumba cuando llegó un joven de preparatoria y vi que casi rezaba. Me llamó mucho la atención. Habían pasado 40 años de su muerte y parecía que el autor de los Veinte poemas de amor y una canción desesperada apenas había partido. “Se siente el alma del poeta”, me dijo emocionado y entonces comprendí por qué Neruda es el poeta más venerado de América Latina en su historia. Un año después exhumaron sus restos para ver si lo habían envenenado. Los misterios siguen ahí, como su poesía. El viernes pasado se cumplieron 43 años de su muerte y de aquel golpe militar (11 de septiembre) encabezado por Augusto Pinochet que cimbró al mundo occidental.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 951
18 de abril del 2021
GALERÍA
Estallan protestas en EU por muerte de afroamericano
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos