abril 19, 2021 1:10 PM

¿Los tolucos vienen a Sinaloa?

 

QUIRINO ORDAZ, DAVID LÓPEZ Y HERIBERTO GALINDO.
QUIRINO ORDAZ, DAVID LÓPEZ Y HERIBERTO GALINDO.

 

 

 

Va mi apuesta de que Quirino Ordaz integrará un gobierno con políticos toluquizados. Ocuparán muy probablemente los principales cargos de gobierno, al igual que lo hizo Francisco Labastida Ochoa, cuando llegó malhumorado desde la ciudad de México, para ser candidato y luego gobernador del estado.

A FLO no le gustaba la idea de ser gobernador pues sus afanes de aquel momento estaban puestos en la silla presidencial y, además, desde la Secretaría de Energía viajaba y departía con los jeques y petroleros del mundo agrupados en la OPEP o fuera de este disminuido monopolio.

Él era un sinaloense metropolizado en su mejor momento, estaba desarraigado del terruño, solo ocasionalmente viajaba a Los Mochis para encontrarse con su familia. Poco o nada tenía que ver con la política y los políticos sinaloenses, pero por esas cosas de la vida, quizá para despejar el terreno de la sucesión presidencial y abrir paso a Salinas de Gortari, Miguel de la Madrid lo mandó a Sinaloa a competir contra el panista Manuel Clouthier y el pesumista Rubén Rocha.

Claro, el caso de Quirino Ordaz no es igual, aquel es hombre de mundo y éste un empresario que tiene sus negocios en Sinaloa y como burócrata, una parte de su tiempo lo realizó en la administración de Jesús Aguilar Padilla, sin embargo, no es un secreto que su fortuna política se explica por sus vínculos en el Estado de México.

Más específicamente con el grupo Atlacomulco y en particular con el Presidente de la República, ahí se encuentra la explicación por la que el diputado David López lo haya propuesto en la cabeza de una terna, y no a Heriberto Galindo, con quien tenía y tiene una amistad de más de cuarenta años, y quizá éste nunca le perdone esa deslealtad filial.

Hoy, Heriberto vive el ocaso de su carrera política sin ver realizado su sueño de gobernar su estado, pero es un hombre maduro y disfruta de cada momento de su vida.

Entonces, aquella suma de intereses político-económicos va a tener una injerencia en la integración de gobierno especialmente en los cargos de primer nivel, con una mezcla de políticos locales que van a estar en un segundo plano.

Quirino durante la campaña por los votos mostró que es una persona desconfiada y que le tenía y quizá les sigue teniendo mucha desconfianza a los priistas, de hecho en campaña montó una estructura paralela con militantes del Verde, que lo tenía al día sobre lo que sucedía con la organización de la campaña.

Entonces, por qué pensar que pondrá en los principales cargos a los priistas de siempre, claro que no puede ignorarlos, especialmente a la matriz millanista-malovista, pero su corazón late en las faldas del nevado de Toluca.

Y para el 2018, el llamado cogobierno con Héctor Melesio Cuen podría estar pensado en clave electoral como también de votos, que pudiera perder con la integración de un gobierno filo-toluqueño.

Viene un periodo de gobierno difícil por tres razones:

1) El apoyo de Peña Nieto es ya un lastre para muchos gobernadores que se empiezan a deslindar en privado, incluso han estado a punto de llegar a los golpes con Arturo Nuño —Raymundo Rivapalacio, dixit— y la explicación más socorrida es que es muy alto el riesgo de que el PRI pierda el Estado de México y luego en las federales caiga en tercer lugar. Inspira desconfianza, además, que con el Sistema Nacional Anticorrupción él o su sucesor vaya a poner tras las rejas a uno o varios gobernadores priistas.

2) El próximo año, además, los recortes presupuestales van a ser con tijera grande, cierto que los gobiernos más afectados serían los de la oposición, que habrán de constituir un bloque que presionará a Peña Nieto, quien todos los días suma negativos. El último fue las condonaciones fiscales multimillonarias a empresarios que contrasta con el terrorismo fiscal contra los pequeños y medianos contribuyentes. Ya veremos cómo la relación con Peña Nieto se traduce en un buen presupuesto estatal.

Finalmente, en la política local, los llamados poderes fácticos querrán seguir haciendo negocios con los bienes públicos y para ello buscarán tener influencia dentro y fuera del gobierno, quizá pudieran aceptar que Quirino integre un gobierno de leales pero nunca, nunca, que se les impidan seguir haciendo negocios y menos se les ponga en capilla por corrupción.

Al tiempo.

 

 

 

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 951
18 de abril del 2021
GALERÍA
Estallan protestas en EU por muerte de afroamericano
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos