abril 20, 2021 2:23 AM

Juan Gabriel: de ídolo mexicano a ícono de la hispanidad

 

  juan gabriel bellas artes

 

Algo así como mil 837 canciones —muchas de estas cantadas por lo menos una vez por cada mexicano—, le valieron para convertirlo en el ídolo más popular que se tenga memoria en la historia reciente del país. Y es que ningún cantautor había convocado a tantas personas al coloso de las Bellas Artes en la Ciudad de México, para darle el último adiós con honores como se despide a los grandes.

Así, Juan Gabriel  pasó a la inmortalidad y comenzó a ser leyenda.

Supo morir en el momento preciso, a sus 66 años y en plena faena de conciertos, de tal forma que el domingo 28 de agosto quedó registrado en el imaginario popular mexicano como un día de luto nacional.

Su muerte la llora México pero el duelo se extendió a Centro y Sudamérica, Estados Unidos y España, donde comentaristas radiofónicos compararon su popularidad con artistas como Elvis Presley.

Juan Gabriel  logró hacer de su canto al amor en todas sus expresiones un himno interpretado por toda la hispanidad. Chilenos, argentinos, españoles, dominicanos y hasta filipinos, tatarearon el “amor eterno” antes, durante y después de su muerte.

Los millones de fans que sufrían en México desde que se anunció su muerte, se extendió por toda América y España, donde sus admiradores y admiradoras tomaron plazas, y  sitios emblemáticos de las capitales y ciudades más importantes para expresar su dolor por la muerte del artista más popular en su país México y en el extranjero.

Desde el corazón de la capital, en el icónico Palacio de las Bellas Artes, miles de mexicanos lo velaron tal como el pueblo despide a sus muertos: con música y llanto. Montaron “un velorio” frente al recinto cultural más importante del país con altares para significar el acompañamiento a Juan Gabriel  durante su paso a la otra vida.

Y colocaron sus fotos, le llevaron ofrendas de flores, le encendieron cirios y velas para iluminarle el camino. Pero también le cantaron muchas de sus canciones  de tal forma que  este peculiar duelo mortuorio terminaba convertido en una catarsis colectiva donde llorar —por el ser amado de una u otra forma perdido— era tan sencillo como empezar a cantar y recordar el legado musical de Juanga. Y lo mismo lloraban los fans de clases medias bajas y hasta muy bajas como los que dejaban la Plaza Garibaldi para irle a cantar “la diferencia” “abrázame fuerte” o “la muerte del palomo” frente al Templo de las Bellas Artes.

Este fue el escenario  montado frente a Bellas Artes por ocho días continuos. Serenatas en el día y en la noche y lágrimas en abundancia.

A partir del día 5 de septiembre que llegaron sus cenizas a la capital del país, procedente de Ciudad Juárez, el escenario se transformó cuando miles y miles de personas comenzaban a invadir las calles y espacios públicos adyacentes a la Alameda Central y el palacio nacional de la cultura, que permaneció con las puertas abiertas desde la tarde del lunes hasta el martes casi a la media noche para atender la demanda de los fans que formaron largas filas esperando a ver las cenizas del divo de Juárez y ofrecerle desde un suspiro, una blanca o roja flor, hasta una lágrima o cantarle estrofas de su amor eterno.

Después del acto protocolario en el que se le montó guardia de honor por sus familiares y el Gobernador de Chihuahua, entre otros, Fernando de la Mora y Aida Cuevas cantaron frente a las cenizas del cantante y así siguió el desfile de admiradores por más de 30 horas ininterrumpidas.

El Secretario de Cultura, Rafael Tovar y de Teresa, estimó una afluencia de 700 mil personas, cifra más alta que logra reunir Bellas Artes cuando despide a un cantautor. Las visitas a la urna iniciaron desde el lunes a las tres de la tarde y todavía el martes a las 21:30 horas que se cerraron las puertas del recinto, la gente seguía rondando el área buscando oportunidad para despedir las cenizas que una hora después, a las 22:30, regresaron a Ciudad Juárez, Chihuahua.

La popularidad del cantante, sumado a la convocatoria de las cadenas de televisión, obligó a cerrar tramos de la avenida Reforma, Juárez, Hidalgo y Eje Central ante la avalancha de personas que acudieron al Homenaje Póstumo. Se estima que alrededor de la Alameda, Bellas Artes y las calles anexas llegaron a concentrarse el día lunes alrededor de un millón y medio de personas.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 951
18 de abril del 2021
GALERÍA
Estallan protestas en EU por muerte de afroamericano
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos