junio 19, 2021 12:30 PM

Mujeres de “Voces unidas por la vida” llegan al sur en pos de desaparecidos

 

EL ROSARIO

Una cadena humana con herramienta que les permitiría buscar restos humanos llegó a El Rosario por primera vez el 2 de agosto.

Las mujeres, integrantes del colectivo Voces Unidas por la Vida, atendían la solicitud de apoyo de tres familias que tomaron valor y salieron a buscar a sus parientes desaparecidos.

Un martes húmedo y muy caluroso no impidió al grupo adentrarse al monte denso de la zona conocida como Microondas, cerca del rancho Las Palmas.

Por primera vez llegaron a El Rosario y a Mazatlán para dar con algún indicio de sus familiares desaparecidos.

Salieron alrededor de las 8:00 horas de la capital de estado. Tras una breve escala en Mazatlán, llegaron al Panteón Español de la cabecera municipal de El Rosario, antiguo camposanto donde sí descansan en paz los restos de personajes que en su mayoría ya no tienen quién les llore.

El resultado fue nulo. La temporada de lluvias provocó una densa vegetación que impidió llevar a cabo una búsqueda efectiva.

“Y tristes, los brigadistas van por no encontrar…”, era el canto nostálgico de Rosa Neriz, a quien las mujeres le hacían segunda, sin despegar la vista del suelo.

“¡Güingo!, ¡varilla!… ¡allá va!”, de pronto, sus nombres son los de las herramientas, y presurosas escarban donde se les indica… y nada.

Pero avanzan, y tras de ellas, la bota ministerial que le sigue el paso, la capucha que cubre el rostro de quien resguarda su seguridad en medio de la nada.

Las mujeres lo confesaron; a pesar de ir acompañadas por policías ministeriales, no se sentían cien por ciento seguras.

“Pues seguras, seguras…no. Porque no podemos decir que tenemos la seguridad al cien, sabemos el riesgo que corremos al estar aquí”, declaró una de las mujeres.

Fueron guiadas por tres personas de El Rosario que declararon su temor de no atreverse a buscar solas a sus familiares desaparecidos.

Los perros adiestrados en la búsqueda de cuerpos aguardaban en la camioneta oficial. Fueron proporcionados por el gobierno del estado para apoyar las búsquedas, pero ante la falta de indicios, no hubo necesidad de usarlos. Ni el equipo que personal de la funeraria llevaba para resguardar los restos.

Elementos tan comunes y tan fríos en el “check list” de una actividad que se ha vuelto parte de la cotidianidad en Sinaloa.

 

Las cuentas de Sajarópolus

El subprocurador de Justicia del Estado de Sinaloa, Martín Robles Armenta, sugirió a las buscadoras no viajar a El Rosario por cuestiones de seguridad, declaró hace 15 días Alma Rosa Rojas, luego de que fuera suspendido el primer intento por atender la petición de las familias de este municipio.

El hallazgo de la osamenta que hizo el Grupo Apolo alertó a las autoridades y optaron por sugerir que no se presentaran.

A diferencia de esa opinión, el director de Seguridad Pública y comandante de la Policía Ministerial, Jorge Sajarópolus Corona, ve en esta zona las mejores condiciones para la búsqueda.

 

“No veo por qué se diga que por falta de seguridad, prueba de ello es que vinieron ahora y fueron atendidas las solicitudes inmediatamente”, aseguró.

El jefe policiaco declaró que tuvieron conocimiento de la llegada de las mujeres desde la tarde anterior, y se les brindó el apoyo necesario.

Está el equipo y médico forense y policía municipal también para darles seguridad, agregó.

“No comparto la opinión de que no puedan venir por falta de seguridad”, sostuvo.

También desmintió que los restos encontrados anteriormente sean humanos, sino de un animal.

“Y cuando quieran venir a incursionar a las áreas de El Rosario, nosotros con mucho gusto las acompañaremos, les brindaremos lo que sea necesario; nosotros estamos abiertos, y que bueno fuera que localizaran lo que están buscando, (…) pero como autoridad yo sé que no van a encontrar, no tenemos reportes nosotros de fosas clandestinas en esta área de aquí, porque hemos recibido llamadas y todas las veces que han sido atendidas, han sido falsas alarmas”, aseguró.

Alentó el trabajo de las mujeres y dijo que todo el tiempo que las integrantes del grupo quieran permanecer en el lugar, serán respaldadas.

Respecto a las versiones de los especialistas que asesoran al colectivo Voces Unidas por la Vida, en el sentido de que sí son restos humanos, Sajarópolus Corona dijo que no entraría en polémica por ese tema, y que él cuenta con un reporte oficial en el que se basa para decir que se trata de huesos de animales.

 

Buscando a ciegas

Patricia Quevedo, originaria de Mazatlán, se unió a la búsqueda en El Rosario con la esperanza de encontrar a su hijo que desapareció hace dos años y cuatro meses.

Pero sabe que su búsqueda es a ciegas, porque el viacrucis que ha tenido que padecer para que las autoridades estatales le hagan un examen de ADN que le permita cotejar con los cuerpos encontrados, no le da posibilidades de encontrarlo. Fue hasta este viernes que los peritos de la procuraduría le hicieron la prueba genética.

“Es mi hijo…tiene dos años, cuatro meses desaparecido, él tenía 21 años cuando desapareció, se lo llevaron un 7 de marzo del 2014”, relató.

“Mi inconformidad es que se han negado a sacarme una prueba de ADN para identificar a mi hijo, ya pasaron más de dos años y son nulas las esperanzas que pueda estar vivo… siempre lo he buscado y las autoridades se han negado a hacer esa prueba y yo necesito saber si soy compatible con algunos de los restos humanos que se han encontrado”, agregó.

Sola, sin el apoyo del gobierno, Patricia dijo que encontró en el grupo de rastreadoras asesoría y espera que ya haya una respuesta, porque en todo este tiempo nunca un investigador oficial ha querido hacerlo.

Lo que ha obtenido, dijo, son llamadas de extorsionadores pidiéndole dinero a cambio de darle a conocer el paradero de su hijo, por lo que denunció a las autoridades de quienes obtuvo como sugerencia que cambiara su número telefónico.

Los ojos llorosos de Patricia se esconden tras los lentes de sol, y con la esperanza de encontrar los restos de su hijo, se retiró de la funeraria de Mazatlán, a donde llegaron las mujeres para que se les permitiera ver los restos humanos sin identificar.

En respuesta obtuvieron solamente imágenes en un teléfono celular de la ropa que traían al momento de ser encontrados.

“Exigimos que al momento que se ponga una denuncia ante el Ministerio Público se les tome muestra de ADN a los cuerpos y cotejarlos con el de las familias que están en busca de un familiar desaparecido”, dijo.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 959
13 de junio del 2021
GALERÍA
Israel ataca Gaza en respuesta a marchas y globos incendiarios Lanzados
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.