abril 20, 2021 10:30 AM

El asesinato del Jefe Navarrete

 
poli4
 
 
Conspiración o lobo solitario, las hipótesis                                                                      
A sus 54 años y siendo un veterano con casi tres décadas de servicio compartida en la desaparecida Policía Federal de Caminos y en la Policía Federal División de Seguridad Regional, Arturo López Navarrete, conocido como el Jefe Navarrete, fue asesinado el 13 de julio cuando desempeñaba funciones de prevención en la carretera México 15, tramo Los Mochis-Caseta de Peaje Nuevo San Miguel, al norte de Sinaloa.
El crimen perpetrado en el municipio de Ahome y considerado por el ejecutivo como de “los más seguros en la entidad”, se basa en dos hipótesis: una conspiración policial-delincuencia organizada, o un “paniqueado” lobo solitario. La primera causal la defienden sus amigos de carrera, que condenan el que al Jefe Navarrete no se le hubiese reasignado plaza, pese a ser quien entregó los oficios de la detención de Joaquín Guzmán Loera, el Chapo, fundador del Cártel de Sinaloa, y de su jefe de seguridad, Orso Iván Gastélum, el Cholo Iván, en enero del 2016, a la Procuraduría General de la República (PGR). Entregar los pliegos de detención, o el oficio de puesta a disposición a autoridad superior era una labor que cotidianamente realizaba el ahora inspector, y por lo que nunca había tenido repercusiones, recuerdan.
La segunda hipótesis del asesinato hace referencia a un tirador asustado por la intercepción del policía, quien para evitar su captura disparó a quemarropa. A este le llamaron “lobo solitario”.
Altos jefes de la corporación federal desecharon la primera hipótesis, con el argumento de que el Jefe Navarrete no participó en el operativo de captura de Guzmán Loera, y consideraron factible la segunda opción.
Por ello, en las primeras 48 horas posteriores al asesinato, decenas de elementos del cuerpo federal de policía desplegaron un barrido en la ciudad de Los Mochis en busca de casas de seguridad, e intensificaron el patrullaje de la carretera federal y de sus ramales estatales, allanaron viviendas en sindicaturas cercanas al lugar del homicidio, principalmente en la zona de San Miguel Zapotitlán y Central (ejido Mochis) pero sin lograr resultados contundentes: tres vehículos incautados y la custodia de cinco personas, además de que acumularon quejas de mujeres madres de familia por la incomunicación y tortura de sus muchachos, sin tener nada que ver en el homicidio.
 
De acuerdo con el informe de la necropsia, ocho disparos le quitaron la vida al veterano inspector: dos le fracturaron la base del cráneo y seis le perforaron la espalda, desde la cintura hasta los hombros. Todos los balazos los recibió por la espalda. El homicidio fue alrededor de las 20:00 horas del 13 de julio del 2016.
El levantamiento pericial refiere que el Jefe Navarrete cayó muerto de espalda, abrazando su rifle, al lado derecho de su patrulla 12281, que quedó estacionada entre el carril derecho y el acotamiento de la carretera, apuntando hacia el norte. La portezuela delantera del mismo lado tenía varias perforaciones de bala entre la carrocería y el cristal.
A unos diez metros de distancia de la patrulla, casi una treintena de cascajos percutidos calibre 7.52 para fusil AK-47, conocido como cuerno de chivo,  quedaron esparcidos hacia la derecha de la carretera. Los peritos supusieron que el tirador vacío su carga sobre el inspector.
Gerardo Amarillas Gastélum, director de la Policía Municipal y Coordinador de la Policía Ministerial del Estado, afirmó que en el caso sólo hubo un disparador, y que se investiga la participación de dos vehículos: una camioneta vieja en la que viajaba el agresor, y su escolta, a bordo de un auto compacto de color blanco y moderno.
Supuso que la versión no sostiene una conspiración o una emboscada en contra del agente por parte de una célula del crimen organizado, porque no es la forma tradicional de operación, y no hay informes de la operación de algún grupo delictivo en el municipio; en cambio robustece la hipótesis de un sujeto armado que se “paniqueó” al ver que era interceptado por el veterano policía.
Consideró factible que el agresor y su cómplice fuesen lugareños, pues el vehículo sospechoso se perdió en la zona del ataque.
Dijo que el caso no quedará para la historia de impunidad.
El alcalde Arturo Duarte García sostuvo que las corporaciones municipales asistirán en las investigaciones, y en los recorridos de prevención que sean requeridos bajo el esquema de coordinación, incluso con las fuerzas armadas.
 
Índice de homicidios en Ahome
2013      2014      2015      2016
67           55           24           19
Fuente: Presidencia Municipal.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 951
18 de abril del 2021
GALERÍA
Estallan protestas en EU por muerte de afroamericano
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos