El Mochomo: la hora del todo o nada

 
 
Alfredo Beltrán Leyva, considerado uno de los principales operadores del cártel de Sinaloa, enfrentará a partir del martes a la justicia estadounidense en una corte federal de Washington DC en lo que será el inicio de una batalla legal que incluye una serie de careos ante un grupo de testigos protegidos liderados por Vicente Zambada Niebla “El Vicentillo” y Jesús Reynaldo Zambada García, “el Rey”.
Andrea Goldbarg, una de las fiscales del Departamento de Justicia de Estados Unidos (USDOJ) que intentará hundir al Mochomo, presentó ante el juez  Richard León una serie de mociones en donde explica las pruebas que incluyen, no sólo testimonios de los testigos protegidos, sino además llamadas grabadas, fotografías y vídeos, que robustecen las acusaciones contra el menor de los Beltrán Leyva.
“Las pruebas que se tienen son abrumadoras y serán presentadas en su momento”, señaló Goldbarg, en un documento fechado en junio de 2015, y del cual Riodoce mantiene copias.
Según el documento, el Mochomo se mantuvo activo aún estando encarcelado después de su arresto, en enero de 2008, continuó controlando la fracción que comandaba él junto con su hermano, Arturo Beltrán,  incluso ordenando o aprobando la ejecución de enemigos que afectaban los intereses de sus operaciones, según se lee en el expediente 1:12-CR-00184-RJL.
Llama la atención un apartado en la página 7, que precisa cómo habría sido Arturo Beltrán Leyva quien ordenó el asesinato de Julio Cesar Quintero Beltrán, y no Joaquín el Chapo Guzmán e Ismael el Mayo Zambada, cuando en otra acusación radicada en el Distrito Este de Brooklyn, se afirma que fue el Chapo y el Mayo quienes ordenaron la muerte del “Julión”.
Ríodoce tiene copias de ambos expedientes, y en ambos es clara la inconsistencia. Voceros del USDOJ dijeron que no comentarían sobre esa situación, adelantando que sería en la corte donde toda duda quedará despejada.
Sin embargo, es posible que ninguna de esas pruebas vaya a ser incluso mencionada durante el juicio, toda vez que el juez León desechó todo tipo de pruebas que no tuvieran que ver con el tráfico de drogas.
Ello significa que los sobornos mencionados con anterioridad por la fiscalía estadunidense, los homicidios que habría ordenado el Mochomo, incluyendo el del Ex editor del periódico Noroeste, Oscar Rivera, así como los actos de corrupción en contra de ex gobernadores, jefes policiacos y otros funcionarios públicos, serían desechados, lo cual representa un triunfo para los abogados defensores del Mochomo.
“Es un triunfo, pero aún así los fiscales hubieran tenido que probar todas esas acusaciones, y muchas de ellas estaban sin fundamente, pero el fondo de todo es que Alfredo fue extraditado por tráfico de drogas, y al estar aquí lo quieren acusar de todo lo que involucra a una organización criminal, no tenía sentido”, objetó Eduardo Balarezo, abogado defensor del Mochomo.
Las acusaciones y pruebas que los fiscales deberán presentar a partir de este martes , , deberán estar relacionadas con las operaciones ilícitas del Cártel de Sinaloa entre el 2000 y el 2012, por lo que ahora los fiscales tendrán que replantear su estrategia.
Para ello la fiscalía anexó a otros capos del narcotráfico que habrían operado con los Beltrán Leyva y que actualmente se encuentran en poder de Estados Unidos, entre ellos Sergio Villarreal “El Grande”, y Edgar Valdez Villarreal “La Barbie”, y a un capo colombiano identificado como Harold Mauricio Poveda Ortega,  “El Conejo”, del cártel del Cártel del Norte del Valle de Colombia.
“Todos ellos testificarán como el acusado dirigió su organización, y estuvo presente en reuniones e hizo llamadas para discutir cargamentos de cocaína, así como la recolección de pagos”, se precisa en algunas de las acusaciones.
Además, la fiscalía podría echar mano a otros narcotraficantes del cártel de Sinaloa, que también darían su testimonio para hundir al Mochomo, y ellos serían Serafín Zambada Ortiz, Rodrigo Aréchiga Gamboa el Chino Ántrax, todos ellos integrados al programa de testigos protegidos.
Hay un testigo protegido que colabora con la fiscalía estadunidense de quien se desconoce el nombre, y quien aparentemente tenía un contacto muy estrecho con un alto mando policiaco de Sinaloa, a quien el Mochomo habría sobornado en repetidas ocasiones.
De darse el careo, sería la primera vez que dos altos mandos del cártel de Sinaloa se vean las caras en una corte federal estadunidenses, y como ocurre en ese tipo de careos, se anticipan gritos y hasta agresiones verbales durante la confrontación, toda vez que, en este caso, la libertad está de por medio.
 

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1106
GALERÍA
Más de 120 mil personas, entre locales y de diversas partes de la República se concentraron en el gran malecón de Mazatlán para presenciar el Eclipse Total de Sol.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.