sábado, enero 22, 2022
  • 00
  • Dias de Impunidad

Los agobios del Morrín por los sufrimientos de los niños y adolescentes  

drogadictos 2

 
La clonación que hicieron de mí, me permite estar en varios puntos de Culiacán y poblados del municipio: Imala, Quilá, Costa Rica, El Dorado. Esta vez les platicaré de mis experiencias vividas en mi banca de la Casa Blanca. Ya lo saben ustedes, me refiero al edificio que ocupa el Ayuntamiento.
Ayer tarde, cuando el sol ya se había ocultado y el bullicio de los caminantes se había ido con ellos, llegaron hasta mi banca dos viejales, los vi venir desde la calle Hidalgo, curiosamente, uno rengueaba ladeándose hacia el lado izquierdo, el otro hacia el derecho, uno vestía camisa negra, el otro roja y el movimiento expresaba: estamos en huelga, estamos en huelga. Señalaban detalles de las obras que hombres y máquinas desarrollan sobre la avenida Álvaro Obregón.
“Allí, es esa esquina estaba el restaurante Acapulco. ¿Te acuerdas Justino?, fue ahí donde conocí a la Micaila. Sí, y dijiste: me la voy a robar cueste lo que cueste. Me convertí en su esclavo: once hijos, veinte nietos y 8 bisnietos. ¿Te arrepientes Clemencio? No, lo que sí me golpea el alma, es ver cómo mis nietos andan valiendo madre, tanto mis hijos como mis nueras y yernos, no han sabido criarlos; los vicios los han llevado a separarse y los plebes al garete, sumidos en las drogas. Ayer fue a verme la Nina, una de mis nueras, fue a pedirme que le ayudara a convencer a Chalío, uno de mis nietos, pa llevarlo al psiquiátrico; dice que se le está secando el cerebro por tanto cristal que se está metiendo. Esa droga es mala, son puros ácidos malignos. ¿Y qué piensas hacer? No sé Justino, ando desorientado. Qué Dios tenga clemencia de ti y tu familia, Clemencio”.
Los viejos se quedaron en silencio, y rengueando se fueron. Quiero que sepan que por  esta avenida pasan muchos plebes que se nota que no tienen quien vea por ellos; andan de a tiro sin rumbo, viendo el modo de robar, algunos pidiendo limosna. Otros, con la mirada perdida, alucinada. Lo peor de todo esto es que lo que están más desorientados, yo creo, son los padres de familia, los maestros y los representantes de las autoridades, todos ellos son los responsables de esta situación. Ahora andan metidos en el mitote del Chapo: Especulan que no fue detención sino un arreglo, que se volverá a fugar y hasta apuestas se están amarrando; de no creerse es lo que escuché a un par de compas: estos del gobierno, de veras que ya ni chingan, mira que desbaratar la Obregón pa’ que no organizáramos marchas para protestar por la detención del Chapo.
Morrín, ¿me permites meter mi cuchara? Ni modo que no, escribano. Adelante. Las drogas sintéticas, como el cristal, al que se refiere don Clemencio, efectivamente dañan, principalmente el cerebro, son mortales porque desde la primera ingesta van directas al sistema nervioso central, esto es lo que dicen los expertos en la materia; nomás por eso, deberían tener clemencia las autoridades y hacer lo posible por erradicarlas, pero por desgracia, en lugar de eso, dejan que los criminales sigan con el negocio, obvio, porque también ellos llevan tajada.
Las campañas hasta ahora realizadas, como aquella que anunciaba “para que las drogas no lleguen a tus hijos”. De eso hace ya muchos años, no han servido de nada porque la realidad es que todo el país sigue inundado de ellas provocando miles de muertos, tanto por el supuesto ataque en contra de su comercio, como por los enfrentamientos entre los mercaderes, y por supuesto, por los miles de consumidores. Por desgracia esto no tiene para cuando, y todo porque el negocio deja tan buen margen, que tanto narcotraficantes como malos gobernantes quieren seguir explotando, sin importarles las múltiples desgracias que ocasionan. Y en cuanto a… ¡Ya chole con tanto rollo!
¡Morrín! Sí, ya deja esa verborrea; en concreto: qué propones para solucionar el problema. Morrín: no tengo respuesta. Creo que nadie tiene una propuesta que solucione de cuajo el consumo de las drogas; seguirá, como ha sido desde todo el devenir de los tiempos. Pero sí puedo hacer algunas sugerencias que pudieran atenuarlo, quiero decir: reducir la gravedad del problema. Viene de ai.
1.-No consumo. Que los padres de familia, inspirados en el amor, que por sobre todas las cosas tienen para sus hijos, mantengan comunicación permanente con ellos, para consolidar el NO CONSUMO DE DROGAS.
2.-Que la Secretaría de Cultura, recién creada, desarrolle programas que orienten al estudiantado, desde preescolar, enfocados sobre los efectos nocivos de las drogas.
3.-Estimando que la marihuana y la adormidera (amapola) producen sustancias para la producción de medicinas, que éstas sean sembradas, industrializadas y comercializadas en los laboratorios nacionales y extranjeros que producen medicinas… ¡Épale escribano, te estás pasando! No. Te informo que esta no es idea mía. Esto ya está ocurriendo en otros países: China, Marruecos, Turquía, Afganistán, Estados Unidos, Bolivia, Perú y Uruguay, son los más reconocidos en los asuntos del problema de las drogas, precisamente porque sus gobiernos ya han tomado decisiones tendientes a controlar su producción y comercialización; acciones claves que les están permitiendo sacar del negocio a las mafias, o al menos minimizar sus nefastas acciones.
México empieza a promover una tibia incursión. Respaldemos en la medida de nuestras posibilidades esa idea. Debemos hacerlo por el bien de todos. Amén.
 
leonidasalfarobedolla.com
 
 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 990
16 de enero del 2022
GALERÍA
La erupción de un volcán submarino cerca de Tonga, en el Pacífico Sur, provocó un tsunami
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.